Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Rebel, Rebel [Kenneth]
Jue Mayo 24, 2018 10:09 am por Kenneth Shaw

» Disenchanted [Adrian]
Jue Mayo 24, 2018 7:15 am por Kenneth Shaw

» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Ir abajo

Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Dom Mar 25, 2012 10:37 am

“Rising Sun”. Aunque su lugar de nacimiento no era conocido por ese nombre, sino por “el país de las mañanas tranquilas”, lo cierto es que el nombre había sido casi un guiño a mi cultura. Sentía que aquel nombre me había acompañado casi desde el principio de su vida y que seguiría siempre vinculado de una manera u otra a todo lo que hacía. En esta ocasión era el nombre de la tienda que había abierto en Los Ángeles. En ocasiones pensaba, con razón, que había sido una auténtica locura el instalarme en una ciudad que estaba siendo cada vez más peligrosa, donde cada vez había más peligros que parecía que acechaban en cada una de las esquinas. Sin embargo, me sentía bien por otras muchas razones. Quizá porque a pesar de estar en las sombras, tenía un contacto constante con las personas que de otra manera no conseguiría.

El problema es que, como siempre, la edad que aparentaba no acompañaba en absoluto a que la gente me tomara en serio. Eso mismo es lo que estaba ocurriendo, con aquella mujer de pelo oscuro con un mechón blanco en la frente, que le estaba hablando de forma muy seria sobre magia y sobre lo que había estado haciendo, cosas que pensaba que por ser tan jovencita no entendería. Una charlatana como otra cualquiera, sin duda, que jugaba de forma muy peligrosa con fuerzas que no llegaba a entender. Y de todas formas la sonreía, asintiendo ligeramente, de esa manera que hacía que muchas veces creyeran que en realidad no entendía del todo qué estaba diciéndole. Una media sonrisa apareció en mis labios mientras me agachaba para tomar las barritas de incienso que estaba buscando.

Aquí tiene, estoy segura de que la limpieza le irá perfectamente.
Claro que sí, niña, y ya sabes… usa una ralladura de limón la próxima vez que quieras quitar las malas energías de tu casa.
Lo tendré en cuenta. contesté, inclinando de nuevo la cabeza.

Tras echarme una mirada de condescendencia la pobre mujer, ciega a que la persona que le aguantaba la puerta para salir detrás de ella no dejaba de ser un demonio, siguió caminando por la calle y dudaba mucho que la fuera a ver en un futuro cercano. Negué por un momento mientras cambiaba el hilo musical, necesitaba que las gaitas fueran los acompañantes de, al menos, la próxima hora antes de poder cerrar para comer algo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Dom Mar 25, 2012 1:54 pm

Pedir indicaciones era ... Verdaderamente un asco, con letras mayúsculas y pintadas de fosforito. En lo que iba de mañana ya me habían indicado mal cinco veces tres personas diferentes.. Si es que eso cuadraba en algún universo, y lo que yo quería era poder encontrar una tienda en particular, y hacer posibles que cuando entrara no me juzgaran tan a la ligera.
La primera había sido fácil de encontrar, y como fácil de encontrar, había salido casi disparada al ver a la anciana que en lugar de explicarse me ordenaba lo que ella creía que quería . No había contado exactamente cuantas veces le había dicho que no buscaba eso, pero la anciana estaba segura de que lo que quería era un poción de amor ... Venga ya, como si lo que le interesara en estos momentos fuera tan tribal como embaucar a un individuo haciéndole creer que me amaba... Había estado tentada a llamar alguien para que achicharrase a la anciana, antes de pensarlo mejor y convencerme a mi misma de la realidad . El no le aria nada malo a la anciana , solo porque yo le pidiese. Aun alegando que me estuviera torturando por no escuchar.

Después de elló la cosa no había mejorado, sino que había ido a peor, la gente no parecía saber distinguir arriba de abajo y había acabado deambulando por las calles.

