Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Rebel, Rebel [Kenneth]
Jue Mayo 24, 2018 10:09 am por Kenneth Shaw

» Disenchanted [Adrian]
Jue Mayo 24, 2018 7:15 am por Kenneth Shaw

» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Privado - Conversaciones en un café -

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Lun Ene 02, 2012 7:22 pm

En cada paso que daba recordaba fielmente los rostros de aquellos que lloraron, arrodillados e imploranes, a mis pies, cada rasgo único que les daba vida a sus ojos, los cuales contemplaban el lamentable fin, y las plegarias al aire mientras repicaban las campanas al son de cañonazos. La pólvora en el aire embriagándonos a todos como el incensario de una iglesia. El horror de aquellos días, el dolor de mis brazos por alzar mi espada y mis palabras mudas ante los sordos lamentos de los niños.

Mi abrigo negro rozaba la lengua negra que era el asfalto, mientras mis pies pisaban con firmeza el mar aciago que alguna vez recorrí tiempo atrás. Mis cabellos dorados y revueltos caían dócilmente sobre mis hombros, mientras mi piel de nieve tenía un leve sonrojo gracias al contraste de mi piel cálida con el frío reinante. Mi aspecto era menos humilde, aunque seguía cercano al de cualquier joven que podía hallarse en aquellos momentos en las calles.

Eran las once de la mañana, todos iban de un lugar a otro buscando encontrar rebajas suficientes para poder abastecerse en el duro invierno que parecía dominarnos. Algunos niños corrían a mi alrededor, para terminar siendo abrazados por sus preocupadas madres. Varios jóvenes tomaban café en botes de plástico pensando donde ir en aquellos últimos días de vacaciones. Podía notar que no todos eran tan comunes, el germen de la magia y de otras fuerzas ocultas yacía en sus labios que guardaban silencio ante mi presencia.

Mi bufanda ondeaba junto a varios de mis mechones, lo cual me hizo guarecerme un tanto en mi abrigo y desear un café caliente entre mis manos, quizás un chocolate. Mis labios se fruncieron leve, igual que mi ceño, no sabía bien dónde ir porque desconocía cual era el mejor lugar. Necesitaba estar rodeado de humanos, sentirlos cerca, pero a la vez deseaba un sitio tranquilo.

Acabé por entrar en uno de las cafeterías cercanas, parecía pequeña y poseía el suelo de madera. Entré pidiendo un café cargado y un par de bollos, parecían tener buena pinta y hacía tiempo que no tomaba nada elaborado por los hombres. Mi leve sonrisa hizo que la camarera se sonrojara, la amabilidad siempre había sido uno de mis dones así como encontrar a personas de buen corazón.

Tomé el servicio caminando con lentitud hacia la última mesa, para allí sentarme y comenzar a tomar mi café con calma. Deseaba entablar conversación con alguien pero no se daba pie, todos parecían recelosos de todos. Aquello no era como el lugar que yo recordaba, un lugar más abierto...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Mar Ene 03, 2012 8:59 am

El invierno se hizo un poco mas crudo, tenia muy poco de haber llegado a aquel lugar al que durante siglos habia deceado bajar pero mi padre jamas lo habia permitido por lo que hasta ahora, el mundo ya no era como antes como me lo platicaban mis hermanos que habian bajado en siglos anteriores, ahora todo estaba muy distinto, despues de aquella guerra que habia acabado con tantos angeles y humanos, esos horrores jamas los conoci pero escuche tato de ellos que parecia que podia haberlos visto con mis propios ojos.

Caminaba por las calles llenas de gentes, era temprano la vida en la ciudad apenas iniciaba, recorde aquel cafe que tome con Darius y pense que seria buena idea poder ir por uno, recordaba el lugar al que me habia llevado y me encamine con alegria hacia aquel lugar, sonreia a cuanto se cruzaba en mi camino aun que la mayoria de las veces solo resivia muecas no importaba lo compenzaban las pocas sonrisas que resivia a cambio.

Cuando llegue al lugar pedi un cafe tal y como lo habia pedido Darius y despues fui a buscar un lugar donde poderme sentar para poder disfrutarlo todas las mesas estaban llenas y los ahi presentes estaban tan metidos en sus asusntos que no queria perturbarlos, estaba a punto de salirme del lugar cuando vi a alguien conosido y me acerque un poco sonriendo de manera dulce -Hola - salude viendolo -Me puedo sentar?- pregunte mientras me acercaba a una silla frente a el
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Mar Ene 03, 2012 8:13 pm

El aroma a café recien hecho se apoderaba del local, era como el perfume de una mujer ya que era cálido y agradable. Las conversaciones se animaban y yo simplemente dejaba que los recuerdos me acompañaran. Mientras bebía por inercia acariciaba el relicario con el mechón de Marta.

Cerré un instante mis ojos recordando su sonrisa, así como sus manos frías. Ella fue mi primer contacto cuando Dios me dejó bajar nuevamente. Recordé sus viejos contactis como aquel vampiro demasiado orgulloso, así como su compañera Nerissa. Todos aquellos con los que conversé o conocí parecían desaparecidos o muertos.

