Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Rebel, Rebel [Kenneth]
Jue Mayo 24, 2018 10:09 am por Kenneth Shaw

» Disenchanted [Adrian]
Jue Mayo 24, 2018 7:15 am por Kenneth Shaw

» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Noche Roja (Priv.)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Sáb Mar 03, 2012 5:21 am

David durmió en uno de los refugios que estaban distribuidos por toda la ciudad, refugios que podían contener de todo, desde información, tegnología o armas, sí , armas, la Talmasca ya no era una orden de viejos eruditos con mohosos libros bajo el brazo, estaban cogiendo las armas y se defenderían, si el criterio de unos pocos gobernaba ahora el mundo, entonces el criterio de ellos también podría ser igualmente válido en aquellas situaciones que la Talamasca considerara peligrososa o intolerables. Los tiempos de persimividad quedaron atrás.

Aquella noche los coches patrulla estaba congregados en una de las zonas bajas y más pobres de la ciudad, las luces rojas y azules se refljaban en las paredes descorchadas y lo ladrillos manchados. Era un lugar habitual de tráfico de drogas y de prostitución, lo hechos violentos eran el pan de cada día. Un corro de curiosos se incilinaba hacia delante, sobre el cordón policial, tratanto de enterarse de algo, con morbosa curiosidad. Uno de los sargento de homicidios, un hombre entrado en edad, con canas en el cabello y una barriga que sobresalió, gruñó al ver a los curiosos y los entrometidos.

-Mierda, asco de ciudad.-se volvió cuando vio que el coche se Cassel se acercaba. Fue hasta él y esperó que abriera la puerta.-Buenas noches, Cassel.Esta noche tenemos una prostituta de 14 años, ha sido desangrada en la bañera y parte de su orgános están pegados al techo del baño, realmente precioso.-sonrió sin nada de humor-y chico, uno de los peces gordos ha decidido enviar a uno de ese insectos refinados de la oficina del interior.

Otro coche atravesó el cordón policial, negro y brillante. Un hombra alto, de piel dorada, vistiendo un traje negro con corbata que le quedaba impecable, descendió del mismo, llevaba gafas de sol en plana noche.

-Joder, todos parence maricones.-pero David no tenía aspecto de afeminado ni mucho menos, se le veía masculino, alto y la musculatura de su cuerpo, se mostraba a cada paso que daba, fue directo hacia ellos sin una sombra de vaciliación.

-David Talbot.-se presento con voz profunda, sensual.

-Adam Parker.-el sargente se sobresaltó cuando aquellos morenos dedos le apretaron la mano rechoncha, casi juraría que podría aplastarle todos los dedos, David había escuchado sus palabras claramente, cuando le soltó, trató de no hacer una ligera mueca de dolor-Su compañero en este caso, Victorio Cassel.

-Señor Cassel.-y le tendió la mano derecha sin quitarse sus lentes oscuras.

avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Sáb Mar 03, 2012 5:55 am

Otra de esas noches desvelado en la cual se pasó mas tiempo en la bañera que en la propia cama. Cada vez que cerraba los ojos veia al vampiro, ambos cuerpos desnudos, rozandose, jadeando e infinidad de cosas mas. Talbot no habia errado ante aquella afirmacion y tampoco yo habia mentido al lanzar ese comentario desvergonzado, pues habia pasado una noche bastante....agitada. Asi que bajo mis ojos tenia unas sombrillas oscuras que no pude borrar ni con litro y media de café.

Había decidido dejar el cuerpo de policia, establecerme por mi cuenta como investigador privado. Ayudaria a las personas de otra manera, a mi manera, sin necesidad de pedir una orden para todo. Total, cada vez estaba mas claro que no se esforzaban por ganarse el sueldo, cuando se veian desbordados ignoraban las llamadas de socorro que no eran pocas. Por ello me sorprendió que mi jefe me llamase para investigar un asesinato en los barrios bajos, zona que por lo general se limitaban a ignorar. La victima, una joven de 14 años...o lo que quedaba de ella.

Salude a mi jefe con un ligero movimiento de manos y una sonrisa condescendiente a sus palabras desenfadadas, tan fuera de lugar como la mayor parte de sus comentarios. Tome los informes para inspeccionar los datos que los oficiales habian recogido hasta el momento y tragué saliva al ver las fotos de la victima, aun no me acostumbraba a las orgias de visceras a la hora de la cena.

-¿Peces gordos?- lo mire con el ceño fruncido y luego observe aquel cochazo que dejaba practicamente en la mierda a mi pequeño carro. Pero lo que mas me sorprendio fue ver a Talbot bajar de el. Tal y como él habia comentado la noche anterior apelando al secreto respecto a la Talamasca, debia fingir que no lo conocia, pese a que me hubiera pasado la mayor parte de la noche soñando y fantaseando con el.
Tan solo esperaba que mi rostro no me delatese.
Apreté firmemente la mano y sonreí escueto al moreno que ocultaba su potente mirada.

-Encantado de trabajar con usted Talbot.- añadi tras alejar mi mano de la suya y le ofrecí los informes para que les echara un vistazo. Le indiqué que me siguiera con un ligero movimiento de cabeza dejando atras a mi jefe y le fui poniendo al corriente -La victima ha sido indentificada como Miranda Watson, 14 años, no se le conoce familia viva por lo cual nos ahorraremos ese paso.- abrí la puerta de la habitacion de aquel motel en el cual la habian encontrado entrando en primer lugar y el hedor de la putrefaccion casi me afixia el olfato. Lleve la mano a mi rostro tapando la nariz. Una habitacion insulsa, paredes grises, cortinas desgastadas, decoracion pobre y barata, todo aparentemente normal, lo cual me dio a entender que el asesinato se habia producido exclusivamente en el baño.

-Gracias chicos, dejenos a solas y desalojen el circo montado ahi fuera por favor.- dije en general a los oficiales que recopilaban pistas, pruebas e incluso al forense que se encontraba en el baño.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Sáb Mar 03, 2012 7:07 am

Al vampiro no le pasó desaparcibidas las sombras bajo los verdes ojos del policía, imaginaba que parte de la noche se la había pasado "descargándose" como dijo él, lo comprendía, lo que ocurria era que la sangre provocaba una euforía erótica y sexual muy violente. De ahí que un humano que bebiera sangre directamente con un vampiro y luego tuviera sexo con él podría morir, literalmente, corriéndose una y otra vez.

El tufo a sangre golpeó a David que era más sensible a este tipo de aromas en particular y al de muerte que normalmente era una esencia demasiado sutil para ser captada por los mortales pero allí era una peste terrible, descomposición, miedo y horror a partes iguales, salpicando las paredes de todo el apartamento. La chica debía estar completamente aterrorizada antes de ser asesinada violentamente en cuarto de baño. David esperó que todos los policías se retiraran de la escena y cerraran la puerta tras ellos, se puso unos guantes de latéx y después de quitó las lentes, sus dorados ojos recorrieron todo el lugar. Se aproximó a la cama, era grande y vieja, las sábanas estaba arrugadas y había manchas de esperma, frunció el ceño, aquel esperma...cogió un poco con la punta de los dedos y lo olió.-No es humano.-se limpió con un pañuelo-y hay varias clases.

Fue tras el policia y entraron en el cuarto de baño, el vientre estaba abierto y las entrañas estaban colgadas en el techo, la chica tenía el cuello echado hacia atrás y abierto de oreja a oreja, los ojos vacios miraban sus propías víceras, su cuerpo blanco flotaba en su propia sangre. David rodeó la bañera, observando la postura de las manos, del cuerpo y de como la habían abierto. David estaba mas que curtido y aquello no le hizo ni siquiera parpadear, luego sus ojos repasaron el baño y vio una leve sombra que se iba desvaneciendo, chillando, alargando las manos hacia él.

-Cassel, venga aquí..-le tomo suavemente de los hombros, haciendo que mirara hacia los azulejos amarillentos donde el fantasma ya era tan débil que David no podía retenerlo-¿siente algo? cierre los ojos..-su boca se coloco a la altura de la oreja-dígame..siente como varía la temperatura..siente esa presencia..? vacie su mente solo unos segundos.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Sáb Mar 03, 2012 11:01 pm

En las sabanas revueltas habian trozos recortados, seguramente capturando parte de aquel semen que habian regado entre ellas. El asesino habia dejado una huella importante, lo cual me daba a entender que quizas confiaba en la ineficacia de la policia...eso o no...no era humano. Las palabras de David se lo confirmaron. Gire el rostro cuando se lo acercó a la nariz -¿Varias clases? ¿Quiere decir que hay mas de un asesino?- mi ceño se frunció, parecia que se habian dado un festín con la pobre criatura, esos malditos.

Entre al baño y senti unas arcadas seguido de un malestar general. Deberia estar acostumbrado a toda clase de escenas macabras, pero iluso de mi nunca dejaba de sorprenderme. El hedor era mas insoportable ahi. Cogi el pañuelo del interior de mi chaqueta y lo aplaste contra mi nariz, afortunadamente el olor a colonia de este podia camuflar la peste.
La sangre salpicaba hacia todas partes y del techo...joder sus intestinos colgaban como si fueran chorizos en una charcuteria de barrio. Inspeccioné mientras David se acercaba a la bañera, los alrededores. El espejo estaba roto, le faltaban algunos pedazos y estaba bañado en sangre. Miré a la chica y vi el ematoma en su frente -Seguramente ese habria sido el primer ataque del asesino, golpear su cabeza contra el espejo- añadí acercandome a el para observar si habia alguna huella en el, posiblemente en algun cristal...podria ser el arma del asesino.