Suspire relajando los hombros mientras observaba la tienda desde el otro lado de la calle. “Rising Sun” era la última alternativa, era conseguir algo allí , o volver al motel, no pensaba seguir buscando hoy.

La vista de la mujer mayor saliendo de la tienda me arranco una mueca. “bueno, mejor mantenía la esperanza y no juzgaba el libro por su portada “ me dije a mi misma “ o lo que es lo mismo, la tienda por su clientela” rei para mi. Mirando a un lado al otro antes de cruzar corriendo la calle.

Abrí la puerta, escuchando el leve repiqueteo de unas campanitas antes de entrar y absorber de lleno el sonido de las gaitas. -Buenos días.

Respire hondo, mirando a un lado y al otro, sonriendo al ver a la dependiente y comenzar a pasear por el lugar, intentando explicar en mi mente lo que buscaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Lun Mar 26, 2012 3:19 am

Cerré los ojos solo un instante, lo suficiente como para conseguir tranquilizarme después del pequeño drama que acababa de vivir. Paciencia era algo que había tenido siempre, pero que a lo largo de los años había terminado por convertirse en una de mis señas de identidad. Me moví con gesto pensativo por detrás del mostrador, quizá más inquieta de lo habitual hasta que la puerta se abrió de nuevo y entró una chica de cabello cobrizo. Gente joven era algo que llegaba de vez en cuando a la tienda, aunque muchas veces no dejaban de entrar por la curiosidad, por ver si con un par de libros podían convertirse en brujas o para conseguir atraer a alguien que les gustaba. Algo me decía, sin embargo, que juzgar por la apariencia a la joven mujer que caminaba por entre las estanterías sería quedarme corta.

Buenos días, sé bienvenida.—contesté, inclinándome en una ligera reverencia.

“Rising Sun” no era un lugar demasiado grande, pero estaba lo suficientemente limpio y ordenado como para dar una cierta sensación de amplitud, sobre todo porque había intentado evitar la conglomeración de cosas sin sentido en las estanterías, rompiendo con esa idea de que las tiendas esotéricas tenían que ser automáticamente oscuras, llenas de polvo, y con olor a incienso. Sí, ese último detalle se encontraba en la tienda, pero era porque a mí me gustaba y apenas era un ligero toque a lavanda que producía una sensación de limpieza y tranquilidad. Justo lo que buscaba en aquel lugar. Los incensarios colgantes y moviéndose de un lado para otro lo dejaba para otros lugares.

Observé en silencio a la mujer que se movía entre las estanterías, bajando finalmente al libro que tenía delante de mí mientras me acomodaba detrás del mostrador. Le dejaría que estuviera unos minutos a su aire, sabía por experiencia que cuando se entraba en un lugar nuevo se necesitaba ubicarse. No estaba todo a la vista, ni mucho menos. Había libros, ingredientes y objetos que era mejor mantener lejos de las miradas curiosas. Aun así, había evitado por todos los medios posibles que se convirtiera en una mofa como había visto en muchas otras tiendas. Alcé la mirada pasado un tiempo prudencial, ni muy pronto para agobiarla, ni muy tarde para dar la impresión de que no me interesaba.

¿Necesita que la ayude?— preguntó entonces con suavidad. — Es la primera vez que la veo y a veces este lugar puede ser un pequeño laberinto de estanterías, al menos las primeras veces.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Miér Mar 28, 2012 1:30 pm


Me adentre en la tienda, inspeccionando cada uno de los objetos. Madre había sido siempre la que me proporcionaba lo que necesitaba. En aquellos momentos no había comprendido la importancia de acercarme a una de estas tiendas or mi misma, y era ahora cuando pagaba el precio de aquello. Del echo de que otro tomase las decisiones de tu vida.