Justo cuando abrí mis ojos saboreando el café apareció ella, Olivia. Parecía haber entrado justo en el mejor momento.

-Por supuesto. Toma asiento, mujer.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2012 7:28 am

Sonrei un poco mas al escuchar su respuesta afirmativa, desde año nuevo no lo habia visto, ya no cargaba conmigo aquella jaula que ahora solo servia como dormitorio para Kabil y para buena fortuna ya estaba mucho mejor, al paso que iba pronto lo llevaria de nuevo a la tienda de mascotas para que se pudiera encontrar con su pareja, sonrei ante aquel pensamiento ya que se me hacia algo muy hermoso aun que yo no conocia aquel sentimiento sabia que era uno de los regalos del padre.

Tome asiento frente a el dejando mi vaso de cafe en la mesa -Es una fortuna habernos encontrado de nuevo - dije sinceramente, sabia que habia muchos angeles en la tierra pero no me habia topado con ninguno exepto el y era agradable poder pasar un rato con alguien como yo me hacia sentir un poco mas en casa

-Vienes muy seguido a estos lugares?- pregunte algo curiosa, a pesar de tener ya casi un mes en la tierra desconosia tantas cosas, era como una niña descubriendo todo aprendiendo, para mi todo era nuevo, los aromas, los sabores, las sensaciones, todo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2012 12:35 pm

Percibía con clarividencia cada palabra que en segundos salía de sus labios, miraba fijamente sus ojos notando que descubría todo llena de deseo y curiosidad, tenía pasión por lo humano.

Su comportamiento era el de una niña, una pequeña que buscaba en las despensas de casa un tesoro que imaginaba dulce. Yo, por mi parte dejaba todo al encanto de lo casual y recibía todo con pasmoso entusiasmo en mi mirada.

-Antes sí, ahora regreso a mi constumbre.-

Marta amaba el café y siempre me arrastraba por las cafetrías, para luego agradecer mi sacrificio con un sutil beso en mis labios. Mis manos sostenía el café y mis ojos con templaba su humeante aroma. Recuerdos dulces que no podía, y ni quería, evitar.

-¿Ya no cargas con aquello que ocultabas?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2012 6:55 pm

Bebi un sorbo de mi cafe y escuche su pregunta, no sabia si contarle todo o solo decir lo sumamente necesario, luego recorde lo que me dijo aquel chico y obte por solo decir lo necesario -No ya no es necesario, es solo algo que cuidaba pero en unos dias lo tengo que regresar- no mentia ya que solo lo cuidaba mientras se curaba y casi lo estaba asi que tendria que regresar a la tienda de mascotas muy pronto para que se encontrara con su pareja que seguramente lo estaba esperando tambien

habia tanto que queria conoser y saber pero no sabia por donde empezar, di otro trago a mi cafe dejando que aquel calor que se sentia me recorriera mientras su aroma hacia contraste con el mio natural, olia a chocolate y vainilla, no se por que todos oliamos distinto a pesar de estar hechos todos por el mismo padre

-Tu tienes mucho aqui en la tierra?- pregunte viendolo, era como la mayoria de los angeles, pero habia algo en el que sabia que no era como yo o por lo menos no del todo, reflejaba cierta paz y fuerza mezcladas que solo algunos reflejaban
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2012 9:14 pm

Escuché con atención sus palabras, la cafetería cada vez más se llenaba de clientes en busca de un poco de café o cacao calientes. Ella parecía depositar su curiosidad sobre mi estancia en la Tierra.

-Hacía algunas décadas que tenía prohibido por padre regresar.-

Entendía que me preocupara la humanidad y sintiera que era mi obligación, pero mis heridas no habían sanado. Había luchado duramente, tenía que descansar y colaborar en el cielo con aquellos guerreros que habían padecido.

-He visto muchas guerras, pero esta fue excesiva.-

Cerré los ojos recordando el sufrimiento que aun era patente, parecía la unica herencia que había sobrevivido. Una lágrima correteó por mi mejilla hasta la comisura de mis labios. Tomé un trago de mi bebida notándola amarga. La contemplé con una leve y calma sonrisa,

-Perdí a mi pareja, quedé extrenadamente herido y tuve que soportar los gritos de la humanidad sin poder impedirlo. Dios, todopoderoso, en su infinita sabiduría pensó que debía cuidarme antes de custodiar a otros.-

Mi aspecto era similar a las imágenes que había en las vidrieras sobre ángeles, la viva imagen de un amoroso ángel. Un par de mis mechones cayeron sobre mi frente, así como las puntas rozaban mis mejillas.

-¿Viviste la guerra desde los cielos? Tal vez eres demasiado joven.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Vie Ene 06, 2012 9:17 am

Lo escuche con atencion, sus palabras con atencion, el padre habeces no dejaba que los angeles bajaran, sabia que era por nuestra seguridad y para mantenernos a salvo, recorde cuando llegaron todos aquellos ángeles tan mal heridos, jamas habia visto algo asi, junto con algunos de mis hermanos los ayudamos a recuperarse, pero no lo recordaba a el, quisas estubiera en otro lado.