Debia buscar el arma homicida por que....si alguien lo habia hecho con sus manos, entonces la cosa se estaba jodiendo por momentos.
David me sujeto, tiro de mi y me hizo mirar hacia una direccion en donde no vi mas que azulejos enranciados. Hablo en mi oido y senti un efimero cosquilleo. Cerre los ojos tal y como me pidio y me propuse "ver" a esa presencia, pero ese hedor...insoportable.
Si es cierto que hacia mas frio en determinada zona del baño, un baño de por si helado. Al abrir los ojos quede boquiabierto, el corazon me dió un vuelco y me latió practicamente en la garganta. Era la sombra de una figura deforme que se hacia mas y mas pequeña, incluso pude escuchar un lamento.

Me sobrecogí, ladee el rostro para mirar a David -Es....es ella?- dije en un susurro y voltee la mirada hacia ella -¿Quien te hizo esto?- lanzo la pregunta al aire sin preguntarse nada y esperando quizas que ella le respondiera antes de desvanecerse por completo.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Sáb Mar 03, 2012 11:40 pm

Pero ella ya no podía haber y si lo hacía a ellos no les llegaba, solo extendió las manos en gesto de súplica, se abrazó el vientre y luego inclinó la cabeza, su figura se desdibujó. David apartó sus fuertes dedos de los hombros de Cassel y dio un paso atrás, volviendo la cabeza hacia la bañera, metidando durante unos segundos sin apartar los ojos de la mujer, parecía una especie de sacrifio pero puede que lo ocurrido allí fuera un horror más negro todavía.

-Las almas suelen rondar sus cuerpos unas cuatro horas depués de la muerte, después se desvanecen al otro lado sea Cielo o Infierno.-la forma de pronunciarlo dejaba claro que David albergaba sus dudas sobre el destino real de las almas. Era en aquellos momentos cuando David se percataba de cuanta humanidad había perdido, mientras que Cassel estaba pálido, casi verde, con una mueca de asco en el rostro , David lo que sentía era hambre. Un hambre que le corroía las entrañas al ver la sangra en la bañera, apretó los labios y apartó el rostro.

Salió del baño para darse un respiro, los colmillos ya estaban creciendo en su boca, había visto más que suficiente.-Cassel, quizás cuando le hicieran la autopsia deberían comprobar si había estado embarazada.-cerró los ojos y se masajeó suavemente las sienes-creo que se llevaron al feto o al bebé. Ultimamente hemos sabido demonios que se unen con mujeres para tener hijos. Cuando un niño medio demonio nace aquí en la tierra no está atado a las reglas del Infierno y por tanto no puede ser desterrado. Puede que lo ocurrido aquí fuera un rito por el parto pero no esperaron que diera a luz de forma natural.

Eso era maldad en estado puro y sin destilar, tomar a la criatura del vientre de la madre muerta y apoderarse de ella, corromperla desde la esencia. ¿Dónde estaban los ángeles cuando ocurría eso? seguramente repartiendo chocolate, aliviando con palabras la misera de algunos, procurando dar buena imagen mientras demonios fornicaban con mujeres y robaban bebés. Ah...sí, por esta misma razón dudaba de ellos y de su fe, si tienes miedo de mancharte las manos entonces quédate en el cielo, oliendo flores.

Esperó que Cassel saliera del baño, mirándolo, quizás pudieran probar otra cosa.-Cassel, puedes ir hacia el futuro, ya te dije que el tiempo es una corriente y si vas hacia delante también puedes ir hacia atrás. Quizás pudieras ver que paso aqui..aunque será duro, cuando vas hacia delante te dejas llevar cuando vas hacia atrás tienes que empujar.

Fue hasta él y le cogió las manos.-mírame a los ojos, conectaré mi mente a la tuya y te guiaré.-pero no quería ser duro para la primera vez.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Dom Mar 04, 2012 2:44 pm

Aquella información me dejó helado. ¿Habria estado Eliel cuatro horas observando su cuerpo sin vida, esperando a que apareciera antes de desvanecerse? ¿Se habria disuelto agonico como lo habia hecho la alma de esta pobre joven? Siempre habia pensado, o mas bien habia deseado creer, que la muerte era el descanso para nuestros cuerpos y almas, que no sentiriamos mas dolor, que no sentiriamos nada. Esa experiencia habia dado un vuelco a mis ingenuas creencias, habia vida mas allá de la muerte, el ciclo no parecia acabar jamás. De pronto me senti abandonado, es decir, David me habia sujetado para q ue mirase atento hacia el rincón y su tacto se habia desvanecido dejandome a solas con el cadaver abierto. Senti una soledad desgarradora y creo que inconscientemente pedi que Dios me diera fuerzas para seguir creyendo en él cuando escuche desde el otro lado lo del ritual, lo del embarazo.

Me voltee y camine hacia el marco de la puerta en donde el aroma era menos viciado, por fortuna mi olfato se habia acostumbrado al hedor. Inspire hasta llenar mis pulmones de aire y lo fui soltando poco a poco, una tecnica de relajacion que me ayudaba a aclarar mi mente. Luego miré a David.
-Entiendo- mentí deliberadamente. ¡No podia entenderlo! Tanta crueldad...tanto sadismo, oh Dios, que dificil resultaba mantenerme firme y sereno. Me frote el rostro con ambas manos, varias veces, despeinandome y fui hasta David quien parecia particularmente perturbado, a saber por que.

-Si. Seguro, puedo hacerlo- mentí de nuevo, en susurros. No me creia capaz de regresar, jamas antes lo habia intentado...pero no me quedaba de otra, debia confiar en que podia hacerlo. Las manos del vampiro estaban frias, sin embargo el tacto era suave, agradable pese a esa condicion. Conecte mis ojos con los suyos, relucian como dos pepitas de oro en donde la pupila se perdia confundiendose con el resto de la dorada orbe. Me invitaba a evadir la mirada, sin embargo debia contenerla, aguantarla.

Durante varios minutos no ocurrió nada, seguia mirandolo, empujando a mi mente tal y como habia hecho a buscar lo acontecido en esta macabra escena, pero parte de mi no queria verlo, no queria contemplar el horror en su estado mas puro.
"Se fuerte" me dije, necesitaba de estimulos "Mantente firme, nunca mires a atras, nunca te arrepientas y sigue caminando". Solte un largo suspiro y senti como un dolor agudo penetraba mi mente obligandome a cerrar los ojos con fuerza.

Deje de sentir.

¿Por cuanto tiempo? No lo sabia. Mas cuando abrí los ojos David ya no estaba allí, habian otras personas y yo me encontraba en el baño. Escuchaba sus voces distinguiendo dos de ellas completamente diferentes entre si. Una era la de la muchacha, risueña y descarada, que invitaba al deseo mas pornografico soltando palabras lascivas. La otra era mas grave y sin embargo suave, aterciopelada y ligeramente dulce.
Me asomé por la puerta del baño abriendola una rendija para observar ignorando que ellos no podian verme por que yo no estaba ahi...y vi.

Ella en ropa interior estaba a horcajadas sobre el otro, moviendo sus caderas lentamente sobre él. De pronto se levanto y anunció que iria al baño a ponerse comoda. La ví venir hacia a mi y me aparte quedandome con la espalda pegada a la pared.
Entró, olia a perfume barato. Se miró al espejo y se retocó el carmin rojo de sus labios ignorando que el hombre o lo que fuera, estaba ya tras de ella. Se sobresaltó al verlo y antes de abrir los labios para soltar una queja este la cogió del cabello y le estampo el rostro fuertemente contra la pared dejandola aturdida. En ese mismo momento fui a detenerlo, un acto reflejo, pero mi cuerpo atraveso el de ambos como si ellos fueran tan solo una ilusión. Jadeé contra los azulejos y cuando me di la vuelta vi a la muchacha relegada en la bañera, al asesino sobre ella y sus manos en las cuales las uñas se habian desarrollado hasta quedar afiladas como cuchillas se ensañaban con el cuerpo salpicando sangre a borbotones.

Consciente de que estaba viendo el pasado y de que no podia hacer nada para evitarlo me voltee y aprete el rostro contra los azulejos.
-Basta...- gruñí golpeandome la frente con ellos sistematicamente lleno de frustracion -Suficiente, ya basta...¡QUIERO IRME!- grite sin escuchar mas respuesta que un sonido espeluznante, el lamento agonico de un feto deforme aun no desarrollado.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Dom Mar 04, 2012 11:44 pm

Unos fuertes brazos rodearon a Cassel por detrás y lo atrajeron hacia un ancho pecho, apretándolo con cuidado-Deja de hacerte daño-susurró la voz de David en su oído-calma..-había unido su mente a la suya, manteniéndose al margen como un mero observador, controlando las energías para que le supusiera más sencillo retroceder en el tiempo sin riesgos, cuatro horas era un esfuerzo para uno neófito como él. Pero no podía permitir que se lesionara o que se transtocara, alargó una de las manos sin soltar al policía y una hebra plateada se manifestó en el aire, el vampiro la aferró con los dedos y haló de ella.

