Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Rebel, Rebel [Kenneth]
Jue Mayo 24, 2018 10:09 am por Kenneth Shaw

» Disenchanted [Adrian]
Jue Mayo 24, 2018 7:15 am por Kenneth Shaw

» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 03, 2012 10:31 pm

Tras el encuentro con aquel joven demonio a Sean le habia surgido una nueva obsesion, saber mas de él. Mas solo tenia un par de pistas, un rostro y u na relacion. Él solo no podria averiguar todo lo que deseaba, afortunadamente le debian unos cuantos favores y estaba dispuesto a cobrarlos ahora. Asi pues reunio de nuevo a su antiguo equipo, las mismas personas que ya habian participado en la busqueda del primer damphir a pesar de obtener un nulo resultado, pero de las cuales conocia su competencia. Entre ellas habia un vampiro llamado Antonio dotado de grandes habilidades pictoricas, de echo el hibrido tenia algunos cuadros suyos expuestos en alguna de sus galeraias bajo el sobrenombre de un pintor anonimo. Reunidos en el estudio de él, le permitio que accediese a su mente para sustraer la imágen del rubio y en cuestion de minutos a una velocidad asombrosa habia elaborado un lienzo fiel a esa imagen.

Teniendo esa "foto" ahora solo tenia que esperar noticias de sus hombres que ercorrian la ciudad en busca de informacion. Uno de ellos trabajaba en uno de esos antros frecuentados por demonios, regidos por demonios y en esencia, para demonios. Se las ingenio sutilmente para conseguir un nombre y a raiz de ese nombre consiguio averiguar también a quien servia. Pero ni ese nombre, ni el nombre de ese demonio superior respondian a las inquietudes de Sean, asi que como ultima instancia fue a visitar a un viejo conocido. El encuentro se marcó por la tension, Sark no deseaba contarle nada a un traidor a su raza. Ambos eran krusnik, pero habian elegido caminos diferentes. Sark habia estado en el mismo circulo que Sean cuando convivia con Zuka, habian compartido muchos vicios, fiestas, revueltas, en aquellos años.

-¿El nombre de Cio le suena de algo?- increpo Sean manteniendo una distancia prudencial, trantando de sonar afable, pero aquel hibrido endemoniado respondio con una amplia variedad de carcajadas todas ellas salpicadas de cinismo. Sean entrecerró su mirar y apreto los puños, sopesando la posiblidad de sacarle la informacion a golpes pues la paciencia con seres como estos no le sobraba.

-Lo conozco por Gregory- dijo finalmente aquel ser al ver la amenaza desplegarse sobre su persona -Dime Sean, a estas alturas.. ¿Vas a hacer de papa?- su sonrisa desdentada se ensancho y realmente disfruto al ver el rostro de confusion y sorpresa del castaño -Si...es tu hijo...el hijo de Zuka..la pobre Zuka que murio anhelando tu regreso...y ahora te las das de noble y bondadoso, confiado cuando los errores de tu pasado vuelven para cobrar venganza.- musito escupiendo tanto veneno que Sean se marchó de allí enseguida escuchando aquellas carcajadas hasta que se perdieron en el aire.

Las noches siguientes las paso en vela, sentado frente al gran ventanal que daba al cielo nocturno, cuyas estrellas apenas se podian ver por el exceso de luz de la ciudad. Sean pese a las evidencias no podia dar credito a esa información, sin pretenderlo ni desearlo, aquel chico se habia convertido en su yo mas joven y el mismo en el padre odiado. La historia se repetia ahora en sus carnes, pero ¿Podria culparle ante la ignorancia de ese nacimiento? El no habia sabido nada hasta ahora y ella no se lo habia dicho, quizas de haberlo sabido, Sean habria regresado, si, pero para arrancarle al bebe de sus brazos.

Otras dos noches pasaron y finalmente tomó una decision. Tendria que ir preparado pues intuia que Gregory había tomado medidas desde el ultimo encuentro. Podria encontrarse con cualquier cosa, podria haberse traido a aquel hechicero consigo para que mediase, pero supo que eso seria una gran tonteria. El asunto era demasiado personal y aunque aun no sabia como manejarlo, Sean dispuso el siguiente encuentro. Les habia dicho a sus hombres que fueran a todos esos locales de elite dirigido por algun infernal, que conversasen sobre él y que dijesen de forma casual y repetidas veces que cada noche paseaba largo rato por la playa de los Angeles, meditando consigo mismo. El boca a boca era muy poderoso en esos ambientes y los oidos de los demonios muy finos. Era cuestion de tiempo que aquellos rumores llegaran a él.

Pero las dos siguientes noches, el paseo finalizo sin ningun incidente, sin embargo tenia la sensacion de que tarde o temprano daria con su primogenito.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 04, 2012 12:24 am

Los rumores habían llegado a Cio apenas empezaron a ser dispersados, el chico estaba atento en busca de asuntos de interés para su amo cuando le llegaron esas noticias. Su primera reacción fue salir como una tromba a la calle dispuesto a todo, pero una vez alcanzo la fría noche su mente se calmo y pensó más concienzudamente sobre el asunto. Era extraño que después de tantos años buscando a su padre sin más pistas que vagas menciones ahora tuviese la noticia concreta de que se paseaba por la playa todas las noches, aquello tenía toda la pinta de ser una trampa, pero la pregunta era… “para quien?”.

Aunque al joven demonio le gustase darse importancia, lo cierto era que su padre lo había derrotado sin demasiado esfuerzo, no necesitaba tomarse tantas molestias con un demonio con su nivel de poder, incluso no tenía motivos para atraerlo, el no le había revelado nada de la relación de sangre que compartían y aun de haber ocurrido dudaba que a su padre le importara tener un bastardo, quizás tuviese montones incluso, después de todo tenía más de 5000 años.

Esa primera noche desistió de ir a su encuentro, tratando de desentrañar todo aquel lío además de buscar una solución para equilibrar la diferencia de poderes. La primera idea que surgió en su mente era que quizás podría decirle ser su hijo, fingir interés en reconciliarse y apuñalarlo a corta distancia con veneno en el arma, pero ese plan tenía demasiados cabos sueltos, empezando por que Sean no le creería, “quien en su sano juicio le cree a un demonio?” y siguiendo por el hecho de que luego de su enfrentamiento en Volkommen lo más probable es que le metiera una bala en la frente antes de que pudiese decir cualquier cosa.

La segunda noche seguía sin una solución efectiva, cualquier ataque que pudiese realizar requeriría acercarse, cosa que parecía imposible ya que el Krusnik no era ningún neófito, tenía reflejos veloces, una fuerza descomunal y esa capacidad de cubrirse rápidamente con aquel material tan duro.

- Cuantos problemas… - se dijo a si mismo mientras jugueteaba con su anillo estando sentado en unos de esos pubs donde las luces oscilaban y cambiaban de colores enloquecedoramente.

Casi tumbo la mesa cuando se levanto repentinamente con una idea iluminando su juvenil rostro, miro el anillo nuevamente encontrando la manera perfecta de aproximarse.

La tercera noche mientras Sean se paseaba por la arena, de la dirección opuesta apareció un obeso felino que avanzaba a paso presto balanceando su enorme panza de un lado a otro. Era arriesgado presentarse bajo aquella forma, cuando mientras la usase sus poderes estarían sellados, si Sean le disparaba o simplemente le pateaba usando su fuerza de krusnik estaría perdido, no sabía que podía ocurrir de ser herido mientras era Cioccolato, sólo sabía que su cuerpo era igual en todos los aspectos al de un animal domestico y que ante la menor amenaza debería volver a su forma, pues eran mayores sus oportunidades de vivir herido como demonio que como gato.