Cuando vi que una lagrima recorrio su rostro no pude mas que acariciarlo y tomar su mano como consuelo deceando que todo aquello malo que paso lo pudiera olvidar, no me gustaba que nadie sufriera y hacia lo que podia para tratar de remediarlo.

Queria consolarlo y borrar todo aquel dolor que en ese momento reflejo, tal vez un humano no lo hubiera visto pero yo si lo alcance a notar, yo no sabia que se sentia tener una pareja, pero sabia que era algo muy hermoso y la perdida de esta debia ser una de las cosas mas dolorosas que alguien podria padecer

-No la vi aun que yo ya existia, padre no dejo que lo observara, pero cuando llegaron aquellos que pelearon en ella tan mal heridos algunos yo me ofreci a asistirlos- dije recordando aquellas ecenas en donde me encontraba tratando de curar y consolar a nuestros hermanos


off: lamento el retraso pero se me cargo un poco el trabajo ayer
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Vie Ene 06, 2012 10:11 am

Percibí su deseo de curar mi dolor, pero no quería hacerlo. Sabía que si la herida estaba abierta era porque realmente la amé, lo hice intensamente y de una forma que jamás volvería a sentir. Conocía bien mi forma de ser, conectar con otros de forma tan profunda era complicado. No deseaba que mi misión en la Tierra se viera afectada por mis deseos, por lo tanto era cercano pero no terminaba de profundizar con nadie. Marta fue única. Ella comprendía mi misión, mis deseos, y sobretodo mi poder.

Yo era el arcángel Rafael, el ser que ayudaba a las personas amadas a reconciliarse y a los corazones dañados a sanar. Yo era el ángel que curaba con sólo imponer mis manos, el mismo que había logrado sobrevivir moribundo porque no deseaba usar mis poderes en beneficio propio. Caminaba como peregrino en el mundo, recorría los caminos más difíciles y dolorosos para buscar la paz.

-Descuida, si yo deseara este dolor se hubiera ido. Tengo poder suficiente para curar mis heridas, pero he decidido que si las sano sería usar el poder que Dios me dio en propio beneficio. No deseo beneficiarme de algo tan preciado, además el dolor que poseo sé que no se borrará jamás aunque encuentre a alguien más. El amor verdadero, el primero y más intenso, es aquel que deja huella en nuestros corazones y que por mucho que lo intentemos estará. Ella está con padre, sé que es sólo un alma que recorre el cielo y que no me recuerda porque así lo pedí. Yo no deseo que ella sufra, es un alma que ahora tiene Dios en sus manos y que quizás vuelva a enviar a la Tierra para que vuelva a dar fruto.

Mil años atrás tuve una intensa conversación con Dios. Rogué que los humanos que volvieran a tener una oportunidad lo hicieran en blanco, como las almas nuevas que germinaban en la Tierra como flores primaverales. Sabía que los humanos que habían sido fuertes y habían padecido terriblemente merecían volver a la vida, volver a sentir el sol sobre sus cabellos y el frío en sus huesos.

Con ese pensamiento rogué que intentara enviarlos sin recuerdos, y si eran enviados que fueran con los más agradables o importantes. Yo para Marta había sido un hombre más, un amor intenso de pocos meses, y no deseaba ser su recuerdo más importante. Su poder, el poder que emanaba de su alma, era lo más importante y lo único que debía recordar. Ese era mi regalo, el mayor de todos. Si bien, siempre llevaba conmigo el anillo de pedida que jamás llegué a mostrarle. Un anillo simple de oro blanco con nuestros nombres inscritos en este.

-El día que ames de verdad comprenderás que lo más preciado no es que te correspondan, sino ver feliz a esa persona aunque no te recuerde. Cuido de ella, de su felicidad, y eso es lo más importante y lo que debo proteger.

Recordé la canción que una vez escuché en la radio, hablaba de un amor que no podía olvidarse aunque doliera. Un amor que fue intenso pero imposible. Uno de esos amores más allá de una puesta de sol en verano y unos besos en la playa. Un amor que dejaba huella profunda, una muesca en el alma.

Letter to Herminoe (link)
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Vie Ene 06, 2012 6:29 pm

-Pero eso no es malo - dije ya que no era malo poder ayudarnos un poco nosotros mismos, el padre decia ayudate que yo te ayudare -Pero si quieres yo te puedo curar- dije con una sonrisa y luego escuche el resto de sus palabas, al principio no entendia por que no queria ser curado, pero despues esa pasion con la que hablaba de amor, era tal que por un momento senti una lluvia de sentimientos eran un torbellino que iba en espiral en mi, exitacion, cuiosidad, deceo de saber de sentir ese sentimiento y debo de confesar que algo de envidia por que si un angel podia hablar de esa manera del amor de pareja debia de ser algo maravilloso

-Crees que algun dia yo ...... pueda sentir algo asi? - le pregunte con algo de emocion y curiosidad, pero de pronto esa emocion se apago, algo dentro de mi decia que ta ves eso no seria para mi, tal vez solo a unos cuantos angeles se les permitia eso y a lo mejor el padre a mi no me lo tenia destinado, deje salir un suspiro pero de inmediato volvi la mirada hacia el sonriendo de nuevo, el traer felicidad a mis hermanos habia sido mi trabajo en el cielo y ahora en la tierra.