Camine, con tranquilidad a una pequeña sesión llena de libros, inspeccionándolos uno a uno en busca de un ejemplar en particular. No sabia su nombre, lo que resultaba difícil, pero recordaba perfectamente el símbolo de la portada y esperaba que con eso fuera suficiente como para hallarlo.

Una voz detrás de mi capto mi atención, asustándome un poco di un ligero bote hacia arriba , despejando rápidamente la expresión de mi cara- o, Hola - sonreí ante el comentario - no sabe que bien describen esas palabras en mi estado actual - dije bromeando - em.. - despeje la cabeza un segundo, centrándome en lo que realmente venia a buscar. - La verdad es que... Aun estar familiarizada con los artículos, nunca había pisado una tienda ... Lo primero que buscaba era un cristal , creo que no los he visto . - vi su expresión en el rostro , observándola un segundo suspire hondo - Necesito hacer una búsqueda, mi hermana desapareció hace unas semanas , y no se donde esta, solo quiero encontrarla, los cristales son mi única opción de momento ... - dije tragiversando un poco la verdad.

Madre nunca me había enseñado ningún hechizo para algo como aquello, en estos momentos me regañaba a mi misma por no haber instado a preguntar, pero en aquellos tiempos tan solo obedecía, me temía que su muerte y la búsqueda serian el comienzo de mi nuevo aprendizaje.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Jue Mar 29, 2012 9:45 pm

Mi intención no era asustarla por lo que incliné con suavidad la cabeza en un gesto que indicaba arrepentimiento mientras la escuchaba. Podía entender que estuviera perdida en aquel lugar, no perdida en cuestión física, puesto que no era tan grande, pero sí en localizar dónde estaban cada cosa. Incluso personas que llevaban un tiempo viniendo no conocían exactamente dónde estaba todo lo que necesitaban. El rostro joven de la muchacha no me decía todo lo que necesitaba saber. Sabía por experiencia propia que uno no podía confiarse ni juzgar únicamente por la experiencia. Yo misma solía pasar por una joven inocente que no había roto nunca un plato, o lo que es lo mismo, que no podría hacer más que salir corriendo si las cosas se ponían feas.

Aun así, aquella chica no parecía con la intención de perjudicarme. La paranoia que podríamos llegar a alcanzar en situaciones como aquella podía provocar más de una herida, más de un problema. No, no podía lanzarme a juzgar sin conocer si no quería terminar mucho peor de lo que uno puede imaginarse. Y estar siempre alerta cansaba, agotaba y terminaba provocando que uno se asustara de su propia sombra. En cierta manera había pasado por aquella hacía demasiado tiempo, cuando Yoo Rin había desaparecido de mi vida. Me concentré en ellas y en sus palabras, asintiendo ligeramente mientras hablaba.

¿Cristales? Un péndulo también le podría ayudar.— comenté mientras la miraba a los ojos, intentando saber hasta qué punto era a su hermana a la que estaba buscando. —Sígame.— me moví alejándome entonces de la sección en la que estábamos, para dirigirme después hacia otra parte de la tienda, hacia el final, que solía pasar bastante desapercibida puesto que la sección de piedras, se encontraba en otro lugar diferente, y allí solían solo acercarse aquellos que tuvieran un gusto extraño por los libros viejos. —Lamento mucho la desaparición de su hermana.— dije, mientras me echaba ligeramente hacia un lado para que pudiera mirar con comodidad. —Espero que pueda localizarla.

Aunque todo tenía sus límites, por supuesto. No todas las personas podían localizar a otra persona de forma exacta, incluso había más de un hechizo y de dos de ocultación. ¿Hasta qué nivel la joven que tenía a mi lado era consciente de detalles como aquellos?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Dom Abr 01, 2012 12:23 pm

-Exactamente lo que busco - dije suspirando antes de darle una sonrisa, sin desviar nunca la mirada de la suya.