La peluda criatura le dio alcance al krusnik frotándose de la cabeza al cuerpo contra la pierna ajena mientras maullaba buscando atención. Su esencia demoniaca no era perceptible, ni su energía, ante cualquiera el era un gato y nada más.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 05, 2012 2:46 am

Llevaba las manos entrelazadas a la espalda y sus ojos miraban al cielo mientras sus pies se hundian sistematicamente en la arena, paso tras paso sin rumbo fijo. Iria hasta el final de la playa en donde nacias las rocas y se erguian los peñascos donde morian las olas y regresaria al punto de inicio. La luna llena estaba enorme, resplandeciente sin nubarrones que la ocultaran y sus hermanas las estrellas y diversas constelaciones la rodeaban. El mar en calma, acogiendo el reflejo de dicho satelite natural y si dirigias la mirada hacia el horizonte incluso podrias ver las aletas de los squalos que emergian y volvian a hundirse. El paisaje era bello, intimo, una cala enorme, pero de dificil acceso, rodeada de vegetación y intrinsecos senderos escondidos.

La pequeña brisa nocturna ondeaba las sueltas prendas del krusnik quien llevaba ropas simples, comodas, sin dejar la elegancia de lado y una armonia de colores entre negros y rojos oscuros. Al fijarse por donde camina, en el horizonte observa una pequeña y oronda figura acercarse a él. Detiene los pasos y escruta al animal, un gato sobrealimentado, seguramente la mascota de alguien, pues los callejeros no tenian ese volumen. Se acercó y se froto contra la pierna de Sean, este respondio con una sonrisa y se inclinó para acarciar la cabeza del felino, tras las orejas, siguiendo la caricia por su lomo.

Se inclinó quedando en cuclillas y siguio acariciando, comprobando que estaba bien cuidado, que carecia de herida alguna. Le resulto extraño observar a este animal domestico en un entorno natural mas o menos salvaje en donde solo habian lagartos, ocelotes y gaviotas y demas aves marítimas. Quizas se hubiera alejado demasiado de la civilizacion y ahora no sabia como volver a ella.

-¿Te has perdido amigo?- dijo terminando por sentarse en la arena para estar mas comodo y atrajo al gato, que se dejaba hacer zalamero, para acomodarlo sobre su regazo. Sean tenia debilidad por los felinos, fueran cuales fueran, admiraba en ellos la elegancia, la independencia y la suavidad de sus pieles -Todo esta muy tranquilo....me inquieta..la calma que previene a la tormenta- susurro, como si el gato pudiera entenderle, aunque no lo descartaba, estos animales eran muy inteligentes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 05, 2012 3:21 am

“Ni te imaginas que tormenta” pensó complacido el demonio regodeándose de su perfecto plan y de cómo todo estaba marchando a pedir de boca, movía su cabeza contra la mano ajena ronroneando fuertemente “no, espera concéntrate” se regaño a si mismo dado que estaba dejando que sus instintos felinos, era otra de las desventajas de ponerse esa piel, empezaba a pensar como gato, de hecho empezaba a ver atractiva la idea de tomar una siesta en el regazo ajeno.

”CONCENTRATE!” volvió a regañarse ”es tu padre, tu lo odias” se recordó “bien… bien… ahora recuerda lo que ibas a hacer” resultaba más fácil decirlo que hacerlo, levanto su cabeza mirando al Krusnik, cuando era pequeño había deseado muchas veces tener un padre a cuyo regazo treparse, Zuka le había prometido que podría hacerlo cuando Sean viniese a buscarlos, pero todo eso formaba parte de un pasado demasiado lejano, ahora todo lo que quedaba era el odio quemando en sus entrañas.

El peso ya de por si elevado del felino pareció aumentar justo instantes antes de que se hiciese humo y formara una figura distinta, todo en fracción de segundos y allí estaba Cio, sobre el regazo de su padre sonriendo ladino mientras apretaba sus garras contra el cuello ajeno.

- Nos volvemos a encontrar Krusnik – le dijo dejando ver parte de sus dientes al ampliar su sonrisa – Un solo movimiento y voy a arrancar tu cabeza, aun estoy muy muy molesto por lo de la vez pasada… sabes que toda esa mierda duele como el infierno? –rasguño su cuello sacando algunas gotas de sangre “mátalo de una jodida vez” le decía su parte más lógica “tiene que sufrir, tiene que desear estar muerto” sin embargo replicaba con más fuerza la parte que deseaba venganza “Ella sufrió mucho más” con ese argumento ya no hubo protestas en su interior, Sean tenía que pagar todo el sufrimiento de su madre.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 05, 2012 4:06 am

A Sean le calmaban esos ronroneos felinos, en esencia, todo ese paisaje, la situacion, la extraña criatura que de la nada habia surgido...todo lo estaba tranquilizando, provocando que su guardia bajara...asi que no fue dificil para Cio aprovechar esa oportunidad de sorprenderlo, atraparlo y regodearse de ello. Los jovenes dedos apretaron la garganta del hibrido, quien por la conmocion y la sorpresa, ni siquiera habia hecho el amago de aferrar las muñecas contrarias para que apartarse esas garras de su piel.

Apretó los puños y entrecerro sus orbes celestes, aunque en el fondo de ese claro azul habian unas vetas rojas que nacian de la pupila. Le prohibia moverse a riesgo de recibir mas daño... ¿No era eso lo que pretendia desde un principio? ¿Matarlo?...Entonces por que lo amenazaba...¿Por que le advertia?. Sean veia un pozo de confusion en esa firme conviccion por la destruccion que mostraba, como si dos partes de si mismo estuvieran enfrentandose sobre la mejor forma de cobrar venganza y eso definitivamente le daria la ventaja suficiente.

La carne de su cuello se revistio de ese material brillante y duro, de forma que las uñas del demonio terminaron por resbalar. En ese precismo momento, con fluidez, Sean movió su derecha y encajo un puñetazo en el menton del chico de tal forma que el cuerpo del mismo cayó hacia atras. El castaño rodó hacia atras y se incorporo, manteniendo la rodilla clavada en el suelo. Cuando su cuello volvio a la normalidad se encontro jadeante, las heridas goteaban, pero como la mayor parte de las mismas, terminarian por cerrarse.

Antes de que intentase algo mas creó una gran jaula que englobó a Gregory realizada a partir de ácero, titanio y particulas de diamantes. Quizas no sirviera para retenerlo demasiado, pero le daria una oportunidad de al menos cruzar palabra antes de que se lanzase de nuevo a su cuello. Se incorporó y dió un par de pasos hacia atras. Al ver el rostro del rubio vio el parentesco de su propia persona cuando era mas joven, apenas un mocoso. Pero ese cabello tan claro, definitivamente lo habia sacado de su madre, asi como las facciones mas femeninas.

-¿Que fue lo que ella te conto para que me odies tanto?- preguntó, su voz ligeramente entrecortada salió como un torrente de su garganta, ni siquiera empleo ninguna clase de sutileza y caballerosidad, con criaturas como esta no eran necesarias -¿Cuales fueron sus mentiras? ¿O es simplemente que me odias por que no estuve a tu lado?-. Si, Zuka era una ninfa infernal y manejaba la mentira mas que nadie, Sean la conoció en un espectaculo teatral en donde ella interpretaba una tragedia clásica, siempre fue amante del drama. D

De su mano derecha surgió una energia azulada que se alargo hasta rozar la arena y en cuanto desaparecio la luz apareció una espada de brillante hoja afilada. Esta espada, de doble filo, era tan efectiva para defender como para atacar, en este caso, pensaba usarla para lo primero nada mas.