-Ojala que padre te deja de nuevo poder volver a sentir algo asi - le dije sinceramente con una sonrisa y luego le di un trago mas a mi cafe, sabia tan bien como lo recordaba, como aquella noche que encontre a Darius y me llevo a tomar mi primer cafe, tenia ya muchos recuerdos de la tierra algunos buenos y otros no tanto como la vez que tube que enfrentarme a aquellos demonios, sacudi mi cabeza para eliminar auellos recuerdos
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Vie Ene 06, 2012 7:06 pm

Sus preguntas me hicieron pensar en el destino de Dios, el dedo de este señalando cual sería el camino a seguir y las piedras en el camino, a veces grandes y robustos muros, que dejaba frente a nosotros esperando que nos alzáramos victoriosos. Él estaba allí para demostrarnos que si vencíamos era por impulso propio, aunque siempre él nos alentaba, y si caíamos él nos recibiría entre sus brazos acogedores para recordarnos lo cálido que es el amor.

-¿A caso no amas a padre?

Era una pregunta retórica, bastante obvia. Por supuesto que amaba a Dios. Ella amaba a nuestro padre como todos nosotros. Era una hija de dios, su sierva, la cual estaba casada con las causas que dios le encomendara. Los ángeles más afligidos eran los custodios, los cuales amaban tanto a los humanos que a veces olvidaban que Dios era su primer amor, después debían amar a la humanidad y jamás enamorarse del protegido.

-El amor que siento por él es tan intenso como aquel que he sentido por Marta. Pero él jamás me ha prohibido volver a amar, como no prohíbe que un viudo se case de nuevo complétamente enamorado otra vez.

Mi caso era distinto, mis obligaciones no eran como las suyas. Jamás tendría un peso tan fuerte sobre sus espaldas, porque seguramente sus alas quedarían quebradas y su espíritu juvenil aplastado por la decadencia. Se terminaría arrastrando buscando la piedad de padre. Nosotros, los arcángeles, estábamos preparados para soportar mayor dolor y sobrevivir a guerras cruentas. Los más débiles, no en su espíritu, pero sí demasiado cercanos a los humanos sucumbían fácilmente cuando el daño era terrible. Aunque eran buenos en la lucha, y sanaban rápido las heridas superficiales, siempre quedaban yagas intensas en sus almas.

-Ya sientes amor.

Susurré señalando mi corazón con mi mano derecha, tocando mi torso para luego dar unas leves palmadas.

-Justo donde yo lo siento, un amor puro a las buenas acciones y a nuestro camino lleno de calvario, a veces, y siempre dándolo todo por Dios como Padre, espíritu y Jesucristo, nuestro señor. Pero un día alguien hará que ames, si bien te ruego que jamás te enamores de un demonio. Los demonios están prohibidos, el lazo entre ambos lleva siempre a conflictos.

La miré fijamente antes de terminar mi taza de café, quedando en silencio mientras observaba sus ojos como si fueran dos hermosos luceros. Los ojos de un ángel siempre eran brillantes, de matices cálidos y con colores vivos. Sin duda eran los ojos más cercanos a los de padre, aquellos que vigilaban y cuidaban en su nombre el jardín de Dios, su edén, el paraíso que aunque no lo creyeran eran los pastos que habían destrozado humanos y otras criaturas.

-Los demonios aman, igual que nosotros, porque no son tan diferentes. Pero su amor es cruel, sus celos son demasiado asfixiantes y su naturaleza tiende a engaños.

Porque no había que olvidar que los demonios eran hijos de Dios y muchos arrepentidos sollozaron ante la guerra, por la tragedia inmensa que nos acaecía, si bien no dejaron su espíritu egoísta y burlesco lo cual hizo que Dios no se planteara ni por un momento recibirlos nuevamente a su lado.