Cada persona tenia sus secretos, y en este caso era la primera vez que en cierta manera afirmaba lo que buscaba en la ciudad. Por una parte tenia que admitir lo bien que se sentía contarla sin mentir ni omitirla completamente y ser medianamente sincero con alguien, por la otra parte, tenia demasiado claras las razones que me llevaban a desconfiar de los demás. Aun mas habiendo vivido con la mujer que me crió.

Di un asentimiento a su sugerencia antes de seguirla, parpadeando al escucharla comentar lo de mi hermana.

Le di una mirada de reojo, sin poder evitar observarla antes de desviarla , observando los artículos que tenia delante.
No sabia si era exactamente mi mente jugándomela , pero aquella palabras solo me hicieron sentir como si dudara de mis palabras. No podía juzgarla . Pero tampoco sabia la verdad, por lo que a mi concernía, tan solo podía ser mi perspectiva del mundo intentando tralgiversar sus palabras y su interés.

-Esa energía positiva es exactamente la que necesito - volví a sonreír, sin que la expresión llegase a mis ojos. Sencillamente necesitaba saber que estaba viva, y por donde debía continuar. El ultimo rastro que pude encontrar sobre mi hermana me había llevado a un incendio, y esperaba con todas mis fuerzas que no se hubiera quedado allí.

-Si, yo también quiero encontraba. - tome uno de los pequeños cristales expuestos, acercándomelo para observar la pieza tallada en cuarzo antes de mirarla y sonreír - gracias.

Tome el cristal, manteniéndolo aun en la mano mientras inspeccionaba los péndulos, decantándome por uno corto de cadena en plata que parecía bastante ligero. -Aunque tengo que ver las posibilidades. Calcule en mi mente unos segundos, estimando la edad de la niña, unos 16 años mas o menos , por lo que podía ser como que sabia lo de su herencia o no tenia ni idea de lo que era capaz, aun así tenia que contar con todas las variantes.

Me gire en redondo observándola - Que podrías recomendarme que no fuese el péndulo , imagínate que lo que me queda de ella es poco o que no puedo contar con ello debido a que estoy demasiado lejos de casa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Dom Abr 01, 2012 8:43 pm

Delante nuestro se encontraba una muestra, limitada, de los cristales y péndulos que en realidad tenía en la tienda. Lo justo y lo necesario para que se hicieran una idea, que pudieran llevarse lo que necesitaran en cada instante y si tenían unos gustos específicos —no todos los hechiceros y seres trabajaban bien o de igual manera con unos que con otros— tener una buena colección donde podrían escoger. Asentí con suavidad mientras me echaba hacia un lado, simplemente viendo cómo elegía un cristal de cuarzo y el péndulo, escuchando sus palabras en silencio, con gesto ligeramente pensativo.

Sabía, por experiencia, que la desaparición de una persona que podría ser querida nos trastornaba durante un tiempo. Quizá no de forma literal, pero sí lo suficiente como para cambiar nuestra forma de ver la vida, quizá llevándonos incluso por los instintos más primarios si teníamos pruebas de que había sido “vendido” por otra persona o que los habían asesinado. Salían las partes más oscuras de uno mismo en esas situaciones. No conocía a la joven pelirroja, ni tampoco tenía idea de cuáles eran sus motivaciones. No tenía por qué dudar de sus palabras, solo desear que no se adentrara por caminos que no pudiera manejar o jugara con fuerzas que era mejor mantener controladas. Era mucho mejor que fuera yo quien la guiara a que se dejara llevar por algún ser que buscara corromperla. Era joven, pero tenía un gran potencial o, al menos, esa era la sensación que me daba, el cosquilleo de reconocimiento se había extendido con rapidez por toda mi espalda en cuanto la había visto entrar.