De nuevo estaban en la habitación, David mantenía aferrado a Cassel entre sus brazos y suavemente lo condujo hacia la ventana, notando que su cuerpo se estremecía a breves intervalos, se sintió culpable, quizás lo había sometido a demasiada tensión para ser una primera sesión pero la demostración de poder fue impresionante habida cuenta que Cassel era solo humano. Abrió la ventana y el aire de la noche entró en pequeñas ráfagas, acariciando el rostro del policía.

David acarició su mejilla con la punta de los dedos para que se fuera relajando-respira profundamente.-podía vomitar, solía ocurrir cuando se hacía ese tipo de viajes vertiginosos, el cuerpo se resentía. En aquellos momentos Cassel se le antojaba un niño, demasiado joven, demasiado vulnerable para todas aquellas responsabilidades que pudiera pesar sobre sus hombros. David frunció el ceño, quizás fuera mejor que no entrara en la orden, después de todo ésta tenía sus días contados a la larga.

-¿Mejor?-poco a poco lo fue soltando para ver si era capaz de mantenerse en pie por sus propias fuerzas. Dio un paso atrás.-Quizás te he exigido demasiado, Cassel. Discúlpame.-los aprendizajes iban paso por paso pero Cassel poseía talento natural en bruto y cuando David creía que solo daría dos pasos de pronto se echaba a correr.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Lun Mar 05, 2012 12:13 am

No fui consciente, me habia sobrepasado, pese a que habia visto infinidad de cuerpos destrozados de forma diferente... pero jamas habia presenciado el brutal asesinato de uno. No me habia preparado mentalmente para ello y habia..perdido. Me resulto intolerable...pero mas tarde tendria tiempo para enfadarme conmigo mismo, ahora no podia razonar. Una lagrima resbalo por la mejilla, esas que con tanto esfuerzo me tragaba. Jadeé fatigado, sentia que mi cuerpo habia estado corriendo una larga carrera sin tomar descanso alguno, el corazon me latia fuerte al ritmo alocado de mis respiraciones. Habia mantenido los ojos cerrados y no los abri hasta que la densidad y el terror se disipo en el ambiente.

Talbot me sujetaba cuando mis piernas amenzaban con fallarme y agradeci que el aire frio diera contra mi rostro, despertandome poco a poco de esa horrible pesadilla y guiado por sus palabras fui calmando mi cuerpo incontrolable hacia un rato, hasta dejar de sentir esos escalofrios. Me abracé a el, antes de que se apartara, lo necesitaba, aunque el tacto era tan duro que no fue tan reconfortante como pense y entonces surgio la dura reprimenda.

-Que fallo. Menudo fracaso- susurre desviando la mirada hacia la ventana abierta esbozando una sonrisa frustrada -Pensé que ya tenia controladas este tipo de cosas.- apreté los puños y camine con el unico fin de salir de aquel baño en donde mi negatividad parecia potenciarse.

-No..yo lo siento Talbot, yo...la vi tan indefensa y ..no..no pude hacer nada...oh Dios...y pensar que....que un día, mi hermana...- trate de explicarme, excusarme... o de hablar tan solo -Necesito entrar David.- me gire, mis ojos verdes relucian por su conviccion -No importa...lo que tenga que ver o hacer...y esto no volvera a suceder, sere fuerte, necesito serloi. Lo prometo.- añadí manteniendo los puños tan apretados que senti que mis uñas horadaban la piel. Aunque tras mis palabras habia algo mas, mi fe en la humanidad, en la bondad, en que aun habia esperanza, se debilitaba a pasos agigantados y esa fe era la base de mi fuerza.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Lun Mar 05, 2012 12:43 am

David se quedó quieto cuando Cassel se abrazó a su cuerpo, buscando consuelo durante unos segundos, se sintió algo incómodo cuando percibió que el joven se resentía de la dureza de aquel cuerpo vampirico, era rodear con los brazos una escultura de mármol, fresca al tacto para un humano no era algo agradable a menos que estuviera acostumbrado o el vampiro hubiera ingerido sangre rencientemente por lo cual su carne era más blanda y tibio al contacto. Pero aun así alzó la mano y sus largos dedos se perdieron entre los brillante cabellos negro, asombrándolo con su suavidad, intentando infundirle calma hasta que Cassel se separó de él.

Los orbes dorados lo siguieron y caminó tras él, en silencio durante unos segundos, observando con aquellos ojos que veían tanto a veces, todos sus pequeños gestos inconscientes que en cierta forma se le hacían encantadores, Cassel eligió una profesión peligrosa en una ciudad peligrosa y corrupta, donde los humanos eran cada vez menos para satisfacción de algunas de las criaturas sobrenaturales. ¿No éran acaso extraordinarios? reprensetaban todo lo bueno y lo malo, eran capaces de lo peor y de los mayores sacrificios. No tenía poderes pero su lucha diaria los hacía más dignos de cualquier alabanza que los propios ángeles, cada día sobreviviendo en un mundo lleno de arrogantes con dones increíbles y desaprovechados, David nunca dejaría de lamentar haber perdido su humanidad aunque hubiera asumido su naturaleza de vampiro.

Se quedó impresionado por sus palabras, parecía completamente decidido aunque ahora fuera el mismo David quien tuviera sus dudas, temía por Cassel y su hermana. Él ya había sufrido a causa de la orden y de sus propios fines, luchaba en una batalla solitaria donde casi todos le decían que abandonara, que debía darse por vencido pero David no quería capitular. Ladeó el rostro, estrechando sus ojos, cavilando...quizás hasta rezando.

Fue hasta él y le tomó la barbilla para que alzara el rostro, mirar sus ojos de tono oliva intenso.-Bienvenido a la Talamasca, Victorio Cassel.-le tomó de las mejillas suavemente y se inclinó apenas para depositar sus labios sobre su frente soplando un poco para apartar las hebras del flequillo.-Serás mi protegido, seré responsable de ti. Y como mencioné, también de tu hermana, no deberás temer por ella.-separó su boca, extraño lugar para una ceremonia de aceptación. Retrocedió y se quitó el anillo de oro que llevaba en el anular dereche, era simple, sencillo-tiene grabado en runas mágicas una serie de palabras de nuestra orden y que te permitiran identificarte, también otras coas. Guárdalo bien.-casi como si estuvieran prometiéndose lo deslizó en su anular derecho-ya habrá tiempo para una ceremonia más formal.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Lun Mar 05, 2012 5:59 am

Espere algunas palabras por su parte, algun gesto de burla, un suspiro, una negacion...cualquier cosa. Pero el vampiro estaba quieto, tanto que me dió la impresion de que habia mutado a una estatua. Desee entrar en su mente para saber que pensaria de mi, de mis palabras, de mis propositos, desengañandome de una vez por todas, pero ese poder no era el mio. Relajé las manos y el cuerpo cuando me tomo del rostro, sus acercamientos eran lentos, podian ser evitados con la simple rapidez de un humano, pero esa mirada capaz de cautivar me dejó a la deriva. Cerre mis ojos cuando besó mi frente, un gesto tan fraternal el cual pense que jamas tendria la oportunidad de experimentar. ¿Era un ritual de iniciacion? o quizas...solo es que le caia bien pese que habia visto en algunos casos lo peor de mi.

Suspire largamente mas calmado, sintiendo una renovada esperanza al escuchar esas palabras que habia deseado. El lugar careció de importancia, pese a que estabamos en medio de aquella investigación -Gracias David.- emplee su nombre de pila, o al menos me sentí con derecho para ello, como una excepcion a mi costumbre de llamar a mis superiores por su apellido. Alzó la mano para ver el anillo mas de cerca, a simple vista parecia una alianza de boda de un color similar por no decir identico que al de sus ojos.

Le sonreí agradecido, el miedo quedó atras, tambien todas esas inseguridades. Me sentia listo para seguir indagando en aquella macabra escena, pero antes...antes lo volvi a abrazar, me daba igual su dureza, su frialdad, esta era mi manera de agradecer pues a veces las palabras me sonaban frias y distantes. Inspire despacio antes de separarme, mis brazos lo habian rodeado por el cuello y fueron deslizandose por el al tiempo que me alejaba, desprendiendo al tiempo un sutil olor a canela cuyas notas destellaban por encima del aroma mustio de aquella invitación.

-Al menos la vision del pasado nos ayudo a saber que ocurrió aquí y a ver el rostro de nuestro atacante.- comente sonriendo ligero, no habia mal que por bien no viniese -¿Crees que ese ser se trata de un demonio? ¿O quizas sea un...hibrido con alguna otra raza mas?- pregunte -mencionaste dos esencias diferentes...puede que realmente no se trate de un demonio completo.- añadí volteando el rostro con ligereza hacia las sabanas en donde habian fornicado.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Lun Mar 05, 2012 9:37 am

Caseel lo volvió a sorprender cuando lo abrazó de nuevo, rodeando su cuello con sus brazos, aquel gesto de intimidad lo cogió desprevenido, sus pechos se pegaron y pudo sentir de forma perfecta como bombeaba su fuerte corazón, lleno de energía, vitalidad. David cerró los ojos para concentrarse en aquella suave vibración que le pareció maravillosa, algo a lo que no terminaría de acostumbrarse jamás, sentir la vida contra su pecho muerta, caliente, poderosa y con la sangre bullendo con ardor. Casi asomaron los colmillos sobre sus labios pero los retuvo, en vez de eso, alzó sus bronceadas manos y las pasó por la estrecha cintura del policía, completando el círculo durante unos minutos. Permitió que Cassel rompiera de nuevo el contacto, los ojos dorados ojos de David parecieron arder cuando los dedos acaricieron su cuello y pudo olor perfectamente su aroma, canela, tan exótico.