-¿Conoces la canción Real Love de los Beatles? Creo que deberías escucharla y aprender su mensaje. Porque tú estás esperando el amor, sólo deja que llegue.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 07, 2012 9:52 am

escuche su pregunta y sin meditarlo solo respondi -Si lo amo- dije con una sonrisa y una voz limpia y sincera por que claro que lo hacia el era mi padre y lo amaba como lo hacia el y como lo hacian todos nuestros hermanos, tal vez era solo para darme un ejemplo y al seguir escuchando sus palabras supe que asi era

Sus palabras eran tan llenas de conosimiento, no podia mas que sonreir a cada una y aprender todo lo que pudiera de el, por que pude ver que podia aprender mucho de mi "hermano" y tal vez eso me ayudaria para poder estar mejor en la tierra

Al escuchar lo de los demonios, negue con la cabeza, despues de haber tenido aquel encuentro dudaba que yo pudiera enamorarme de uno, ellos me consideraban comida, me habian llamado pavo y deceaban desplumarme, no se como sali viva de ahi pero estaba feliz de haberlo hecho -No creo que lo haga de uno de ellos- dije tranquila a demas me habian considerado sobervia por haberme defendido algo que no entendia

-No jamas la he escuchado- a decir verdad no habia escuchado muchas canciones en la tierra pero lo agregaria a mi lista de cosas por hacer, escuchar musica, eso me agradaba y lo haria, termine mi cafe con el ultimo trago -Pero lo voy a hacer y aprendere lo que pueda de ella- dije sonriendo
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 07, 2012 10:34 am

Me alegró escuchar por su parte que no se enamoraría de un demonio. Los demonios eran demasiado libres, impetuosos y obstinados. Conocía bien a los demonios, yo mismo había visto caer a varios hermanos a las llamas del infierno y condenarse eternamente porque su alma era demasiado sobervia, llena de espejismos creados por sueños de poder o simplemente por arruinar misiones por culpa del deseo carnal. Debían aprender y redimir sus pecados, no cometer otros aún peores como arrastrar a un ángel a un amor tóxico.

-El amor es algo hermoso de descubrir, no sólo hay que amar a Dios sino también a todas sus criaturas y especialmente aquella predestinada a compartir con nosotros el mundo que Él ha crado.

Mis ojos se fijaron en los suyos durante varios segundos, lo hice en completo silencio como si orara. Mis manos estaban en forma de rezo bajo mi mentón, mis codos se apoyaban en la suave tabla de la mesa y mis cabellos cayeron brevemente sobre mi frente de forma alborotada. Una sonrisa iluminó mi rostro, una sonrisa amable y cercana.

-El amor es intenso, como el fuego y a veces nos consume. El amor no siempre es bueno, pero es mejor ser dañados que jamás haber sentido. No hay que cerrarle las puertas al amor, simplemente hay que dejarse llevar por el cariño y jamás por el deseo.

Dicho eso me levanté dejando un par de billetes para la camarera. Quedé frente a la mesa acomodando mi ropa de abrigo, para después contemplarla brevemente y depositar mis ojos en todo el local. Aquel pequeño mundo que era una cafetería, donde el bullicio era lo habitual, podía escuchar los corazones de aquellos que me rodeaban y sentir sus miradas como caricias o bofetadas.

-¿Me acompañas? caminaré durante unas horas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Dom Ene 08, 2012 7:14 pm

Escuche sus palabras con mucha atencion asimilando cada una de ellas, tenian tanta fuerza, tanta pasion que no podia evitar sonreir e imaginar la posibilidd de algun dia poder sentir algo asi, cada palabra de el llevaba tanta fuerza, no recordaba algo similar en ninguno de mis hermanos con los que convivia en el cielo ni siquiera aquellos que habian llegado tan mal y ayude a sanar sus heridas tanto fisicas como del alama.

Me vio con esa penetrante mirada, sus rasgos eran tan perfectos, los de un angel aun que tal vez un poco mas, jamas lo habia visto ni a el ni a alguien semejante, yo era una portadora de felicidad y teniamos contacto con casi todos los angeles pero no se por que jamas lo habia visto a el.

-Decearia que pudiera sentir ese amor que tu describes- era algo que despues de escucharlo anelabas sentir aun que hubo una advertencia en el cuento ya que dijo que tambien podia ser muy doloroso pero el hecho de que el pensara que era mejor eso a jamas sentir el amor de esa forma me hacia no temer y anelarlo

-Claro que si seria un placer - dije y me levante junto con el al escuchar su pregunta, era temprano y deceaba poder seguir escuchandolo, era una de las cosas que podia poner en mi lista de cosas favoritas junto con el chocolate y el pastel de queso con zarzamora
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Lun Ene 09, 2012 8:48 am

Sonreí leve pues aceptó mi invitación. No deseaba estar solo. Quería compañía y conocer bien a todo aquel que se cruzara en mi camino. Saqué de mis bolsillos unos guantes, eran de cuero fino, y guarecí en ellos mis manos calentadas gracias al café. Podía mostrar cualquier faceta, no me molestaba ser de un lugar o de otro en la escala social. Quería poder escuchar y ver secretos, los cuales me ayudarían a colaborar con buenas acciones mientras que el resto siguiera con si vida, una vida que a veces se volvía demasiado intensa y en otras ocasiones parecía una aburrida película que entumecía incluso los párpados.


-Iremos a un centro comercial cercano, deseo visitar primero a una persona.

No mostraría mi poder, tan sólo dejaría caer en el bolso de una de las dependientas una carta. Su pareja y ella habían roto, lo habían hecho por una estúpida discusión que podía haberse arreglado si se hubieran sentado cinco minutos a dialogar. Yo había sido testigo de aquello, así como del desánimo que tomó el muchacho. Esa misma noche él escribió una carta, una extensa retahíla de palabras que cobraban sentido en cuanto mirabas a sus ojos y las leías con cuidado. La amaba, lo hacía de una forma intensa, pero tenía un miedo atroz a ser abandonado por culpa de una tara física que ella aún desconocía.