-Hasta hace poco supe de tu existencia...Eres mi primer hijo...- su respiracion estaba entrecortada y sus ojos perdian ese color brillante azulado por momentos. Esto no era como Sean lo habria predispuesto, el pensaba hablar las cosas, con calma...pero la impulsividad de ese chico y más sabiendo quien era, lo que era de él, lo hacia tambien, mas impulsivo -¡Eres un necio si crees que la venganza te servira de algo!.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 05, 2012 6:26 am

Se froto la mandíbula, su padre lo había golpeado con la fuerza suficiente para hacer que viera estrellas, de no ser porque sanaba rápidamente se habría tenido que preocupar de que su rostro se inflamara, apenas pudo sentarse dentro de esa improvisada jaula, estudiándola con la mirada, su tamaño casi justo le dificultaría obtener el impulso suficiente para poder arremeter contra la misma, sin embargo el suelo seguía siendo de arena… “aguanta, estas a salvo aquí dentro” dio un vistazo a esa espada en las manos ajenas, no parecía tratarse de acero común “o al menos relativamente…”

Se acomodo allí dentro sentándose con las piernas cruzadas a lo indio, enarcando una ceja mientras sonreía con expresión impertinente.

- Vaya… no eres tan estúpido como pareces – le dijo, aunque de hecho Sean tenía una mirada que denotaba intelecto y meticulosidad – Así que ya sabes que soy tu hijo, entonces puedo llamarte papi? – pregunto, destilando veneno en la última palabra – Que se supone que vas a hacer? Quieres saber por que te odio… de que sirve, te daría algún consuelo luego de que separes mi bella cabeza de mi no menos grácil cuello? – interrogo estirando el cuello al tiempo que lo desnudaba jalando de sus prendas para que estuviese más a la vista.

Sabía que muchas de las razas inferiores caían en sentimentalismos cuando su descendencia estaba involucrada, pero no creía que eso le sirviese, aun si Sean era su padre ambos eran meros desconocidos, los separaba casi 400 años. Guardo silencio esperando el siguiente movimiento, aprovechando para observarlo y tratar de descifrar que parte de aquel krusnik era la que su madre había amado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 06, 2012 2:23 am

La racionalidad no estaba ahora de su parte y eso lo inquietaba de buena manera. Debia mantenserse firme segun sus pensamientos y sin embargo desde que conocia la existencia de un primogenito, la duda lo habia asaltado a cada momento, a cada instante, como una fiera hambrienta que busca cualquier cosa que echarse a la boca. El chico jugaba con ventaja, tenia ideas preconcebidas, tenia odio fluyendo por sus venas y era un demonio. No podia salir nada bueno de esto, Sean no podia siquiera imaginar ese prototipo de familia feliz. Hundió la espada en la arena, pero no la alejo de su mano. Las vibraciones que eta emitia reminiscencias de su poder ahora controlado, hacia vibrar las particulas sueltas de ese blando y arenoso suelo.

-¿Crees que quiero matarte...hijo?- él también podia jugar a esa baza...la de la ironia y el cinismo, pero mantenerse en ese hilo era mas bien dañino, pues lo inducia hablar sin coherencia, solo por el placer de hacer daño ajeno. Suspiro largamente y apartó la mirada de su hijo para centrarla en el calmado mar... cuyo suave oleaje era ajeno a la tension que se habia originado tras el enfrentamiento. De pronto rió, sus carcajadas fluyeron de su amplia caja torácica, repercutiendo sonoras por aquel silencioso ambiente. Todo le resultaba tan cinico ahora, un muchacho huerfano, que desconocia el significado de "Familia" y que siempre habia querido en elf ondo una, ahora tenia a un hijo al cual no conocia y al cual casi habia aniquilado.

El destino era terriblemente ironico colocandolo ahora en esa situacion y cuando sus carcajadas se extinguieron volvió a mirarlo con determinación.
-Tu madre y yo pasamos una buena y peligrosa temporada juntos...pero jamas le dí ilusion alguna para que pensase que podia atraparme.- dijo nuevamente calmado augurando ligeramente la razon de ese odio tan intenso. Pero Zuka era su madre, habia pasado mucho tiempo con él, era imposible hacerle ver la verdad cuando su mente estaba llena de mentira.

-Me hubiese gustado ser un padre para ti, de haberlo sabido.- se expuso a la burla por parte del joven pero no le importaba, al menos era sincero. Podia aprovecharse de esa jaula para hablarle hasta que Gregory encontrase una forma de destruirla -Antes de volver a las manos Gregory, no pierdes nada por tratar de conocerme....igual cambias de idea respecto a mi- .
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 06, 2012 3:11 am

- No me llames Gregory, no tienes ese derecho – fueron las primeras palabras que brotaron de sus labios, su nombre siempre le había molestado por ser uno humano sin embargo era el nexo que mantenía con su madre, ella siempre lo llamaba con un tono amoroso, así que para el era muy intimo ser llamado de esa manera – Te di un nombre el día que nos conocimos, Cio, no se quien pudo decirte ese otro pero no lo vuelvas a usar

Los ojos azules del demonio seguían todos sus movimientos, había mucha cautela en él, a pesar de lo dicho por Sean el joven no confiaba en sus palabras, pero tampoco lograba descifrar la razón de que quisiese engañarlo. “Que le hubiese gustado ser un padre para mi… que gran mentira” pensó mientras estrechaba su mirada.

- No tengo interés en conocerte estimado padre… ya soy un adulto sabes? Ese truco podría haber funcionado si te hubiesen presentado ante mi 350 años atrás, entonces quizás las cosas podrían ser diferentes… hoy día mis prioridades son otras, corromper almas, servir a mi señor y entre otras cosas tu destrucción, no tengo sitio para crear lazos afectivos inútiles – dijo mientras se cruzaba de brazos – Mi madre te amo y eso la destruyo… crees que quiero seguir su ejemplo? No necesito eso, yo también la ame a ella y por eso mi corazón tendrá siempre una dolorosa cicatriz, el amor es para los mortales y otras razas inferiores, antes que crear nuevos lazos afectivos prefiero arriesgarme a que me atravieses con esa espada tuya.- le dijo el joven justo antes de envolverlo con sus corrientes de aire, usaría el “vacio”, lo asfixiaría extrayendo el oxigeno de su alrededor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 06, 2012 3:54 am

Esa verdad no le sirvio para nada, aquel demonio seguia en sus treces, permaneciendo seguro a sus pensamientos y a sus impresiones. Sean podria cantarle misa, podria asegurarle una y otra vez que lo que escuchaba de sus labios era falso...y nada habria cambiado. Y sin embargo sentia deseos de intentarlo nuevamente. Era demasiado tarde para cambiarlo, demasiado tarde para algo....sin embargo percibio el inicio de un nudo en su garganta.

También el dudo de esas palabras. Zuka era un ser desequilibrado, un demonio voraz.. ¿Que posibilidades habia de que esta callese en amor por alguien como Sean?..todo sonaba tan extraño, lejano y ajeno a el.
Apretó el mango de la espada de tal forma que sintio dolor en la palma de la mano. Por muy desgraciado que sonase, tenia razon....pero no por ello le concederia la venganza. Sean no iba a morir esta noche por el capricho de un demonio adolescente.

Asi pues cuando su cuerpo se vió sacudido por ese vacio y cada uno de sus conductos se cerró impidiendo la entrada de aire en su organismo Sean alzó la espada y la descargo con fuerza sobre el suelo levantando arena y descargando de la hoja una gran cantidad de electricidad que impacto contra la jaula que lo matenia atrapado. Se origino entonces una danza de relampagos en donde varias descargas golpearon el cuerpo del demonio, aprovechando el dolor infringido para salir de aquel vacio. Tomó una gran cantidad de aire en cuanto pudo, apoyandose en el mango de su espada, enterrada en la arena, descargando esas rafagas no letales.