Sus últimas palabras hicieron que la mirara mientras que mi mente comenzaba a funcionar con rapidez. El péndulo y los cristales eran fundamentales, pero había un par de métodos que podrían funcionar mucho mejor si se ponían en consonancia con los dos primeros. Me moví entonces hacia una de las baldas, rebuscando entre los libros hasta que uno fino, que pasaba desapercibido entre todos los enormes volúmenes, sin ningún título en el lomo de cuero marrón pareció saltar a mis manos.

¿Tienes a alguien que te pueda ayudar?— la pregunté mientras tomaba el libro antes de enseñárselo. —Alguien que sea bueno rastreando… hay personas que se dedican a esto y que pueden superar con relativa facilidad las trabas que muchos seres ponen ocultándose.— abrí después el libro, bajando la mirada. —Te puedo mostrar cómo potenciar tus propias habilidades, pero es peligroso y puede ser extenuante… necesitarás tiempo, calma y al menos una hora de meditación para tener tu mente lo suficientemente abierta para poder pasar al hechizo y a la utilización del péndulo y el cristal.— alcé la mirada de nuevo hacia ella. —Te ayudará y si puedes hacerlo con al menos otra persona las fuerzas se incrementarán y las posibilidades también.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Mar Abr 03, 2012 9:53 am

Pude notar el efecto que produjeron is ultimas palabras en ella. Callando y obligándome a quedar a un lado dejando a hacer mientras la observaba como pensaba unos momentos antes de acercarse a una de las estanterías de libros , tomando uno fino, de cuero marrón entre sus manos. No recordaba haberlo visto mientras revisaba los tomos, pero bien visto, el pequeño libro no llamaba tanto al atención como algunos de los demás ejemplares.

-En realidad... - quede unos segundos pensativa, pensando en mi padres antes de oírla tomar nuevamente la conversación, quitándome de mis pensamientos para escucharla.

En cuanto acabo no pude mas que negar con una sonrisa en la cara - No realmente, vengo de Londres , mi padre me mando y me temo que no tengo a nadie aquí.

Pase una mano por mi nuca, apartando el cabello suelto a un lado, por un momento alegre de que su vista estuviera parada en las paginas del libro que sostenía y no en mi rostro. Asentí a sus palabras sin nada que hacer , tenia tiempo entre búsqueda y búsqueda sin pistas y si de aquella manera al menos me aseguraba de estar en el lugar indicado seria una manera mejor de aprovechar el tiempo que tenia. - No creo que ella este poniendo ninguna traba - dije refiriéndome a uno de sus comentarios - en cuanto a lo del tiempo, tengo el suficiente , aunque claro esta, que como antes mejor.

Suspire hondo - Entiendo, te lo agradezco y ten por sentado, que funcione o no, te deberé una. - sonreí de manera amigable a sus palabras, era una de las primeras personas simpáticas que me encontraba en la ciudad, o una de las primera que no me daban malas vibraciones.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Mar Abr 03, 2012 9:54 pm

La observé en silencio mientras hablaba, la noticia de que venía desde Londres, desde la vieja Europa, provocó que frunciera apenas el ceño, pero pronto volvió a su estado natural. Mandar a alguien tan lejos en una búsqueda como aquella no era nada extraño, pero sí peligroso en el momento en el que vivíamos. Cualquier ser podría considerarla como un bocadito perfecto o como el elemento que necesitaba para sus juegos. Aun así, si la habían enviado también significaba que era capaz. No creía que unos padres pudieran enviar a alguien sin que estuviera preparada. Hasta el momento me había dado esa sensación al menos. Y, aunque llevada por las ansias de la juventud, cosa que entendía, parecía lo suficientemente paciente como para esperar si era necesario.

Miré por un momento el libro que tenía entre manos. No era más que una copia de otro que yo misma tenía en mi biblioteca particular, en una de ellas al menos. Era un tanto protectora con mis propios libros y siempre procuraba tener al menos una copia por si era necesario utilizarla. La hice un pequeño gesto para que me siguiera de nuevo hacia la parte más visible de la tienda. No había escuchado las campanilla sonando por lo que estábamos solas, algo que nos vendría bien a ambas.