Ella era una joven perfecta, pero delicada y miedosa. También tenía un gran temor, era tan frágil que pensaba que un día se darían cuenta que siempre lloraba a escondidas y la dejarían por idiota. Lloraba por multitud de cosas, a veces era sin motivo. No quería que él, un joven que se mostraba alegre, la dejara por pesimista.

Sólo dejaría la carta en su bolso, la carta que él no tenía valor de entregar. Era parte de mi trabajo, de mis buenas obras. Acomodé mi abrigo y cedí mi brazo a mi compañera, para que lo tomara y camináramos ambos hacia el local donde me esperaba una depresiva mujer completamente desconsolada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Mar Ene 10, 2012 5:43 pm

Lo vi sonreir y sonrei de vuelta, era tan agradable su sonrisa, una mezcla de dulzura y proteccion, me recordaba un poco a mi hogar alla arriba junto al padre donde todo era luz y amor, tan distinto aqui abajo en la tierra, pero no me arrepentia de poder estar aqui, al contrario me sentia dichosa por que podia conoser y aprender aun mas tal vez por eso al fin el padre me habia dejado bajar, yo podia parecer indefensa pero me habia hecho fuerte tal vez por eso sobrevivir aquel ataque de esos demonios.


Tome su brazo y camine junto a el disfrutando del paseo, su contacto era calido apasible, inundaba con la luz que despedia, su aroma a incienso envolvia cual caricia y a todo el que pasaba junto a el lo llenaba de paz, yo me veia menuda a su lado, mi suabe aroma a dulces de vainilla quedaba opacado por el de el, que inundaba las calles con cada paso, mi mente no dejaba de pensar por que jamas lo habia visto, en algun punto podia llegar a saberlo asi que no me sentia tan mal por eso

Llegamos hasta un centro comercial tal como el habia dicho, estaba bulliciosa de gente, iban y venian con bolsas, no volteaban a ver a nadie cada uno sumergido en su propio mundo, no notaron nuestra precencia a primera estancia, el lugar era un mar de seres de todo tipo, humanos, vampiros y muchas clases mas, sin soltar su brazo avanzamos entre el gentio rumbo a una tienda donde una chica estaba en el mostrador

Solo de verla senti unas ganas enormes de abrazarla y consolarla, decirle que todo iba a estar bien pero sabia que no debia hacerlo asi que solo me aferre al brazo de mi hermano para poder contener mi naturaleza, era una dadora de alegria y ese era mi trabajo mi mision en la vida aquella tarea que con amor mi padre me habia encomendado
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Mar Ene 10, 2012 6:45 pm

La ciudad se postraba ante nosotros con los primeros rayos de la mañana, una mañana fría de invierno. Las calles parecían serpientes cargadas de almas en pena, rostros anónimos que caminaban de un lugar a otro desplazándose con pensamientos fijos. Algunos pasaban junto a nosotros apurados, perdían el transporte público o llegaban tarde a la oficina, otros simplemente se dedicaban a disfrutar del clima al ser de países más fríos y los menos jugaban con sus pensamientos mientras llevaban sus bolsas cargadas de compras para la semana o quincena.

Algunas madres empujaban las carriolas con sus pequeños, niños que dormían calmados obviando la suerte que tenían al tener un trozo del jardín de dios aunque fuera maltrecho y empobrecido por culpa de aquella guerra. Aún había edificios que tenían muescas de aquella batalla, así como algunas flores recordaban las masacres tan terribles que habían sucedido en algunos solares abandonados.

Ya en el centro comercial sentí la calefacción, provocando que me sacara parte de la ropa que llevaba. Sonreí a mi hermana pasando mi abrigo, mis gantes y mi bufanda. Necesitaba poder conversar con la mujer unos minutos, para disimuladamente colar el sobre en su bolso. Ella parecía inquieta, llena de dolor y con sus ojos algo irritados.

Los jerseys bien doblados en una estantería, las camisas clasificadas por colores, las corbatas ordenadas por precio en el estante, las chaquetas de oferta en un lugar a la vista y las otras colocadas sobre los maniquí demostrando su calidad al caer con perfección sobre ellos. Nada más entrar en la zona de la tienda, fuera del gran supermercado, sonreí de forma amable como un cliente común.

-Por favor.-

Dije llamando su atención, chocando mi mirada con la suya en segundos y sintiendo como conectaba con ella.

-Por favor, necesito que me muestre algunos gemelos.-

Sólo necesitaba que se alejara de su bolso, bajo el mostrador, para dejar el sobre dentro de este. Ella asintió sonrojada antes de entrar en el interior de la tienda, la zona de joyería y complementos para el hombre.