-No te voy a matar....y desde luego no voy a dejar que me asesines... -jadeó mirandolo con determinacion, su mirada brillo confluyendo en ella emociones muy dispares e intensas -Ve con tu amo...ocupate de recolectar tantas almas como puedas para rellenar ese vacio en tu interior...- agitó la espada e hizo desaparecer la jaula -Lo que me has mostrado de ti, es mas que suficiente...mas de lo que yo quiero conocer..- sus facciones se tensaron, reprimio las ganas que sentia de golpearlo y movió la espada dirigiendola hacia las montañas -Vuelve por donde viniste.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 06, 2012 6:39 pm

El joven aun desprendía algunos hilos de humo luego de que la jaula desapareció, sus músculos hormigueaban por las descargas recibidas y estaba casi seguro de que las respuestas de sus reflejos serian descoordinadas si las ponía a prueba. Empezó a reírse hasta que su risa se convirtió en carcajadas.

- Es así entonces? Sólo querías hacer las paces con un niño bueno y como no soy lo que esperas ahora me deshechas? – su sonrisa permanecía pero sus ojos lo acusaban – oh… no sabes cuanto lo lamento papi, no soy un niño bueno – dijo con un exagerado pesar mientras se ponía de pie asumiendo una expresión altiva pese a que Sean ya había demostrado cual fácilmente podía darle una paliza.

Sacudió sus prendas como si nada y acomodo su cabello que se había erizado por las descargas, “por que tiene que ser tan fuerte, de este modo jamás podré vengarme” su expresión era calmada, pero hacía mucho que toda su confianza se había derrumbado en su interior, era una fantasía prácticamente que un chico pudiese derrotar a un adulto, hiciese lo que hiciera Sean tenía los años y la experiencia de su lado.

- Bien … me voy entonces a seguir con mis asuntos – dijo el quitando un hilo suelto de su ropa – espero que sus otros bastardos, si es que los tiene lo decepcionen menos… - soltó, le picaba que el krusnik hubiese usado aquel tono de decepción al hablarle, cuando el era todo lo que un demonio podría esperar de su descendencia, era mentiroso al punto de que en ocasiones incluso a él le costaba diferir entre las verdades y mentiras que decía, traicionero, ambicioso y con un saludable apetito sexual, ningún demonio podía reprocharle nada, pero el no tenía un padre demonio cuyo pecho de hinchiera de orgullo cuando el le hablase de sus ultimas fechorías o que lo instruyera al respecto de cómo conseguir más almas que lo fortalecieran “no… yo tengo esta basura mediaraza con la moral de un celestial y la conciencia de un mortal preocupado de sus pecados” sus ojos ardían deseando derramar lagrimas de frustración, pero en el exterior seguía sonriendo con cinismo “porque lo amaste madre? Porque mi padre tenía que ser un mestizo? Porque?” le reprochaba a aquel fantasma que sólo habitaba en su interior, ya que un demonio que llega a morir realmente lo hace apenas cuando su esencia es extinguida por completo.

- Mejor suerte con los “otros” – le dijo antes de alejarse rápidamente, que el supiese no tenía hermanos, pero 5000 años era un tiempo lo bastante largo para que pudiesen existir otros
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 10, 2012 7:00 am

Su actitud le causo una inmensa tristeza, un vacio enorme que se anido en su corazón. Habia sido un necio al pensar que con las palabras podria solucionar algo. El habia cambiado, pero podia hacerlo por que noe ra completamente un demonio. Habia vagado entre la maldad y la bondad y habia elegido un camino mas honorable. Pensó quizas, que si ambos pudieran llegar a conversar, a conocerse, algo cambiaria, pero el odio del demonio creaba un abismo inmenso entre ambos, profundo y sin fondo.

Lo unico que queria de Sean era un cadaver y nada mas. Asi pues, ¿Que sentido tenia seguir conversando? El tiempo le haria olvidar que una vez tuvo la posiblidad de tener una familia, el tiempo...inperturbable, lo ayudaria a seguir caminando y al menos tener el rostro bien alto, erguido.

Lo vió alejarse, sin embargo el quedó clavado en la arena consciente de que tendria que moverse tarde o temprano, pues el sol terminaria por salir e iluminarlo todo, incluso su figura fortalecida por la oscuridad..y sin embargo lo vió partir hasta que se perdió en la nocturna noche. Una quimera, una utopia, se difuminaba en el horizonte, perdida entre esos riscos naturales, adentrandose en la civilización.

"Mi madre te amo y eso la destruyo… crees que quiero seguir su ejemplo?"
Quizas esas palabras tuvieran razon, quizas todo lo que Sean tocaba se acababa deteriorando, enmoehciendo, envejeciendo hasta el olvido o el odio. Su camino habia sido largo, solitario y le habian forjado un caracter independiente y en el fondo lo sabia, en el fondo sabia lo que deseaba pero jamas sus labios se atreverian a suscitarlo siquiera.

Asi pues finalmente hizo desaparecer a Rebellion, miró por ultima vez al firmamento, a esa luna enorme que lo contemplaba con parca indiferencia, como contemplaba todo, desprendiendo ese halo de suave luminosidad y volvió sobre sus pasos alejandose de aquel hermoso y melancolicó paisaje.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 10, 2012 7:45 am

Cio estaba nuevamente marchándose con su orgullo herido, aquel nuevo encuentro sólo era otro fracaso más en su haber, la única cosa que pedía es que ningún ojo indiscreto hubiese estado observando o pronto sería victima de las más pintorescas burlas, sus rivales se agarrarían de ello para argumentar que era débil e inadecuado para servir a Samael. La ira burbujeo en su sangre al pensar en su nombre y su persona siendo degradados ante su señor, el quería matarlos a todos, todos esos engreídos diablillos que procuraban acaparar la atención de su señor, pero la última vez que intento tal cosa sólo se había ganado ser castigado y convertido en gato.

Hizo girar la piedra obscura de su anillo, tres veces hasta que su figura se encorvo y se volvió brumosa compactándose hasta que su cuerpo era el de un gordo animal domestico. Su estomago se balanceaba de un lado a otro mientras iba maldiciendo en voz alta, aunque de su peluda boca solo saliesen chillidos animales inentendibles para quien no hablase la lengua de las bestias.

Bajo esa apariencia su presencia se ocultaba, era un modo eficaz de despistar a cualquier demonio, vampiro o licántropo que pudiese seguir su esencia infernal, sólo quería regresar a la ciudad y perderse en algún club donde podría consolarse y olvidar su fracaso entre los brazos de un chico o los muslos de una bonita mujer, la carne era un buen sustituto para el alcohol ya que su metabolismo lo quemaba muy rápido para que pudiese embriagarse.

Pero era tanta su molestia y sus prisas, que cruzo una carretera sin fijarse en el veloz vehículo que venía directamente en su dirección, percatándose apenas cuando las fuertes luces blancas encandilaron sus sensibles ojos, quedando paralizado a mitad del camino. El auto estaba casi encima suyo cuando logro reaccionar saltando a un lado en un intento por esquivar la envestida, pero su físico robusto le restaba mucha agilidad, y el vehículo lo golpeo en el aire arrojándolo a un lado del camino.

El golpe fue fuerte para ese frágil cuerpo animal, estaba seguro de que debía tener varias costillas rotas, quizás incluso una fractura de cráneo por como pulsaba su cabeza, veía apenas formas brumosas y luego obscuridad aunque seguía consiente, quería cambiar, para un demonio un golpe como ese no sería nada, pero cada intento por abandonar esa forma resulto inútil, maulló lastimeramente lamentando su suerte, todos sus poderes estaban anulados siendo gato, por lo que ni siquiera podía solicitar el auxilio de su señor.