Lo miró, por unos momentos pareició quedarse ensemismado hasta que parpadeó y prestó atención a sus palabras. Volvió de nuevo la vista hacia la cama revuelta, meditando-Puede ser, un híbrido...creí sentir otra cosa además pero solo viste a uno en tu visión- a veces costaba verlo todo, no estaba del todo seguro-quizás el aroma a humanoque siento pertenece al chulo de la chica, huele a óxido.-apenas arrugó su nariz.

Uno de los policías tocó a la puerta y abrió-¿Ya han acabado?-David se colocó las lentes oscuras sobre sus resplandecientes ojos.-el sargento dice que tenemos que llevarnos el cuerpo-David se hizo a un lado, dejando que Cassel asumiera de nuevo el mando de toda la situación, cruzando los brazos sobre su pecho, esperando pacientemente.

Salieron juntos de la construcción y David subió en el coche con Cassel-¿cual debería ser nuestro siguiente paso? ¿buscar al chulo de la chica? puede esta no se la primera vez que vende a una de ellas.-no sería extraño-suspiró cuando comenzó a llover con intensidad, echó la cabeza hacia atrás en el reposa cabezas, sus cabellos castaños acariciaron su rostro y su frente-Te ayudare en esta inviestigacion hasta el final quiero ber a ese bastardo entre rejas y al demonio...muerto-la sed de sangre se delató en su voz, ese demonio tenia que perecer por toda la maldad que estaba engendrando.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Mar Mar 06, 2012 4:37 am

La teoria del chulo tenia más sentido, las prostitutas y mucho menos las mas jovenes y de cierta belleza, no solian trabajar solas. Siempre habia una garrapata con aspecto de gorila que trataba de chuparles la sangre abusando de aquel desgraciado trabajo. Pero ese aroma aa oxido que percibió David, tuve que reconocer, que me dejó confundido. Volví a mirar con detalle el lugar, puede que el chulo hubiese venido a buscar a la victima al ver que ella no venia hacia el y h ubiera encontrado el cadaver. Incluso puede que él hubiese alertado a la policia, despues de todo el aviso vino de parte de un anonimo. Habian muchas hipótesis en el aire, teorias que necesitaba esclarecer.

Miró al policia, el cual unicamente habia asomado la cabeza por la puerta y asentí a su pregunta -En cuanto el forense acabé con el cuerpo que me llame.- le adverti al joven haciendo un ademan para que pasaran, pues ahi ya habiamos terminado. Salí primero de alli y agradeci ese frio y esa brisa que despejo mis fosas nasales de la putrefaccion y del crimen -Se a donde tenemos que dirigirnos...no se esfuerzan por esconderse.- añadí caminando hasta mi coche. David se monto en el lugar del copiloto y yo accioné el motor olvidandome de que la musica estaba a todo volumen. Apague de inmediato la radio soltando un cansado suspiro al ver que de la nada empezo a llover. Ultimamente el clima estaba realmente inestable.

-Creeme David, yo tambien- añadi sonriendo leve antes de embragar primera y pisar el acelerador. Me dirigia al final de la calle en donde gire hacia la derecha. Las calles cada vez mas estrechas y sombrias en donde en algunas esquinas estaban esas mujeres vendiendo sus encantos al mejor postor. No muy lejos de ellas se encontraban sus guardianes, cruzados de brazos, en las sombras, expectantes como hienas esperando tomar algun bocado de las sobras.

No tuve que avanzar mucho mas, debia ir a una velocidad pausada pues la calle era continuamente atravesada por feminas que iban de un lado hacia otro pavoneandose. Me fije en una chica joven, apenas tendria unos trece años, apenas su pecho se estaba desarrollando...demasiado maquillada, pero relegada a un rincón, sin exhibirse como las demás. Bajé la ventanilla y la miré. Ella detuvo su mirada en mi unos segundos antes de desviarla hacia una esquina en donde seguramente aguardaba el chulo. Parecia cohibida, indispuesta, pero aun asi se acercó, se inclinó hacia a mi.
"¿Quieres pasar un buen rato?" su voz era aguda como la de un ruiseñor, con un tinte meloso y aun asi timida "Los dos seran 100 dolares". Advirtió al ver que no estaba solo. Sus ojos me dijeron mucho mas que cualquier palabra.

-Monta, te pagaremos 200 dolares.- añadí haciendo un movimiento de cabeza y ella, tras mirar nuevamente hacia la esquina, accedió y se acomodo en el asiento trasero.
-David..¿Podrias preguntarle por mi si conoce a Miranda? No puedo despegar los ojos de la carretera.- menti, podia hacer muchas cosas mientras conducia, pero sabia que las dotes de David para el interrogatorio serian mucho mejores que las mias, mas que nada por que podia leer la mente. Me percate de ese alzamiento de cejas, mas bien un afligimiento en el rostro y ligera confusion. Seguramente ella ya sabia que su compañera estaba muerta.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Mar Mar 06, 2012 5:59 am

David observaba aquellos cuerpos jóvenes y no tan jóvenes, exponiéndose a ambos lados de la calle, eran como muñecas rotas, con los ojos vacíos y con ropas de escasa calidad que apenas alcanzaba a cubrir la blanca carne, creyendo que todo aquello era erótico y sensual pero no era más que vulgar, lo de siempre, una barniz dorado sobre porquería. Porque ellas no eran mas que esclavas de lo hombres, de esos hombres que en muchas ocasiones eran sus camellos, la droga era una forma de atarlas en corto y tenerlas bajo su control al tiempo que le descontaban el dinero de sus ganancias. Sus ojos buscaron entre las sombras a sus chulos, notó que su estómago se revolvía, dentro de una noche tendría que salir a cazar, era algo que no podía posponer aunque David procuraba alimentarse lo mínimo imprescindible para mantener todas sus habilidades.

Ladeó el rostro cuando Cassel detuvo el coche, viendo como invitaba a la chica a subir al coche con ellos, era una chiquilla, una niña. El ceño de David se arrugó, volvió la cabeza, buscando la cara del hombre que era su amo entre las sombras, de repente tenía sed, una sed monustruosa. No le importaría alimentarse de aquel hombre con su brutalidad acostumbrada, acorrarlarlo contra una pared y hundir los colmillos en su cuello, sabía que a pesar de que todos se proclamaban machos heterosexuales cuando bebía de hombres así, terminaban teniendo una erección y gemían entre sus brazos, seguro que no les importaría ser follados por un vampiro, simplemente patéticos, merecían acabar entre la basura.

Su tren de pensamientos se interrumpió cuando la chica subió al asiento trasero, extrañamente cerró recatadamente las piernas a pesar de llevar un vestido que dejaba poco a la imaginación. David sonrió, levemente, cuando Cassel pidió que la interrogara...ahh que deliciosamente sutil, eso le gustaba, parecía que en los tiempos que corrían había poco espacio para la elegancia pero eso no menospreciaba su auténtico valor.

David se giró hacia el asiento de atrás, la chica se le quedó mirando y dio apenas un gemido cuando el vampiro se despojó de las oscuras lentes, los dorados ojos de David parecieron tragarse los ojos negros de ella, ahora ponía poder en su mirada, ella dejó caer las manos a ambos lados del cuerpo, quedándose totalmente relajada sin apartar la vista del rostro de David.

-Eres una buena chica.-alargó su bronceada mano y sus dedos acariciaron su mejilla. David no necesitaba hablar para interrogarla, aquella mente era demasiado sencilla, la asaltó rapidamente y se hizo con ella con facilidad, ahondando en sus recuerdos, buscando las respuestas que ellos necesitaban pero el toque fue gentil, sin brusquedades.-Cassel para en esa esquina, tengo la información.

Esperó que el auto se detuviera y se abrió la chaqueta, cogiendo mas de doscientos dólares de su billetera, se los depositó en la mano-Bueno, Lucy, lo que harás ahora mismo sera coger el primer autobús para salir de la ciudad, volverás con tu hermana y le dirá que si estás dispuesta a aprender con ella en la peluquería, te he dado dinero para el alojamiento y mas. Olvidarás que subiste a este coche y nuestros rostros. Ahora baja, buenas noches.

Ella asintió como embobada y se bajó del coche, dio unos pasitos por la cera y luego giró en la esquina. David se volvió a colocar las gafas-Se llama Lucy, casualmente compartía piso con Miranda pero no chulos. El chulo de Miranda tenía mala fama incluso aquí, lo llama Bonko y es un negro enorme y fuerte, al parecer, Miranda estaba ganando mucho dinero en los últimos tiempos, Bonko la llevaba a unas fiestas exclusivas en el centro de la ciudad, puede que incluso esté implicado Caim, le encanta revolcarse en ese tipo de cosas.-ladeó el rostro mirando las luces sobre su cristal-tengo la dirección del piso de Miranda.-se la dio con exactitud.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Mar Mar 06, 2012 8:26 am

Seguia conduciendo, aunque de vez en cuando desviaba mi mirada hacia el retrovisor para verla a ella y hacia David para verlo a el. Sabia como de magneticos y manipuladores podian ser esos vampiros y dudaba que ella tuviera algun tipo de bloqueo mental, o siquiera una mente fuerte. Si estaba en ese mundo o era por las drogas o por que necesitaba desesperadamente el dinero, quizas para mantener a alguien mas. Me apenó esa situacion, tener que llegar a ese limite en el cual solo tienes una alternativa y es la mas horrible. Años atras Eliel trabajaba en las esquinas y en una noche de flaqueza, ahogado y deprimido por la frustracion que me impidio resolver un caso, ahora cerrado, acudí a el buscando superficialidad, vanidad y sexo barato. Encontre mucho mas que eso, pero esa historia era muy larga y los recuerdos muy amargos.