Me moví rápido tomando el bolso, sintiendo el cuero sintético con el cual estaba hecho, para abrirlo y dejar el sobre dentro pero a la vista. Era un bolso pequeño, quedaba casi a lo justo. La blancura del sobre era contrastada por la tela sintética de color negro. Lo dejé guardado, no demasiado oculto, para después marcharme hacia donde estaba Olivia.

-Marchémonos, no deseo quedarme frente a ella cuando lea la carta. Yo sólo tenía que entregarla, porque sé que cambiará su punto de vista sobre la pelea, pero no quiero permanecer contemplando todo. Mi trabajo ha finalizado aquí, busquemos algún lugar donde seguir conversando.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Miér Ene 11, 2012 7:20 pm

Despues de que hizo su trabajo nos marchamos de ahi, me habia pedido que lo hicieramos por que no queria estar frente a la chica cuando leyera aquella carta que el le hizo llegar de forma anonima, de inmediato asenti y me encamine con el hacia afuera de aquel lugar, seguia igual de bullicioso con gente iendo y viniendo de un lado a otro, niños jugando por los pasillos mientras sus padres se apuraban con las compras de las cosas que necesitaban.

Conforme caminaba me distraia un poco con tantas cosa que habia, tal vez despues vendria yo sola a conser todo aquel lugar y poderme parar en los aparadores para ver las cosas tan hermosas que vendian como algunos humanos hacian frente a esas vitrinas repletas de tantas cosas tan variadas y distinas, algunas brillantes y otras de formas extrañas

Pasabamos desapersividos por fortuna sin que nadie nos molestara, nuestros pasos eran lentos pero con cierto ritmo, los de el eran firmes seguros y los mios cual danza de balett con gracia sublimes -A donde iremos? - pregunte sonriendole de manera dulce mientras lo veia con mis ojos llenos de preguntas y curiosidad, algo habia en el que me hacia pensar que no solo era uno mas como yo pero no me atrevia a preguntar, tal vez era miedo tal vez otra cosa

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Miér Ene 11, 2012 9:45 pm

Notaba como la vida brotaba a mi alrededor, a cada paso que daba flores nuevas germinaban junto a mi figura y la suya. El mundo era un hermoso jardín, un jardín lleno de flores salvajes que competían en belleza con su propio creador. Padre había creado el mundo a su imagen y semejanza, por ello sabía bien que debía crear ángeles sacrificados a corregir los errores que los humanos, con torpeza, cometían.

Nosotros éramos guerreros bien adiestrados, entrenados para el combate, y para soportar la carga del dolor más intenso al ver páramos llenos de ecos de vida que lo pobló. Éramos los elegidos para cuidar a todas las criaturas, para ser los ojos de Dios, y si no acometíamos nuestro deber la vida de todos estaba en peligro.

Un pequeño se tropezó conmigo y yo simplemente lo levanté del suelo, lloraba por el susto y también porque se había hecho daño. Lo levanté como lo haría un padre y lo revisé, no tenía más que unas magulladuras. Acaricié su rodilla y dejó de escocer, cosa que provocó que sonriera y yo le devolví la sonrisa.

-No es nada, habrá cosas peores pequeño.

Vi a su madre venir apresurada hasta nosotros, tomándolo en brazos mientras lo revisaba. Le había perdido de vista un segundo, y en ese segundo le había dado tiempo a correr varios metros y toparse conmigo.

-Lo lamento, sólo fue un segundo.

-Lo sé, no importa. Espero que su hijo no vuelva a perderse de su vista, estos sitios son laberintos.

Ella asintió sonriendo consolada y algo avergonzada. Si bien, sabía que lo amaba y que su amor era tan intenso que daría la vida por él. Podía sentir los pasos de otros niños cerca de nosotros. No muy lejos estaba la zona infantil y la guardería donde dejaban las madres a sus hijos mientras compraban.

-Nosotros iremos a algún parque cercano, he oído de uno cerca de este centro comercial. A sus espaldas hay un jardín botánico, muy hermoso, con algunas plantas que están prácticamente perdidas. Es como volver al paraíso, sentir que la vida comienza de nuevo. Un lugar tan hermoso y calmado como es un jardín, es el apropiado para conversar. ¿No crees?


Las puertas mecánicas se abrieron y ante nosotros había un sendero de asfalto gris, tras este una calzada de asfalto negro que dividía la acera. Detuve mi camino vigilando que pudiéramos continuar la marcha y proseguimos hacia una hermosa visión. Aquel gigantesco jardín era en memoria de todos aquellos que habían muerto en aquella zona, tenía árboles que soportaban bien el frío y flores que florecían durante todo el año. Por ello era vistoso, alegre, para nada un depresivo lugar de árboles desnudos, aunque había varios cambiando de hojas y arbustos que no tenían flores aún.