Su mente se iba apagando, casi lo agradeció ya que el dolor parecía irse junto con esa carencia de sonidos y figuras, sólo estaba disconforme con que las cosas tuviesen aquel fin tan poco glorioso “de esto si que se reirán los otros demonios” se amonesto una última vez antes de perder la conciencia.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 10, 2012 8:10 am

Que tedioso le resulto el camino, interminable. ¿No acababa nunca esa arena? Ah, sus alas, tenia unas alas si, pero no sabia utilizarlas, era lo unico de su cuerpo que no dominaba. De haberlo sabido habria elevado el vuelo, se habria perdido entre las brumosas y oscuras nubes y habria ido a algun lugar alejado de todo y todos, pero solo tenia una moto, aparcada en el otro extremo de la playa y cada paso de arena lo hacia sentir mas cansado, desolado. Parecia que ese encuentro habia minado su animo, quizas encontrara un poco de aquel con una buena conversacion y un poco de vino de antigua cosecha.

Por fin encontró la Harley, una moto algo ajada con un rugido potente y estremecedor. Montó en ella y apretó el puño para salir practicamente disparado dirección a la ciudad. Solo habia una carretera que conectase aquel paisaje exotico con la civilización y era por la cual viajaba. Tuvo que desviarse hacia el arcen levemente, pues un coche venia a bastante velocidad y pudo percibir en esas milesimas de segundos en las que pasó el vehiculo, sangre en el parachoques y el latido desvocado de su conductor.

Pero no le importo. No le importaba nada. ¿Habia matado a un animal? Bueno, era el ciclo de la vida, la muerte y la desgracia. Asi que siguió conduciendo hasta que sus faros iluminaron ese cadaver. Efectivamente era un animal, frenó en seco y dejó de lado su indiferencia hasta exterminarla. Era el, el arrogante demonio, el gordo gato, golpeado, sangrante, lanzado al arcen como si fuera un despojo mas en esas oscuras carreteras.

En el momento en el que Sean recogió al felino y lo acomodo en una cesta que habia creado eventualmente, supo que estaba cometiendo un error. Aquel que lo repudiaba estaba herido, dejarlo tirado seria lo mas sensato y habia quedado en claro que ninguno de los dos era lo que esperaba del otro...y sin embargo Sean no pudo dejarlo, maltrecho, desvalido...no pudo olvidarse del gato, ni de lo que en realidad era.

Suspiró e inicio de nuevo la marcha, acelerando en aquella solitaria carretera hasta que las luces iluminaron su camino y los edificios se alzaron en mayor o menor medida a cada lado del mismo. Grandes avenidas, lujosos hoteles, habia regresado a su mundo de comodidad el cual sentia cada vez mas superficial y vació y se disponia a marchar, una vez aparcó la moto, con el gato entre sus brazos, al lugar donde se hospedaba. Siempre elegia áticos, le gustaba contemplar la ciudad, perder las horas observando las miles de luces que encendian por las noches. Al entrar no dijeron nada, pero si repararon en él. Sean era un millonario estrafalario y un poco raro, como muchos en aquella epoca.

Por fin, en el calido ambiente de confort que anidaba dicha estancia, pudo destensar sus hombros, su cuerpo y dejar al inconsciente gato sobre el sofa, ocupando tambien plaza de este. Notaba su calor, por lo que supo que no estaba muerto. Acarició suave ese pelaje y sonrió olvidandose de que aquel gato era su hijo insensato. Sus dedos buscaron cautelosamente esas heridas sin afan de dañarlas mas. No era veterinario, pero conociera ciertas artes que podrian curar al felino.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 10, 2012 9:04 am

Curiosamente la grasa corporal había amortiguado el golpe, por lo que los daños, aunque severos no eran mortales de recibir tratamiento. Cio respiraba pesadamente con sus ojos fuertemente cerrados, su cuerpo inmóvil mientras Sean lo revisaba. Había costillas rotas, un corte profundo que manchaba su pelaje de sangre, un trauma que había abultado su cabeza pero el cráneo no estaba fracturado ni el cerebro herido.

La conciencia volvió al animal unos instantes, resintiéndose por la iluminación y la repentina percepción de sus lesiones, quería volver a irse, de regreso a la reconfortante obscuridad, allí no sentía dolores de ningún tipo. Su deseo se hizo realidad y cayó nuevamente inconsciente, aunque no antes de ver a Sean tocándolo.

- Ven aquí Gregory – lo llamo su madre a mitad del jardín de rosas que uno de sus admiradores había cultivado para ella.

El se acerco con cautela, la sangre roja y espesa bañaba sus delicados labios y pegaba la tela de su vestido a su cuerpo delineando la silueta de sus generosos senos. Ella acaricio su cabeza, apenas a la altura de su cintura, y le sonrió con tanta candidez que parecía irreal el estado en que se encontraba.

Ella se inclino sobre el infeliz que aun respiraba pese a tener el pecho abierto, con sus órganos moviéndose a plena vista. El lo observaba con la curiosidad de un niño, con algo de temor removiendo sus entrañas pero no dejo ver esas emociones en él, quería que Zuka estuviese orgullosa y no decepcionada de tener un niño cobarde.

- El corazón… - dijo ella acariciando el órgano delicadamente haciendo que palpitara aun más fuerte bajo su toque – es un órgano precioso mi pequeño, debes escucharlo siempre, te revelara muchos secretos – ella extendió una mano invitándolo a tomarla, el lo hizo y ella guio su diminuta mano hasta la misma palpitante pieza – tómalo Gregory, es nuestro este privilegio…


Los ojos del felino se abrieron repentinamente, no tenía idea de cuanto tiempo estuvo inconsciente perdido en recuerdos que se presentaban como sueños, aun notaba dolor pero era menos, sabía que estaba tendido en una superficie suave pero aun no estaba seguro si realmente vio a su padre o sólo se trataba de otro engaño de su mente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 10, 2012 10:26 am

Mientras sus dedos escudriñaban entre el pelaje denso del felino encontró las heridas y dado a su corpulencia vió que no eran tan graves como Sean habia temido. En primera instancia parecia un gato moribundo y que en cualquier momento su corazon dejaria de latir...pero no era un gato comun, guardaba el alma y la esencia de ese joven, asi que resistia pese a todo. Lo dejó un rato a solas, buscando ünguentos curativos que el no necesitaba dada su condicion, pero que habia atesorado como reliquias por si algun dia era necesario usarlas en alguien.

Destapó el pequeño envase en forma de lagrima que contenia un liquido ambarino y reluciente y olisqueó el potente aroma de aquel fluido que provocó una mueca de asco en el rostro del Krusnik. Era un aroma potente y ciertamente corrosivo para su olfato, aun asi no dudaba de que fuera efectivo.
Se acercó nuevamente al gato, sentandose a su lado y fue vertiendo unas gotas en cada una de las heridas abiertas. El proceso de curacion seria lento, no era tan inmediato como su regeneracion, ademas curaria las heridas, pero no reestableceria sus fuerzas.

El golpe lo habia dejado lisiado, debil, vulnerable. La comida y el cariño le traerian la fuerza necesaria para volver a su forma original, pues intuyó que la mayor debilidad de Ció era precisamente su forma animal y que no podia metarmofosearse si se encontraba debilitado.

Las horas pasaban y Sean seguia junto al gato, acariciando entre las orejas de este esporadicamente. No dormiria aquella noche, su cuerpo podia estar insomne durante varios dias sin afectar a sus capacidades, aunque finalmente requeria ese descanso que tambien se prolongaba en otros varios dias. Estaba pendiente de ese gato, olvidandose de que dentro estaba el demonio, el hijo, el que lo odia y el que causo ese rencor y ese dolor por las cinicas palabras que le arrojó.

En algun momento de la noche se levantó y pidió a recepcion que le trajeran leche tibia, algo de salmon, atun y ese pienso que solian comer los animales como este...aunque ni siquiera sabia si habia acertado en alguno de esos pedidos.
Volvió al sofa. Hundió los dedos en el pelaje y descubrio una de esas heridas. Cicatrizaba, el ünguento habia tenido resultado positivo y entonces el gato abrió sus grandes ojos y lo miró.