No tenia rumbo fijo, simplemente conducia atento a la calle, pues en cualquier momento un ratero podria arrojarse al coche fingiendo estar atropellado, luego sus amigos nos asaltarian cuando detuviesemos el vehiculo y no tenia tiempo para esos juegos. Sucedia muy a menudo y este lugar practicamente estaba fuera de la ley al verse la propia ley desbordada. La investigacion del vampiro no duró demasiado y en cuanto me dijo que parara, gire ligeramente a la derecha y detuve el coche en una esquina. Nos habiamos alejado un poco de aquel nucleo de rateros y putas.

La miré por el retrovisor, estaba confundida, la mirada perdida y con una sonrisa ciertamente soñadora en el rostro que me confundió. Entreabrí los labios con ligera sorpresa. David habia sido increiblemente gentil con esa muchacha dandole una segunda oportunidad...

-No existen los angeles...si no buenas personas como tu.- comente cuando bajó del coche sonriendo con una alegria que dió brillo a mi mirada. No obstante, aunque me dió la direccion de la casa de Miranda y muchos mas datos, segui a la muchacha que caminaba a pie, a una velocidad pausada, en cierto modo escoltandola para que pudiera llegar a un lugar menos peligroso, con el dinero y las piernas intactas. Cuando creí oportuno, acelere un poco mas y nos dirigimos hacia la vieja estación de trenes, en donde cercanamente residia.

-¿Quien es Caim?- pregunté con el ceño ligeramente fruncido y los ojos fijos en la carretera. Si debia sonarme ese nombre de algo, no era asi, por lo general me conocia todos los nombres de los capos de la droga, de grandes redes de prostitucion y demas chorizos importantes, pero ese nombre fue tan nuevo como la informacion que recientemente el vampiro me habia otorgado.

-Estamos llegando...y tengo la sensacion de que nos encontraremos una grata- ironice -sorpresa en el piso de Miranda.- segun la direccion, el piso, la luz del comedor estaba encendida. Y si Miranda estaba muerta y Lucy se habia marchado... ¿Entonces quien habitaba el lugar?.
Aparqué cerca de unos contenedores, apagué los faros y el coche quedo casi en la penumbra.

Bajé del mismo e instintivamente palpe las armas que llevaba guardadas bajo el abrigo.
-No quiero pecar de cobarde, pero es posible que sea...mas conveniente que vayas tu primero.- comenté dejando que iniciara el camino. Si algo malo ocurria, pese a la comparacion fuera de lugar ¡Que me guarde para mí!, este seria mi perro policia.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Mar Mar 06, 2012 9:08 am

David sonrió levemente cuando hizo referencia a los ángeles, él tampoco creía en su existencia, prefería pensar que había buenas personas capaces de buenas acciones, no podían esperar nada de aquellos seres que apenas tocaban el suelo con la punta de los dedos y oraban a dios cuando deberían emprender otro tipo de acciones más efectivas, eso sí, como Caim, les encantaba llenarse la boca de palabras pero como los abogados decían, el papel lo aguanta todo. Sus ojos se posaron en Lucy mientras caminaba, pequeña y flaca, jamás se podía alimentar de una criatura así, no, prefería hacerlo de su amo, de su chulo, seguro que su alma viajaría justo hasta el Infierno sin billete de vuelta.

Cuando detuvo el coche, David bajó del mismo, se quitó las lentes oscuras y alzó la vista hacia el piso, al parecer ya alguien estaba en él. La sonrisa de David se hizo más amplia cuando le propuso ir delante-No hay problema, Cassel. Ya estoy muerto.-colocó las lentes en uno de los bolsillos y se encaminaron hacia la cochambrosa edificación, le daba tiempo de poner al policía al día- Caim es un demonio, uno de los grandes. Cree que nació al mismo tiempo que dios pero lo cierto es que eso es imposible, tiene la mente de un narcotraficante y las maneras de un político corrupto. Si fue un ser de luz y poder inmensos, eso fue hace mucho, ahora se dedica a las putas, a las drogas y a corromper. Dirige todo lo sucio de esta ciudad y es implacable.-se detuvo y ladeó el rostro hacia el joven-Cassel júrame que no te acercarás a él en persona...no quiero que te haga daño.

Se apartó de su lado y se puso delante, empujó la puerta de la entrada y subieron las mohosas escaleras, David se movía fluídamente pero no se molestaba en ocultar su presencia, al menos que el ser que estuviera en el piso fuera alguien de poder, poco tenia que hacer contra un vampiro como David. Abrió la puerta arrancando el pasamano y tirándolo a un lado, dio un puntapie y entró, todo el piso estaba revuleto, era un sitio pequeño y ruinoso, en medio de aquel caos había un negro enorme.

-¿Qué cojones..?-sacó su arma y disparó a David, las balas impactaron en el pecho del vampiro, no se había apartado para que no le dieran a Cassel. David bajó la vista.

-Me gustaba esta camisa..-comentó cn suavidad y de repente se movió, desapareciendo. Unos dedos agarraron la mano del Bonko y le partieron la muñeca y luego todas las falanges, triturandolas. El hombre gritó de dolor y David le apresó por el cuello elevando su enorme mole con facilidad, abrió la boca y sus colmillos comnezaron a crecer, Bonko se meó encima, formando un charco de orin a sus pies-Cassel..siseó, pregúntale..comienzo a tener hambre y a lo mejor me gustaria tragrarme los testículos de este caballero como aperitivo.

avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Mar Mar 06, 2012 9:46 am

Pese a que David comento lo evidente, para mi era dificil fijarme la idea de que era un vampiro, en definitiva un muerto que camina pues no habia mas sangre en sus venas que la que le robaba a otros. Seguramente si alguien lo apuntaba con un arma tendria esa inquietud de desear defenderlo o detener al agresor, de nuevo algo innato en mi. Pero no dudaba de que mi mente se terminase por acostumbrar a su presencia sobrenatural, a sus cualidades y a sus debilidades.

Camine tras el mientras me respondia hablandome de un curioso personaje. Un pez gordo infernal que tendria muchas influencias, seguramente tambien sobre el jefe de policia y esos politicos que decian velar y proteger el valor y la vida humana. No tenia ni la mas minima intencion de ir tras el, seria un suicidio, era de locos que alguien como yo pudiera hacer algo al respecto y me pareció mucha coincidencia que ese ser dijera nacer al mismo tiempo que Dios..me recordó a ese otro demonio, el padre de la vampira infernal violada. ¿Serian la misma persona?.

Subi las escaleras tras el, por mi parte, a diferencia del vampiro, trataba de ser mas sigiloso para pillarlo por sopresa, al menos asi actuabamos en estos casos. Claro que él se regia por reglas diferentes. Derribo la puerta con facilidad y ante tal acto de sorpresa el chulo disparo certeramente. Como acto reflejo me aparte pegando la espada en la pared, al lado de la puerta y cuando me asomé, en cuestion de un segundo o menos David ya tenia al malhechor agarrado del cuello. Las manos le sangraban, las tenia rotas y el arma estaba en el suelo.

Avancé con mas seguridad y eche un rapido vistazo a la pequeña y principal habitacion que servia tanto de dormitorio como salon, antes de reparar en la figura de ambos, todo estaba patas arriba. La ropa de la chica incluyendo sus prendas mas intimas desparramadas por el suelo, sus pinturas, sus cosmeticos, todo y fijandome en el negro vi como de los bolsillos de su pantalon sobresalia uno de esos billetes robados.
Me sorprendio lo burdas que fueron esas palabras, su elegancia se habia desvanecido en el momento en el cual entro en dicha habitacion, parecia incluso otra persona.

Lo mantenia apuntado con el arma, acercandome poco a poco.
-¿A quien le vendiste? Dame un nombre, dame un dato...si este vampiro quiere arrancarte los testiculos no podre evitarlo...pero si colaboras- susurre, la clasica tecnica de poli bueno y poli malo, muy antigua, pero que a veces funcionaba con extraordinaria eficacia -te dejaremos marchar.- añadí esperando una confesión, pero aquel tipo simplemente estaba bloqueado, no le veia intencion de hablar, es mas en su mirada podia leer la fatalidad de que si David no lo mataba ahora, otro lo haria por chivarse.

-Escucha...de una manera u otra vas a morir. Te lo pondre mas facil- mi paciencia también tenia un limite -O me dices lo que quiero saber y te aseguro que tu muerte sera rapida e indolora...- miré a David esperando a que me siguiera el hilo -o no me lo dices y ni siquiera tu pequeña mente del tamaño de un escremento de mono podra imaginar el final tan horroroso que tendras.- finalizé serio y frio, no habia nada en mis palabras que pudiera indicar mentira. Ahora si, espere una confesión, abrió sus gordos y oscuros labios y exhalo un suspiro, una silaba... Abra. O eso entendi.. no finalizo la frase el muy capullo por que esbozo una sonrisa de oreja a oreja a duras penas.