Es un largo viaje el que has hecho, pero cuando se trata de la familia es normal que nos preocupemos y que lleguemos a recorrer medio mundo si es necesario.— la comenté, deteniéndome para entregarla el libro. —Puedo ayudarte, guiarte si prefieres la palabra, en el proceso. ¿Tienes dónde quedarte? ¿Un lugar tranquilo donde nadie te llegue a interrumpir?— pregunté, mirándola. Aquello era difícil, sobre todo porque al menos la mayor parte de los lugares no se podían decir que fueran seguros del todo. Siempre había posibles brechas que más de un ser estaba dispuesto a romper si querían llegar a un objetivo en particular.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Jue Abr 05, 2012 6:10 am

Iba mirando a un lado y al otro, echando un rápido vistazo a las estanterías en el corto tiempo que duro nuestro paseo hacia la parte delantera de la tienda.

Su comentario me arranco una mueca melancólica, que si bien había visto probablemente interpretaría como tristeza o pena .. Y si bien había algo de eso, también estaba la ironía de toda esta situación.

Tome el libro entre las manos, girándolo para mirar la tapa , ojeando algunas de las paginas.

Alce la vista a su cara cuando empezó a hablar, asintiendo a sus primeras palabras, antes de quedar pensativa durante un momento.

-Estoy quedándome en un motel... - En cuanto había llegado a la ciudad la había recorrido en un lugar un tanto decente donde poder acomodarme. Había traído el dinero suficiente como para alquilar algo mejor, eso lo sabía, pero aun contra las palabras de mi padre, estaba esperando por una prueba de que se encontraba aquí antes de hacer algún movimiento para instalarme en algún sitio mas decente.

Tampoco podía quejarme de donde estaba, el lugar no era el paraíso sin ninguna duda, pero resultaba lo mas tranquilo - si bien te acostumbrabas a los extraños ruiditos que se escuchaban y el dueño admitía , eran algo frecuente - y aun siendo un sitio como el que era, era bastante fácil mantener tus asuntos para ti mismo, no tenias a un vecino dispuesto a cacarear de los demás ni mucho menos uno preguntándote por tus asuntos, por esos factores estaba bien, pero .. - Resulta tranquilo, pero lo de seguro ... - dije mirándola. No es que hubieran tantos lugares seguros en este mundo, y una habitación de motel, ya me imaginaba yo, que no era uno de esos lugares benditos. - seguro no lo creo, pero es lo que tengo, tal vez podría hacer algunos hechizos de protección paralelos , en definitiva es lo que he estado haciendo, solo no se si quiero arriesgarme con este asunto - Con la celosía con la que había estado guardando el que y peque estaba en la ciudad, seria imprudente hacer algo así sin estar seguro del todo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Jue Abr 05, 2012 8:17 pm

Asentí ligeramente ante su comentario. Habíamos llegado ya a la parte delantera de la tienda y me acerqué hasta la puerta para poner el cartel de cerrado. No quería que nadie nos molestara y aunque no era habitual que ya a esas horas comenzaran a llegar personas, podríamos tener mala suerte. Dejé que la cortina de metal bajara hasta media altura gracias al botón que había en el interior de la tienda. Hacía mucho tiempo que había descubierto que si no era por esos mecanismos yo sería incapaz de alzarla o bajarla, pesaba demasiado. Me giré entonces hacia ella.

No quiero que nadie nos moleste y es la única manera de dejar claro que está cerrado.— le comenté mientras volvía a ponerme a su lado. —En el momento que quieras salir solo tienes que usar el botón amarillo para que se alce la cortina.