-No digas nada....estas debil, no iba a dejarte tirado...ademas en esta forma..- esbozo una breve sonrisa -eres mas manejable.- añadió mesando los pelos de su cabeza regordeta, exponiendose a algun arañazo. Amber, su compañera y mascota no estaba allí en aquellos momentos. Mejor asi, seguramente hubiera tenido problemas entre ella y el gato rechoncho y lo mejor para él era que descansara. Que ironico aquella situación, que calmada angustia le promovia...saber que podia cuidar mejor a un gato que a una persona.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 10, 2012 1:45 pm

El felino le gruño y su cola se movía de un lado a otro visiblemente irritado, aun así no intento morderle o arañarle pese a lucir bastante enojado, se limito a buscar una posición más cómoda sobre el sofá, pero acabo por quedarse en la misma posición debido a las protestas de sus costillas.

Sentía un olor extraño y desagradable en su pelaje que irritaba su sensible nariz provocándole algunos estornudos que desataban oleadas de dolor debido al movimiento brusco, finalmente logro contener los estornudos aunque su nariz escocia infernalmente, sea lo que sea que su padre esparció sobre el, le ayudo a recuperarse más rápido de lo que hubiese podido de sanar por medios naturales, aunque se sintiese ahora como una apestosa mofeta.

Suspiro apoyando su cabeza sobre la mullida superficie, procurando mantener fuera de su vista a Sean, de todas las cosas que hubiese esperado encontrar al despertar, ver a su padre cuidándolo no era una de ellas, pues ni una hora había trascurrido antes de su accidente cuando le había soltado todas las palabras más crueles que consiguió idear, en su memoria incluso seguía muy fresca la mirada de decepción que percibió en los ojos de su progenitor.

”Pensé que no querías relacionarte conmigo… que haces cuidándome?” interrogo a sabiendas de que Sean no oiría mas que maullidos discordantes
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 11, 2012 2:53 am

No pudo evitar lanzar unas cuantas carcajadas ante esa reacción, pero al menos no se llevó de regalo la posible mordida. El sofa era amplio, de modo que el gato se acomodo mejor y quedó mas lejos del krusnik. Lo miró durante largo tiempo. Al menos en esa forma no tendria que oir todas sus recriminaciones y palabras de odio, era un leve consuelo. Cerró los ojos durante un momento. Sabia que el demonio no podia intentar nada en ese estado por lo cual podia bajar la guardia. Escuchó una retahíla de maullidos discordantes, pareciera que le hablaba, de hecho lo hacia, pero Sean no lo comprendia en su totalidad, claro que podria usar la telequinesis para buscar el significado en esa mente, pero intuyó de alguna forma basandose en la relacion que tenian ellos dos, lo que le estaba diciendo.

-No se lo que come un gato tan especial como tu...- habia escuchado el suave latido del botones desde que habia entrado en el ascensor, asi pues se levantó y caminó hasta este para que desde esa posicion no tuviera que entrar en la habitación. Recogió la bolsa de papel y buscó algun billete en sus ropas pero no halló nada. -Disculpe- dijo en un susurro dejando la bolsa sobre una mesita auxiliar, dirigiendose hacia el perchero en donde estaba una de sus tantas chaquetas de fino tejido. Extrajo un billete y se lo ofreció al sonriente chico, le habia dado una generosa propina.

Regresó con el gato llevando ahora la bolsa entre sus brazos. Sacó la leche, el salmon, el atun, el pienso...y lo fue echando en pequeños platitos que tambien venian en la bolsa, disponiendolos en otra mesilla que habia junto al sofá, cerca de donde se encontraba Cio.

-El destino es muy curioso, siempre he pensado que las cartas que me otorgaba eran faciles de jugar y que tenia ganada la partida...pero en esta ocasión me ha ganado por un pocker de ases.- alzó la mirada al gato, encontrandose en cuclillas frente a él -Te atropellaron y te recogí....no podia dejarte ahí tirado y desvalido. Seas lo que seas...y sea lo que sea yo, eres mi hijo, el unico que tengo- subrayó pues le daba la impresion de que ese chico pensaba que tenia una larga descendencia. No lo conocia, y le habia hecho saber que no tenia intencion de hacerlo, por lo cual solo se quedaba con sus impresiones, con la idea que habia imaginado de su persona.

Necesitaba un trago de algo, algun liquido que le abrasara la garganta. No era gran bebedor, no es que le afectara demasiado, su droga era la sangre y aun estaba trabajando en desengancharse. Algo dificil para un krusnik como él. Caminó hasta el pequeño minibar sorteando la cama y sacó del mismo una botella de whisky de antigua cosecha. Vertió un poco en una de las copas de fino cristal y saboreo aquel liquido con especial lentitud.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 11, 2012 10:07 am

Aunque olfateo el alimento no se acerco a este, su cuerpo dolía para moverse, en especial porque era pesado y aunque se estaba recuperando asombrosamente de lesiones que podrían haberle costado la vida necesitaría tiempo y descanso para poder moverse y luego quizás cambiar. Lo segundo era su principal objetivo, como demonio estaría repuesto en un instante.

Volvió a entregarse al sueño, esta vez no hubo ningún recuerdo, sólo un extraño sueño con su señor acusándole le comerse una langosta, se reiría de eso cuando despertara, pero luego su mente siguió vagando entre la obscuridad y los ridículos sueños que se formaban en su subconsciente.

La cuarta vez que despertó ya se sentía mejor y consiguió erguirse sobre sus rechonchas patas para aproximarse al alimento bebiendo la leche, entonces fría, antes de retornar al reposo. Se hecho de lado en el sofá maullando algunas maldiciones antes de dormirse por quinta vez.

Casi un día completo trascurrió de aquella manera, el sol se elevo y volvió a ocultarse antes de que la criatura cambiara asumiendo su forma demoníaca, la de un joven de cabellos blanquecinos e intensa mirada azul, las lesiones restante retrocedieron de inmediato, Cio estaba exactamente vestido como instantes antes de marcharse, su ropa no mostraba signos de daño o manchas de sangre, era parte de la magia del anillo devolvérsela en el estado en que las tuviera antes de transformarse.

Sus pupilas se clavaron en el krusnik pero por primera vez en mucho tiempo no tenía nada sarcástico o cínico que decir, sabía que ahora estaba en deuda con su padre por salvarlo de un patético final, tomo algunos piensos del platito y los arrojo dentro de su boca mordiéndolos mientras sopesaba sus siguientes palabras, tenía que salir de ese lío, de un modo más o menos digno.

- Salvaste mi vida – dijo por fin estrechando su mirada – tengo una deuda contigo por ello – si, tenía una deuda del tipo que no era capaz de ignorar – escucha… te concederé un deseo – dijo levantando un dedo - piensa bien aquello que vayas a pedir, porque será apenas uno y esta deuda estará saldada – quizás estaba ofreciendo poco, pero era mucho tomando en cuenta que otro demonio podría sólo actuar como si nada y dejar las cosas sin retribución – pero no soy un genio de la lámpara, no me pidas algo como un Taj Mahal a menos de que estés dispuesto a aguardar el tiempo que me tome construir uno, o un unicornio rosa ya que esas criaturas no existen – le advirtió – pero fuera de aquello que me sea imposible de conceder te daré cualquier otra cosa, puedo matar, puedo robar, puedo secuestrar o incluso recuperar para ti algún tesoro, cualquier cosa que pidas y este en mis posibilidades.


Spoiler:
espero que no te importe que haya acelerado el tiempo, pero de molestarte me avisas y edito
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 12, 2012 10:25 pm

(Esta bien asi)

En aquella suite, bajo aquellas circunstancias, el tiempo parecia pasar mas lento y la recuperación de Cio llevaba su propio ritmo y Sean lo habia dejado solo en contadas ocasiones para atender el negocio que llevaba entre manos. Desde que habia empezado a seguir y a dar forma a esa idea se sentia infinitamente mejor, su dinero se empleaba no solo para agrandar su ego, ahora tenia otros fines mas altruistas. De todas formas, no se quedaba mucho tiempo fuera. Mientras el gato comia, dormia o se retorcia, Sean se sentaba en el escritorio de madera y escribia por varias horas hasta que uno de esos maullidos lo hacia girar para ver al susodicho.