¿Por que sonreia?
Un tufo me vino desde a tras, a perro mojado y antes de que volviese mi cabeza hacia las escaleras un tipo mas grande que yo con una mano me inmovilizo por el cuello y con la otra presiono mi garganta. Sentí el filo de unas uñas parecidas a cuchillas.
Gruñia, jadeaba como lo haria un animal.
"Sueltale" dijo el tipo mientras yo me mantenia quieto, como una estatua. Sentia el corazon a mil por hora, mis ojos estaban fijos en David. ¿Podria leer la negacion en mi mirada? Al no soltar al negro entendí que si.

Tiré la pistola al suelo, el gatillo se accionó y disparó al aire impactando contra el techo. Jugue la baza de la sorpresa y de la anticipación. Di un fuerte codazo en el estomago del "animal" mientras senti un intenso dolor en la garganta. No obstante la adrenalina me tenia dominado y deje de sentir el dolor para efectuar una llave de judo deshaciendome de él.
Me llevé una mano a la garganta, sangraba abundantemente, aunque no era tan profunda por fortuna. Me apoyé en el marco de la puerta mientras el hombre aquel soltó un gruñido y me miró con unos ojos tan amarillos, tan irreales, feroces como los de un lobo.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Mar Mar 06, 2012 10:18 am

David se había quedado completamente quieto cuando aquel lycan cogió a Cassel por el cuello, sus ojos dorados se estrecharon por el claro chantaje, la vida de aquel mierda por la vida de su protegido, aunque sintió que los orbes de Cassel buscaban los suyos para indicarle que no cediera. Por supuesto, David no iba a ceder, allí su mayor arma no era su cuerpo, era su mente, podría poseer a ese lycan aunque fuera unos segundos para someterlo pero Cassel, como siempre, lo soprendió, se adelantó al mismo vampiro, demostrando que sabía defenderse solo, que no era ninguna damisela en apuros. La maniobra de Cassel le dio tiempo a David, lanzó a un lado al negro, estampándolo contra una pared y el lycan se giró, despacio, babeando.

-Chupasangre.-David le sonrió y le hizo una reverencia burlona, parecía que suerte con los licántropos no iba a mejorar, siempre tenía problemas con ellos y además aquel en particular había hecho daño a su protegido. Por unos instantes los orbes dorados de David buscaron los de Cassel para verificar que estaba consciente y no malherido y poder centrarse en el combate que se avecinaba.

-Chucho...-le hizo un gesto con los dedos y silbó como lo haría para llamar a un perro, quería distraer su atención de Cassel, dudaba que el policía llevara consigo balas de plata.

Y lo logró, el lycan rugió y se abalanzó contra David, con una enorme velocidad y fuerza, atravesaron la ventana, rompiendo el marco y parte de la pared, el yeso y los crisltales volaron en todas direcciones. Ambos cayeron desde tres pisos de altura sobre el asfalto, el cuerpo duro de David hizo un cráter pero el vampiro casi ni lo sintió, le propinó un rodillazo al lycan en el vientre y lo mando volando hacia atrás. David apoyó las palmas en el suelo, cogió impulso y se puso en pie, torciendo el cuello de un lado a otro. Evaluando al lycan, para matarlo tendria que arrancarle la cabeza, esperaba que Cassel esposara al negro.

Pero antes..sondeó la mente del lobo, buscando nombres, encontró varios antes que el lycan atacara de nuevo, lo golpeó pero David no se movió, era poderoso y era fuerte, no sería un lycan quien pudiera someterlo. La lanzó un latigazo mental que lo aturdió y luego un gran puñetazo antes que el lycan le arañara la cara pero David ni parpadeó, dio otro paso adelante y le dio un cabezaso, rompiéndole la nariz. Lo agarró por los cabellos cuando gimoteo y le mordió el hombro, arrancando carne y escupiendo su sangre a un lado, se relamió los labios y su cuerpo sufrió un estremecimiento sensual.

El lycan retrocedió, agarrándose el hombro, aquel vampiro no se parecía a los otros de aquella ciudad, no era indolente, ni debil y sabia pelear. Dio un salto atrás y comenzó a huir, David se dispuso a seguirlo pero se detuvo, no podía dejar a Cassel solo.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Miér Mar 07, 2012 4:54 am

Afortunadamente deje de ser su plato principal para convertirme en el secundario, pues lycan...o era un lycan o un perro rabioso gigante, habia puesto toda su atencion en el vampiro. Mejor asi. Me escocia la garganta horrores, pero no tenia tiempo de lamentarme y simplemente observar como se desarrollaba la pelea. Me así a una de las cortinas y rasgue un pedazo de ellas. La tela era tan basta que serviria para taponar la herida hasta que pudiera curarla bien. Entonces, cuando me dirigia hacia el negro que parecia inconsciente una especie de estallido reclamo mi atencion. Tuve que protegerme el rostro para que los cristales no me lo cortaran y cuando baje los brazos ninguno de los dos estaban.

-Que demon....- me asomé a la ventana, habia caido desde tan alto y seguian peleando, simplemente era algo admirable. Jamas habria imaginado a ese vampiro luchando asi. Era politicamente tan correcto, recto como una vela... y mientras estaba absorto con la pelea, aquel negro comenzaba a "despertar". No habia sido consciente de la fuerza de ese hijo de puta hasta que me cogió de la espalda y me lanzó hacia una estanteria. Jadeé dolorosamente cuando mi cuerpo impacto contra aquel mueble resbalando hasta caer al suelo. Algunos de los objetos que contenian los estantes se volcaron cayendo sobre mi y el atacante aprovechó para rematar el trabajo.

Antes de que se acercara, tuve tiempo de salir de mi aturdimiento y despertar. Me abria embestido como un toro si no llego a apartarme rodando por el suelo. El muy idiota se habia golpeado contra la pared al fallar su propio ataque y ahora mi arma estaba al alcanze de mi mano. Efectue un unico disparo, certero, que dió entre sus dos cejas. Se desplomó como un peso muerto sobre el suelo de la destrozada habitación.

Me volteé para incorporarme. Tenia el trozo de cortina empapado en sangre y la espalda hecha unos zorros, pero aun asi me levante, lentamente, pero lo hice y apoyandome en el pasamanos fui bajando la escalera, peldaño a peldaño, para buscar a David. Ni siquiera sabia como habia acabado aquel enfrentamiento. Si el lycan se habia comido al vampiro, aunque confiaba en el, siempre existia esa posibilidad; sin duda luego iria tras de mi y entonces seria mi final.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Miér Mar 07, 2012 5:53 am

Justo en ese momento David entraban por la puerta, ya no lucía su peinado pulcro, sus cabellos castaños estaban revuelto haciendo ver su rostro más juvenil aunque aun tenía la seria gravedad en sus dorados ojos, sus ropas estaban desgarradas, a la chaqueta que le faltaba la manga derecha y los botones de su camisa de seda blanca fueron arrancadas por un zarpaso del lycan. Se detuvo unos instantes en el umbral y cuando vio que era Cassel quien bajaban tambaleante por los escalones, un suspiro de profundo alivio salió espirado de sus labios, había escuchado el disparo y aquello lo alarmó, pero allí estaba el joven Cassel, herido pero no vencido.

Corrió hasta él, le rodeó la cintura con suavidad para que se apoyara contra él, sus dedos palparon la humedad de la espalda, de nuevo estaba herido, otra vez. Solo hacia dos noches con esta que se conocía y siempre terminaba herido cuando David andaba cerca. Elevó su otra mano hasta su cuello, la punta de los dedos bordearon la herida que tenía en su cuello, no era profunda pero si parecía dolorosa, pudo ser mucho peor, podría haberle seccionado limpiamente la carótida, no solo sabía defenderse, Cassel parecía tener la suerte de su lado aunque siempre en el límete.

-¿Siempre acabas cubierto de heridas cuando terminas un turno, Cassel?-la voz de David fue más cálida, preocupada pero con un humor, al menos los dos estaban vivos, era lo importante. Sobrevivir para luchar otro día mas, para seres como ellos, eso era lo crucial, sobre todo para un humano cuando su mortalidad lo hacia tran frágil, tan sublime.-¿Puedes caminar?-lo ayudó a bajar los escalones y se encaminó al coche, abrió la puerta trasera y lo tumbó de lado para que su espalda no presionara el asiento.

David se puso tras el volante, ya tenía nombres, por esa noche podrían descansar y Cassel lo necesitaba. Puso el motor en marcha y condujo hacia uno de los barrios del este, no eran los mejores pero tampoco eran los más problemáticos. David aparcó en un callejón y sacó a Cassel con delicadeza del asiento. Fue hasta un bloque pequeño de pisos y abrió con un código, era un lugar sencillo y en apariencia deseértico, uno de los refugios de la Talamasca. David subió las escaleras y penetraron en un piso, anodino pero cómodo, lo llevó hasta un dormitorio y lo hizo sentarse en la cama.

Se veían varias maletas en el suelo, el armario abierto mostraba una serie de trajes de impecables y los zapatos alineados contra la pared. Sobre la mesa de noche descansaban dos hermoso revólveres magnun de nácar, hierro y plata. La habitación estaba toda ordenada y se notaba la impronta de David en ella.