No quería ponerla nerviosa y verse de repente “encerrada” en un lugar desconocido podía provocar eso en las personas. Mientras hablaba, mientras me decía que estaba quedándose en un motel varias preguntas aparecieron en mi cabeza y también fueron apareciendo diversas respuestas. Tenía una idea de dónde podríamos hacer lo que ella esperaba y, de paso, darle uso a uno de los múltiples apartamentos que diseminados por toda la ciudad tenía. Apartamentos, pisos, buhardillas y casas francas que utilizaba para momentos como aquel. Tenía el lugar perfecto: una pequeña buhardilla que pasaba desapercibida, en los barrios bajos, allí donde nadie se preocupaba por lo que hacían los demás.

Tengo un sitio que podemos utilizar para esto.— comenté, pensativa, mordisqueándome por un momento el labio inferior. —No nos molestarán, pero necesitaremos estar al menos dos días para prepararnos y realizar cómodamente el hechizo y la búsqueda.— volví a mirarla. —¿Estás trabajando o estudiando o solo te dedicas a esto? Si estás libre este fin de semana podríamos hacerlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Jue Abr 19, 2012 6:39 am

Off: Perdona el retraso.
_ _ _ _ _ _
Llegamos a la parte delantera de la tienda, yo aun mantenía sobre mis manos el libro, sosteniéndolo e inspeccionándolo cuando escuche el sonido pesado y quejoso de la persiana bajándose lentamente.
Levante la mirada justo en ese momento, observándolo a la par que intentaba buscarle un motivo para encerrarnos allí.
-Entiendo y gracias por tomarte el tiempo de hacer esto.
Dije sonriéndole. Nunca hubiera esperado que alguien parara por así decir sus negocios por ayudar a otra persona, pero al parecer, eso de que todos no somos iguales se confirmaba. Solo me alegraba que la persona que tenia delante dispuesta a ayudarme fuera ella. Realmente no me veía haciendo esto con una de las dependientas anteriores.
Suspire, como si recuperara de alguna manera una parte de esperanza que no sabía bien cuando había volado de mi. –No, tan solo estoy en esto hora mismo, y ... este fin de semana podría ser perfecto. Que necesitaríamos?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Invitado el Vie Abr 20, 2012 3:43 am

Spoiler:
No te preocupes ^^

Ingenua me habrían llamado, que no aprendía, que siempre ayudaba demasiado rápido a los demás. Quizá fuera porque en cierta manera la veía como una niña perdida que buscaba arreglar las cosas. Quizá fuera porque necesitaba creer que ella haría lo mismo en el futuro si alguien buscaba su ayuda por algo así. Quizá las razones estuvieran relacionadas con mi necesidad por encontrarme a mi misma o quizá porque el tema de la familia era algo que siempre tendría clavado en lo más profundo de mi ser por lo que había ocurrido hacía demasiado tiempo. Como fuera, allí estaba dispuesta a dedicar dos días de mi tiempo en ella y en lo que íbamos a hacer.

Es básicamente lo de siempre: el libro que llevas entre las manos, velas, el athame, las piedras, tendrás que traer alguna fotografía de ella, algo que la pertenezca y un mapa de la ciudad.— le comenté, muchas cosas las tenía y no necesitaba que las comprara. Además del péndulo, las piedras. El círculo lo prepararía antes de que llegara. La miré a los ojos y sonreí. — Y la fe y la confianza de que va a funcionar, de que todo saldrá bien. Muchas veces nos bloqueamos nosotros mismos porque vamos de antemano que no lo conseguiremos.

Tendríamos que prepararnos, por supuesto, física y mentalmente. No sería fácil, pero esperaba poder conseguirlo. No era tampoco algo peligroso, no tanto como sería convocar a algunos seres como sabía que hacían algunos de mis congéneres. Los tratos con los demonios parecía que era una práctica cada vez más extendida con todos los peligros que eso conllevaba. Un pequeño escalofrío me recorrió al pensar en esos seres, pero procuré que no se notara mientras la miraba con una sonrisa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una pizca de romero, un poco de sándalo y ese libro viejo. {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.