Obró el cambio finalmente y Sean dejó lo que tenia entre manos para fijarse en el chico que parecia dudar entre lo que deseaba decir. Sus carnosos labios se curvaron en una pequeña sonrisa pues no habia pretendido estar en deuda con el, de hecho el haberle salvado la vida era parte de corregir ese error de no haberlo conocido antes, pero claro, eso no se lo diria. Siguió escuchando, sopesando cada palabra mientras se cruzaba de brazos, ahi plantado, de pie, estudiandolo con los ojos claros.

Expresivo y alocado y en cierta manera dió gracias a aquel conductor despistado que lisio al gato, habia podido averiguar mejor los entresijos de su mente. Para ser un demonio era bastante vivaracho claro que su sonrisa desapareció al escuchar las ultimas palabras. Un sicario, un mercenario, un explorador...todas esas cosas que le ofreció era algo que él mismo podia hacer y sin embargo no se percato de su deseo mas potencial, algo que seguramente le costaria horrores aceptar pero si ese joven tenia honor, deberia acatarlo.

-Bien, dejame que lo piense- susurro "Dejame que piense como decirtelo y no acabar en drama" continuo hilando en su mente silenciosa para oidos ajenos. Caminó de un lado hacia otro mientras acariciaba su menton, pensativo, duditativo, tomando un eventual trago a la copa de brandy que estaba en el mueble bar ya con los hielos algo derretidos. Lo miró de reojo y volvió a centrar la vista en ninguna parte hasta que finalmente detuvo sus pasos y suspiro. No habia forma mas directa de decir lo siguiente.

-Lo que yo deseo es tener una familia, aunque esta conste de dos miembros.- hizo una pausa y continuo acercandose un poco mas a Cio -Deseo que te esfuerces en conocerme sin pretender cambiar lo que opinas de mi y asi mismo deseo conocerte mejor. Se que eres un demonio y se que tienes tu orgullo, tu maldad...bien yo tambien tengo esa parte y comprendo ciertas cosas, pero aun asi no pierdes nada por intentarlo y yo tampoco- su tenso rostro se relajó por momentos -meditalo antes de decir cualquier cosa, la boca te pierde jovencito- aclaró con esta simple sugerencia y tomó asiento en aquel sofa, ahora lleno de sus pelos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 14, 2012 1:53 am

Cio lo miro con sospecha, esperaba que su padre se decantase por un pedido más común, que desease usar su fuerza y arriesgar su vida con tal de conseguir algo, casi por regla general era lo que solía escuchar, pero Sean le estaba pidiendo que intentasen ser una familia, la idea no era más agradable que arrancarse la piel usando una cuchara oxidada. Realmente lo medito, podía cumplir con lo prometido o solo saltar por la ventana y desaparecer en la noche, o incluso si era de día sería mejor, con el sol en alto estaría a salvo de ser perseguido.

“No seas idiota, no aceptes eres un demonio y es natural para ti mentir” le recordó esa vocecilla de su subconsciente, era verdad que mentía de manera casi compulsiva en ocasiones incluso a su señor, pero siempre respetaba sus promesas y sus deudas, razón por la cual procuraba no depender de otros.

- Creo que estas loco… - fueron sus primeras palabras para su padre – loco, desequilibrado y quizás hasta un poco bebido – señalando el baso de brandy – pero si es realmente lo que quieres… se puede hacer, puedo pretender que no quiero matarte y fingir que creo que deseas conocerme – declaro haciendo una pausa para morder algunos piensos más – lo haré – acepto levantándose del sitio que había ocupado por horas mientras se recuperaba, estiro su esbelto cuerpo y sacudió sus pantalones – Exactamente que esperas que haga? Ya no soy un niño que necesite ser cuidado o instruido… mi madre, ella me educo lo mejor que pudo para que fuese todo aquello que se espera de un demonio – sonrío con ironía al pensar sobre ello – ella incluso estaba segura que te enorgullecería – sus ojos brillaron mientras recordaba la decepción y desprecio que Sean le mostró en la playa – pero se equivoco… estaba loca de todos modos, quizás incluso el Sean que ella recordaba no era más que el producto de sus fantasías.

Se callo percatándose de que estaba hablando demasiado, aquello no se trataba de Zuka, o de su infancia, de lo que era o lo que debería ser, sino de lo que haría en adelante, el no le ponía fe a que ese rencor que existía en su pecho desde hacia más de tres siglos fuese a marcharse, que su corazón y su mente pudiesen reconciliarse con el padre que Zuka deseo que amase, porque el intenso deseo de ella siempre había sido el que ahora su padre solicitaba, ser una familia los tres.

Las lagrimas se agolparon en sus ojos antes de que pudiese evitarlo, le dio la espalda al Krusnik negándose a darle cualquier indicio de debilidad y las contuvo con toda la voluntad que poseía.

- Lo intentare… eso de ser una familia “porque también era el deseo de ella” pensó guardándoselo a penas para si los dolorosos recuerdos de Zuka fantaseando con el día en que Sean viniese a reclamarlos como su mujer y su hijo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 17, 2012 2:49 am

Repaso con la mano aquella superficie llevandose una generosa cantidad de pelaje gatuno, tendria que ordenar que mandasen a lavanderia todo el sofa o directamente cambiar el tapizado del mismo. Sus cejas se fueron alzando conforme el rubio le respondia pero su rostro no varió en su habitual tranquilidad y serenas facciones. Agudizó su mirada curiosa en la figura del joven quien continuaba hablando con un deje de desilusión y amargura, sin embargo tuvo que sentir que en mayor o menor medida habia tenido exito en su petición. Fingir, decia, era mejor que la completa indiferencia y el odio mas sentido y cuando guardó silencio Sean pensó en todo lo que él le podria haber enseñado e instruido. Su hijo habria sido muy diferente a como es ahora, posiblemente hasta mas educado y con menos oscuridad en su corazon.

-Ella se enamoró de un ser que ya no existe Cio.- se levantó y dió un par de pasos en dirección al demonio quien le estaba dando ahora la espalda. La constitucion delgada del joven le recordaba a su madre, también fue una demonia menuda, aunque con un fuerte caracter. Si Cio seguia desarrollando su fisico podria llegar a ser tan musculoso como su progenitor e incluso ganar algunos centimetros de altura. Sintió deseos de abrazarlo, pero seria una locura hacerlo, hostigaria un posible rechazo por parte del demonio aunque hasta hace poco se daba cuenta de que estos podian guardar buenos sentimientos por otras personas. Cio amaba a su madre aunque tampoco era un demonio completo, por mucho que se orgulleciera de esa parte.