Lo escrutó, suspirando y David se arremangó lo que quedaba la blusa, se mordió la muñeca hasta hacer brotar la sangre oscura, la acercó hasta la boca, ofreciéndola-bebe-invitó. No se ofendería si lo rechazaba pero con aquellas heridas, dudaba que Cassel estuviera en forma para la noche siguiente.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Jue Mar 08, 2012 4:49 am

¿Por que tendrian que tener toda esa clase de objetos pesados en su estanteria? Se habian clavado todos.... y no solo eso, sentia una molesta en la baja espalda en donde probablemente hubiera un moraton. Gemi pausado, descansando al final de uno de los tramos de la escalera que ahora me parecia interminable y suspiré aliviado cuando vi a David con el traje desgarrado, sangre en algunas zonas de su rostro y cuerpo, pero sin ninguna herida como era lógico, subir por las escaleras.

-Sshhhff....- emiti cuando sus dedos tocaron los bordes de la herida del cuello, estaba sensible y dolia, por ello llevaba el cuello rigido como si fuera tuviera un collarin invisible. Reí ligeramente, carraspeando al final -No suelo...implicarme tanto...por lo general tengo refuerzos y pocas veces me pillan de sorpresa.- hablé entrecortado mientras bajaba junto con el las escaleras, aferrandome a su cuello para acabar finalmente en el asiento trasero del coche. Aproveché el trayecto para buscar el movil, rogando por que estuviera en condiciones y telefoneé a mi hermana. Eran altas horas de la noche, estaria preocupada por mi. Efectivamente cinco llamadas perdidas.

-¿Julia?...si...si lo se...estoy trabajando....va...vale no..- ella estaba alterada, desde que Eliel habia muerto se preocupaba por todo y se volvia un tanto paranoica. Y con razon -Calmate....no te preocupes, volvere a casa y me comeré lo que me has preparado en cuanto llegue- supe que asi la complaceria, se empleaba a fondo en la cocina -Si...yo tambien te quiero, duerme.- colgué y volvi a guardar mi telefono e instintivamente busque mi arma reglamentaria pero el movimiento de brazo me hizo gemir dolorosamente.

Cuando salí del coche me fije, por lo poco que podia observar al tener la cabeza recta, que no nos habiamos alejado mucho de aquellos barrios bajos. No tenia ni idea de a donde me dirigia pero me daba igual, necesitaba descansar un poco en una cama, me daba igual donde. Al parecer se trataba de una residencia eventual del vampiro pues sus pertenencias descansaban aun en sus maletas, entre abiertas. Solté un suspiro cuando mi trasero se sento en el mullido colchon y retire cuidadosamente la venda hecha de cortina de la garganta. Se podian ver como las uñas de ese lobo habian desgarrado la carne aunque esta ya no sangraba en abundancia.

Me sentí en un deja vú, David me ofrecia su sangre como curación mas rapida, practicamente me habia pegado la muñeca a la boca y mi lengua incauta lamio un par de gotas aunque luego ladee el rostro evitando lamer mas. Esas gotas me habian ardido haciendome gemir vergonzosamente -La ultima vez que me ofreciste tu sangre....estuve toda la noche como un animal en celo- mordi mi labio inferior y tomé su muñeca volviendo a mirar ese liquido rojizo -Me avergonzaria mucho, que me vieras en esa situacion nuevamente- musite llevandme la muñeca sangrante directamente a la herida abierta.

Aquel maldito elixir vampirico escocia, lo cual significaba que mi herida se estaba regenerando. Sentí como si me volcaran un vaso de alcohol directamente pero no me sentia poseido por los efectos de esa sangre como si la hubiera ingerido. Un cosquilleo siguio a continuacion que se derramo sobre todo mi cuerpo. Mentira, volvi a sentir un placer contradictorio. ¿Acaso me estaba portando como un maldito masoquista?. Al tragar saliva comprobe que la piel se habia reestablecido, ya no me dolia nada. Acaricie mi nuez de Adan, la piel estaba suave, intacta.

-¿Te importaria....hacer lo mismo detras?- volvi a tragar saliva percibiendo que mi respiracion se habia agitado y me retiré la chupa de cuero, me quite la camiseta para voltear mi cuerpo dejando la espalda dañada al descubierto, hundi el rostro en la almohada, esas sabanas limpias destilaban un agradable aroma a lavanda.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Jue Mar 08, 2012 5:20 am

David permació estoico delante de Cassel, casi retira la muñeca cuando dijo aquellas palabras, lo comprendía, sabía que la intimidad de uno era sagrada y verse en esa situaciones delante de un extraño muy desagradable, era el tipo de cosas que uno no deseaba que ocurrieran. David tampoco estaba satisfecho con ese efecto secundario de su sangre, le parecía poco correcto e inmoral que alguien se excitara con él cuando justamente no provocaba esa reacción en verdad, era como sentirse un esclavo de tus instintos y perder el control. Nunca había entragado sangre a un ser humano y Cassel había bebido de él la noche anterior, no por gustto. Cassel solo bebía porque no le quedaba otra opción.

Observó como cogía la muñecan sangrante y se la pasaba por la herida del cuello, David dejó su mano suelta para que hiciera como le viniera en gana, hasta ahora su sangre nunca sirivó de gran cosa y por una vez, parecía que era capaz de curar algo, estrechó sus aureos ojos al ver como la herida se cerraba, suponia que la sangre con el don oscuro tenía más propiedades de las que muchos imaginaban pero suponía que nadie había hecho realmente un estudio serio al respecto. Quizás lo hiciera él mismo más adelante. Retiró la mano cuando Cassel la soltó y la viró, viendo que la herida de la muñeca se cerraba sola, regenaración de los tejidos.

David bajó la mano y lo contempló mientras se quitaba la chupa de cuero y la camiseta, observó como se tendía boca abajo y mostraba la musculosa espalda al aire con las heridas sangrantes. Tuvo que apartar la vista unos segundos, la sangre de Cassel olía tan dulce y embraguiadora que David percibía como ese lado oculto iba asomando poco a poco a la superficie, ascendiendo, apretó los dedos, en cuanto acabara allí, tenía que ir a cazar, se le hacia insoportablemente tentadora aquella espalda cubierta con sangre, que aroma, aquel cuerpo que ahora veía de otra forma mientras su apetito crecía.

Se acercó-Cassel, no te sientas violento por lo que voy a hacer.-no quería que mortificara o que lo rechazara con cara de asco-Creo que has bebido bastante sangre para que yo use mas, la saliva de vampiro es cicatrizante.-se subió al colchó, abrió las piernas y colocó cada una de sus rodillas a ambos lados de la cadera de Cassel, sus manos a ambos lados de la cabeza del policía. David se inclinó, poco a poco, su rosada lengua asomó entre sus labios y comenzó a lamar sus heridas comenzando desde los hombros, un estremecimiento de placer lo recorrió con una sacudida, incluso en aquella maravilla roja sentía cierto aroma a canela, era algo sublime. David continuó lamiendo su sangre, su lengua era suave y cálida, los bordes de las heridas se fueron cerrando y los colmillos asomando. Descendió por la columna y lamió su costado y sin poderse contener, sus labios tocaron la carne, apenas la rozó con sus colmillos.

Y David se apartó de repente, casi saltando de la cama, sus labios pintados de rojo, su cuerpo entero palpitaba, sus ojos se veían mas dorados y grandes, las cicatrices de la espalda de Cassel se terminaban de cerrar-tengo que ir cazar..-susurró roncamente-ahora, no puedo demorarlo más.-cogió la sábana y lo tapó con suavidad-eres libres de hacer lo que quieras, no tardaré mucho.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Jue Mar 08, 2012 5:49 am

Recapacite. Unos instantes. ¿Que estaba haciendo? ¿Por que pedia este tipo de cosas a alguien como el? David no lo sabia, pero yo habia leido esos libros que hablaban de sus aventuras. Sabia que la mente del vampiro era mas vieja que ese cuerpo, sabia que en sus modales no entraba este tipo de...acercamientos. Era un hombre dedicado al estudio y en los ultimos años al parecer se habia mostrado mas activo, los estudios y las bibliotecas habian dejado de ser su fuente de vida, ahora lo era la sangre. Debia tener cuidado con mis pensamientos pues sabia que a veces mi mente no era tan fuerte y mucho de ellos se filtraban aunque estaba al cien por cien seguro de que ese vampiro no era un cotilla.

Mis heridas sanarian, no estaban tan graves como las de cuello e iba a volverme para anunciarlo, para decir que me iba a casa a acostarme, a dejar que mi hermana me curase como habia hecho mas de una vez...para cuando se encimó encima mio. ¿Habia dicho saliva? Cerre los ojos y percibí los labios sobre mi piel, cuando pasaron sobre mis heridas senti que una mano invisible me aferraba el corazon y jalaba de él. Un cosquilleo de vitalidad junto a una grata y pujante fuerza pereció catastróficamente en mi entrepierna. Gracias a que mi rostro estaba sepultado en esa almohada que ahora agarraba con fuerza hundiendo las uñas en ella. El lacerante dolor desaparecia siendo suplantado por una pulsante dulzura y cuando deslizo sus labios por el costado creí que iba a morir estremecido.

"No sigas", temblaba "Por Dios...me voy a..." mi respiración entrecortada pulsaba contra la almohada. Ingenuo de mi que pensaba que esa manera de tratar las heridas seria menos agresiva que la anterior, era esa especie de reacción quimica, la sangre robada que albergaba su cuerpo robada a otros que ejercia de un potente afrodisíaco. Esos cuerpos estaban hechos para el pecado y para la muerte y cuando David se alejó comprendí que no habia ninguna clase de deseo sobre mi...solo sobre la sangre. La sangre lo movía, mantenia eterno ese cuerpo firme y musculoso.