-No quiero ser una sombra en tu vida, ni tampoco pretendo cambiar tus planes asi como espero que no quieras cambiar los mios. Eres un demonio, mas demonio de lo que yo podria haber llegado a ser y basandome en mi filosofia somos por asi decirlo, enemigos naturales...pero no deseo que las creencias que gobiernan nuestros actos impida que podamos conocernos mutuamente.- avanzó un poco mas y puso una mano en el hombro del menor para voltearlo y que lo mirase, percibio el enrojecimiento en sus ojos y la humedad que quedaba tras ellos -Me has preguntado que es lo que pretendo.- aparto la mano con suavidad y suspiró largamente -Quiero conocerte, ayudarte si tienes algun problema o si te encuentras en algun apuro, me gustaria compartir alguna experiencia contigo y se que te resultara dificil al principio, al igual que a mí, pero definitivamente es lo que me interesa- guardó silencio y extrajo de un tarjetero plateado una de sus tarjetas de contacto en donde rezaba un numero telefónico para contactar con el krusnik. Le la otorgó esperando a que la aceptara sin apartar su traslucida e iriscente mirada de la contraria.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 17, 2012 11:46 am

Tomo la tarjeta casi arrancándosela de las manos en un rápido movimiento, “alucinas si crees que voy a llamarte, tendría que estar hundido en la mierda hasta las orejas para pensar en pedir tu ayuda” pensó el joven mientras el trozo de papel desaparecía dentro de su bolsillo, realmente no era tan orgulloso, cuando los problemas llegaban solo pensaba como salir de ellos de una pieza, los métodos que debiese usar eran lo de menos. Regreso al sofá y se hecho sobre el mismo, sus propios pelos se pegaban a la no menos costosa ropa que acostumbraba usar, gastaba casi todas sus ganancias en ese tipo de frivolidades, ropa de moda, y otros artefactos como un celular de ultima tecnología que tenía guardado en la casa de su señor, la pieza de tecnología era menos útil que comunicarse con la mente, pero costaba bastante y tenía todas esas aplicaciones, luces y sonidos que no pudo evitar adquirirlo.

Era aun demasiado joven para desarrollar la habilidad de materializar cosas, o incluso para viajar a otros lugares usando sólo el pensamiento, por lo que el dinero era muy importante, más que nada debido a que no podía andar por la vida robando y matando para adquirir aquellas cosas que disfrutaba, de hacerlo en menos tiempo del que se pudiese pensar no habría tiendas, o modistas o cualquier otro que pudiese confeccionar su ropa o inventar aquellas monerías tan curiosas que despertaban su interés.

- Me quedare esta noche aquí… espero que no te importe… procura conseguir para el desayuno pan fresco y leche tibia – le dijo con toda la intención de molestar, aun representando su papel de “hijo” podía seguir siendo una espina clavada en su costado, fuera de eso no tenía un sitio donde quedarse en la ciudad, la solución hubiese sido colarse a algún departamento desocupado o engañar la mente de un mortal débil para hacer que le cediera una habitación en alguna hospedería – ha… y no hagas ruido, no puedo dormir en un ambiente inadecuado – frunció las cejas y se giro dándole la espalda una vez más.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 19, 2012 10:38 pm

Sean no paso por alto ese comportamiento altivo y caprichoso, tipico de un jovencito adolescente que no cumplio ni una norma en su vida por que quizas ni se las habian impuesto. Pero no debia olvidar el Krusnik para quien trabajaba su recien recuperado hijo y seguramente ese ser no gozaria de gran paciencia. Quizas su forma de ser, casi seguro, fuera diferente con él. Por el momento Sean ignoró por el momento esos comentarios altaneros y fue hasta su propio armario, abriendolo para cambiarse de camisa y dejar la puesta bien doblada a merced de las lavanderas quienes se entretendian retirando todos los pelos del felino.

Su piel se estremeció al contacto de la seda mas finamente trabajada con la cual estaba confeccionada esa nueva prenda, y mientras se abotonaba la misma se giro fijando su mirada en la espalda del joven.

-Si deseas desayunar solo tienes que llamar al servicio del hotel y pedirlo por ti mismo, ya no eres un gatito desvalido.- respondió con cierta musicalidad en su tono grave de voz -Y si quieres dormir aqui esta noche....- se acerco a donde estaba el rubio, lanzo la mano hacia su cabellera y la revolvio mientras le decia sus condiciones -Te desharas de esas sucias ropas que llevas y vendras conmigo a procurarte un nuevo vestuario.- esbozo una breve sonrisa y se ajusto el cinturon en los pantalones mientras se dirigia a la puerta.

La abrió encontrandose con el rostro de uno de sus hombres uniformados, plantados rigidos frente a su puerta quien se sorprendio un poco ante el brusco movimiento del krusnik.
-Le dije anteriormente que fuera a descansar, su familia estara preocupada.- le dijo al hombre quien relajo sus facciones y asintio dandole las buenas noches.

-¿Vamos Cio? el coche nos espera abajo.- apostilló detenido en el marco de la puerta, esperando al joven demonio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 21, 2012 11:28 am

Giro medio cuerpo para enfrentarlo con su intensa mirada azul, sus cabellos estaban alborotados por obra de la mano del mayor, que le había revuelto las rubias hebras en un gesto de confianza similar al que se daba entre personas de una autentica familia. No quería concederle esa clase de confianza pero había prometido que intentaría llevarse bien con el Krusnik y las palabras “nuevo vestuario” sonaban muy bien juntas a sus oídos, así que dejo el sofá y lo alcanzo en la puerta.

- De acuerdo… iré contigo, pero sólo por que no tengo nada conmigo en este momento, no vas a comprarme con obsequios – esa quizás fuese su mentira más grande del día, era otra de las cosas en las que se parecía a su fallecida madre, tenía un desmedido amor por los regalos, y mientras más caros, extravagantes o raros estos fueran tanto mejor.


Lo siguió hasta el estacionamiento, percatándose de que aquel no era un lugar cualquiera, era uno de los hoteles más prestigiosos de los Ángeles City, lo que en palabras comunes en realidad significaba “lo más caro entre lo caro”, agradeció que al menos su padre no fuese un krusnik muerto de hambre, o tendría otro motivo para cuestionar el buen juicio de su madre. Vivir más de 5000 años y no acumular ninguna riqueza rayaba lo absurdo, en su caso aun no tenía propiedades ni toneladas de oro o piedras preciosas, pero no era su culpa, el mundo estaba en su contra al hacer que lucir bien requiriese de una inversión constante y sustancial.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 24, 2012 12:33 am

Sean miro una vez mas a su hijo para cercionarse de que lo seguia y ambos junto con aquel hombre, descendieron por el ascensor hasta la el hall del hotel. Durante el trayecto sopeso la posibilidad de comprarlo con obsequios, si bien no habia pensado en hacerlo en primera instancia, le debia algo asi como muchos regalos de cumpleaños y seguramente aquel demonio fuera tan caprichoso, no solo debido a su naturaleza, no solo debido a los genes de su madre, si no a los suyos propios. Habia nacido en un entorno pobre y habia acumulado riquezas debido a sus propios logros, jamas necesito robar ni asesinar por ello, se habia basado en su inteligencia y en su buena intuicion para las finanzas. A lo largo de la historia habia acumulado algunas posesiones, mansiones, vehiculos, negocios, deliciosos articulos de arte y musica y solo en estos ultimos meses habia sopesado la posiblidad de invertir su dinero en algo mas que en si mismo, algo que ayudara a los demas.

A la salida del hotel se encontraba un hermoso lamborghini negro acompañado del botones del hotel quien le tendió las llaves a Sean a cambio de unos dolares que este desprendidamente le deposito en las manos. Una vez en el interior, el krusnik en el asiento del copiloto miró a su acompañante.

-Iremos a donde suelen hacerme la ropa a medida con las telas de mejor calidad, luego podras decirme a donde prefieres ir, puesto que no conozco tus gustos en prendas- dijo antes de arrancar el coche silenciosamente y emprender el camino. La musica automaticamente se accionó y aleatoriamente sonó una cancion llamada Riders of the storm de un grupo llamado The Doors. Bajó el volumen dejandola como hilo ambiental y condujo civicamente por aquella ciudad en la que el trafico era mucho menor.

-¿Cuales son tus hobbies Cio?- pregunto para disipar el silencio que acompañaba a tan buen tema musical, esperaba en esa respuesta algo mas que el habitual "corromper almas, la tortura y el asesinato" mientras se alejaban de las grandes avenidas para ir a una mas comercial pero igualmente de la clase alta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre de mi sangre (Priv. Cio)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.