Fue rapido, me cubrió con la sabana y vi como se dirigia tempestuoso hacia la puerta para efectuar la caza. Le habria dicho algo, "Buena suerte" "Hasta luego" algo...trivial para aligerar la situacion, para quitarle importancia, pero ...mi voz no podia sonar ahora menos excitada, ronca y entrecortada.
Creo que finalmente, solte un gruñido, ladeando mi cuerpo sin sentir ya dolor, pero si muchas otras cosas. .
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Jue Mar 08, 2012 6:12 am

David se detuvo en las escaleras y se sentó en ellas, se cubrió el rostro con las manos, respirando algo agitadamente, no podía siquiera retraer sus colmillos por mucho que apretara los labios, si hubiera seguido allí arriba, podría haber ocurrido cualquier cosa, la primera que bebiera de Cassel y la segunda...que solo Dios sabía que habría ocurrido a continuación, de sobra conocía que entonces cambiaba demasiado, se transformaba y parte de su control habitual se esfumaba por completo. ¿Qué clase de maestro y caballero sería si abusaba de la confianza de su protegido? podría imaginerse que Cassel lo tomaría por uno de esos cientos de vampiros que usan sus dones para acostarse con mortales, alimentarse de ellos y luego olvidarlos como si no fueran importantes.

Maldijo a Lestat, hubiera querido que nunca ocurriera todo aquello, quedarse en su viejo cuerpo, morir. Pero su alma se aferró al cuerpo que vestía ahora y que no era suyo y Lestat lo convirtió a la fuerza, sin darle tiempo a que la mente de David se habituara del todo a tener aquella edad. David se sentía en ocasiones como un viejo verde, no se le ocurrió tener sexo entonces y ahora...solo con Armand rompió su celibato y era como si el vampiro de cabellos rojo fuego le hubiera mostrado a David que no todo eran libros y luchar con la oscuridad, también se podía permitir sentir placer.

Se puso en pie y bajó las escaleras con ligereza, le palpitaba la entrepierna, se había excitado mientras lamía la sangre, sobre todo porque escuchó perfectamente como se aceleraba el corazón de Cassel y su respiración, pero eso era lo normal cuando un vampiro hacia aquel tipo de cosas, el joven luchaba contra su cuerpo aunque su mente permaneciera firma. Llegó a la calle y comenzó a caminar, como siempre, David no buscaba nada concreto, solo un cuerpo bien provisto de sangre pero procuraría no atacar a un inocente, por respeto a la labor de Cassel.

No tuvo que llegar demasiado lejos, vio a uno de aquellos chulos y fue directo hacia el, lo agarró con aquello fuerza monstruosa por el cuello y lo arrastró hasta un oscuro callejón, lo acorraló contra un pared y hundio sus colmillos en su cuello, David gimió profundamente mientras comenzaba a saciarse de sangre, sus musculos se hincharon y su piel se tornó más oscura y brillante, jadeó y sin poderse contener lo embistió en medio de la pugna mientras se alimentaba, el hombre jadeó y se corrió dentro de sus pantalones sin que siquiera David lo tocara. El vampiro lo soltó y lo dejó caer entre la basura.

Suspiró y cerró los ojos, echando la cabeza hacia atrás, quedándose unos minutos al lado del cadáver, con la boca abierta y sus manos recorrieron su propio cuerpo, sensualmente, imaginando, quizás, que eran otras manos quien lo hacian. Después, agachó el rostro y se fue calmando poco a poco, relajando la respiración. Volvió sobre sus pasos hasta su refugio.

Entró de nuevo en la habitación y cerró la puerta, vio que Cassel no se había movido de su posición, se aproximó y se sentó en el borde de la cama, con la espalda recta y luego estiró los dedos hasta los cabellos del policía que acariciaban su rostro, apartó alguno de ellos con la punta de los dedos-te apatece una ducha?-su voz fue suave, quizás estaba agotado o simplemente prefería quedarse en esa postura.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por V. Cassel el Jue Mar 08, 2012 6:46 am

Por lo general solo usaba la cama para dos cosas. Para dormir y para el sexo. No podia estar en ella dando vueltas con los ojos abiertos, pensando. Mi inquietud me lo impedia. Saltaba de ella y hacia otras cosas para distraerme. Ocurria a menudo cuando no podia dormir bien. Subia a la azotea y hacia ejercicio, meditacion, yoga, cualquier cosa. Pero esta vez me ocurria lo contrario, no queria salir de ahi. La sabana se habia convertido en una especie de caparazon protector mientras mi mano se deslizaba por mi pecho descendiendo. Estaba solo, tan solo que podia...dar rienda suelta a lo que me oprimia el pantalon. Esta vez no iba a ducharme para que se me aliviara. Necesitaba soltar toda esa tensión y tendria que salir por algun lado. Además sabía que él estaba aliviandose a su manera, con algun desconocido.

Desabroché los botones y palpe mi sexo caliente ahogando un gemido en la garganta apretado los labios. No necesitaba mas imaginacion y estimulo, estaba tan ardiente que solo tenia que agitar la muñeca, presionar la carne y dejarme fluir. Pero sin querer se cruzo en mi mente imagenes que jamas sucedieron, fantasias de la otra noche que se revivian a todo color y lujo de detalles. Me llevé una mano a la boca y me tape la misma evitando que mas sonidos salieran de esta, entré en extasís. Sentí como de mis testiculos ascendia un torrente burbujeante que subia por mi pene hasta desflorarse en mi mano.

Un jadeo final culminó el acto, el sudor perlaba mi rostro añadiendo una ligera brillantez a mi piel. Trague saliva y aparte la humeda mano. Pese a lo comodo que me encontraba en esa "burbuja" me levante, fui al baño y me lave las manos. Evadi el reflejo que me ofrecia el espejo, un rostro afligido, sudorosos y sonrojado cuyas orbes estaban brillantes a causa de las sensaciones orgasmicas que iban desapareciendo.

Volvi a enterrarme en la cama, alzando no solo sabanas, si no mantas, colchas, todo, volcado sobre mi. Animicamente estaba mejor, mas relajado incluso ligeramente somnoliento, pero psiquicamente me encontraba revolucionado, confundido. Senti un inmediato acceso de tristeza, melancolia, pero no deje que invadiera mi mente ni tan solo un segundo. David llegaria tarde o temprano, tenia que alejar esos pensamientos.
Cerré los ojos y me abandoné al sueño, ni siquiera fuí consciente cuando el llegó. Me desveló su voz y enrojecio mi rostro. ¿QUe estaba sugiriendo con ello? ¿Que olia a sexo? Habia sido una indirecta?

Me levante como si tuviera un resorte en el culo.
-Tienes razon! No es momento para do....dormirse- me tembló la voz -Ademas solo son las... - mire el reloj y sonrei de forma ladina -...temprano..- me moví rapido dirigiendome hacia el baño contiguo y abri de inmediato el grifo. El agua caliente salió enseguida, demasiado caliente, ahora si que necesitaba una ducha fria. Necesitas aclararte amigo, me dije mentalmente, espabila.
avatar
V. Cassel

Cantidad de envíos : 264
Fecha de inscripción : 23/02/2012
Localización : Los Angeles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por David Talbot el Jue Mar 08, 2012 7:03 am

David se sobresaltó cuando Cassel saltó de esa forma de la cama, bruscamente, cuando lo tocó, casi haciéndolo a un lado con las prisas de echar los cobertores hacia abajo. El vampiro se quedó sentado, con la mirada algo confundida. La noche anterior dio un portazo con la puerta y ahora practicamente escapaba de él. David era tan correcto a veces que a uno le podía hacer chirriar los dientes porque no iba al ritmo de los demás, porque todo lo convertía en protócolo socialmente aceptable menos cuando tenía sexo pero llegado a ese nivel de intimidad y confianza se soltaba. No se percataba que en ocasiones, su etiqueta era un muro entre él y los demás, acostumbrado como estaba a la recta eduación inglesa, tiesa y acartonada.

Repasó mentalmente el tiempo que había transcurrido entre ellos, puede ser que beber de él, o que hubiera invadido groseramente su dormitorio o puede cuando lo abordél en el callejó, quizás que se hiciera pasar por policia o cuando la lamió la espalda como si fuera un animal en vez de hacerlo por metódos más convencionales. Cuanto más pensaba, más se fruncía su ceño porque no sabía por cual de esas razones debería pedir disculpas. Finalmente se puso en pie, era algo intorelable.

Fue hasta el baño y tocó en la puerta a pesar de que la puerta estuviera abierta, mirando como Cassel estaba inclinado sobre la bañera, necesitaba solucionarlo ahora.

-¿Estás irritado conmigo, Cassel? ¿Algo te ha molestado?-la voz de David, era más cálida y profunda después de beber sangre. Dio un paso más hacia él y se detuvo-Preferiría que me lo dijeras de forma directa para no volver a cometer una incorreccion.-David no era hombre orgulloso para esas cuestiones, si cometía un error esperaba poder subsanarlo.-¿He sido grosero?

Para esas cosas David no cambiaria ni aunque pasara mil años, era algo intrínseco a el y el don oscuro solo lo propiciaba. Que fuera inmortal y poderoso no significaba que eso fuera una justificación para la mala educación o para hacer lo que le viniera en gana, las reglas las ponía uno mismo y sin ellas no era diferente de cualquier insecto.
avatar
David Talbot

Cantidad de envíos : 394
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Puede que Trafalgar Square

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche Roja (Priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.