-¿Cómo te estás adaptando a la vida aquí? Los cambios no son siempre fáciles, son mayoritariamente difíciles y cuesta adaptarse.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Jue Ene 12, 2012 6:07 pm

Caminamos por las calles y llegamos a un lugar lleno de niños, sonrei al verlos cada uno con sus risas y juegos era como ver alguna esena en mi hogar cuando danzabamos y reiamos algunos de mis hermanos y yo, la vida brotaba de entre aquellos escombros de una gran civilizacion, era algo magnifico y maravilloso de ver, caminaba junto a mi hermano llevando su paso cuando de pronto algo choco con el

Era un niño que cayo al suelo, sonrei viendolo y cuando el lo levanto de esa forma tan protectora, despues al ver soreir al niño lo hice yo, no habia nada como una sonrisa de un niño y su felicidad, despues de que mi hermano le diera algunos consejos a la madre y al niño para despues seguir nuestro camino

Lo escuche con atencion, el lugar que describia era maravilloso, ya queria verlo y casi daba saltitos de gusto por ir a un lugar tan bello, cuando llegamos a aquel lugar me solte de mi hermano y camine danzando por todo el sitio, era tan hermoso, no habia visto nada igual a eso, mi risa sonaba cual campanas de plata -Es hermoso - dije recorriendo aquel lugar

Despues escuche su pregunta y fui de nuevo a donde estaba el con una dulce sonrisa -Pues espero que lo este haciendo bien, hago todos mis esfuerzos para que sea asi aun que tienes razon hay cosas muy dificiles pero no me rindo se que despues de un tiempo ya no seran asi, sera mas facil- dije ya que sabia que nada era facil pero debia seguir en pie para poder vencer y poder ser mejor dia a dia y sabia que lo haria
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Vie Ene 13, 2012 12:43 am

Podía notar aquel lugar, un pequeño edén lleno de vida que brotaba contínuamente, provocaba en ella agradables sensaciones, las cuales transportaban a una felicidad similares la de un niño tras contemplar orgulloso uno de sus dibujos. Tenía ante mí a una joven llena de inocencia, candor y deseos de superación. Tenía las cualidades oportunas que se necesitaban para mantenerse confirmeza en la Tierra, pero quedaba atrás la tenacidad y quizás el miedo podía llegar a paralizarla.

-No soy un simple ángel.

Desconocía si ella guardaría el secreto, di por hecho que lo haría. Me quedé parado dejando que el aire se arremolinara entorno a mí, como si fueran caricias de nuestro creador. Sendos mechones de mi cabello rubio cayeron sobre mi frente, rozándola con cierto carisma.

-Mi misión en este lugar es sanarlo, subsanar el dolor que hiere al ser humano. Curo las cicatrices que marcan su cuerpo, el cuerpo de este gigante que es el mundo, y también su espíritu.

Miré las hermosas flores que no sucumbían al invierno, sino que eran parte de él. Acaricié con la yema de mis dedos los pétalos y el tallo de una campanilla de invierno. Había macetas colgadas de los árboles desnudos, parecía de ese modo poseer algún tipo de belleza como espantajo o perchero de vida que brotaba desde los tiestos.

-Soy uno de los arcángeles, no pido que me traten como alguien distinto o un superior. Soy demasiado cercano y humano como para que besen mis manos, toquen mis cabellos como si fuera el propio Padre y me rueguen complicidad. Guárdame el secreto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Jue Ene 19, 2012 7:46 am

Cuando escuche a mi hermano decir que no era un simple angel lo mire con algo de curiosidad ya que no era algo que se escuchara muy seguido, despues escuche el resto de sus palabras con cautela y atencion, me sente junto a el, tal vez ahora comprenderia el por que no lo habia visto con anterioridadd o el por que de la fuerza que sentia en el, sus palabras fueron cobrando sentido una a una.

Todo ahora tenia un poco mas de sentido para mi y al escuchar que era uno de los Arcangeles, super de inmediato quien era el, no pude evitar sorprenderme un poco pero asentí cuando me pidio guardar su secreto aun que la verdad no enendia el por que deceaba que nadie supiera quien era el, tal vez por que los demonios lo podian atacar, de ser asi aun que yo fuera un simple angel no lo dejaria en combate solo

-No se preocupe no dire nada- dije en un susurro, aun no podia creer que estubiera frente a uno de los mas cercanos al padre, me quede pensando unos momentos en sus palabras, el tenia un trabajo en cierta forma similar al mio pero muchas veces mas grande de lo que yo siquiera podia imaginar
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Jue Ene 19, 2012 9:08 am

Tomé una de sus manos dejándola cubierta entre las mías, provocando de esta forma un contacto cálido en el cual podía calmar sus sentidos y ver con calma sus emociones. Sonreí de forma dulce y sosegada, guardando silencio al comprobar que había entendido mis palabras sin tener que pronunciar nada concreto. A pesar de ser algo distraída, era capaz de comprender las emociones que albergaban cada una de las palabras que captaba.

-Gracias.

Susurré antes de aproximarme a ella para besar con cierta ternura su frente, apretando con mis dedos su mano derecha entre las mías. El tacto suave contrastaba con el áspero de las mías, eran las manos de un guerrero y un curandero tenaz que siempre usaba sus manos para no rendirse, para lograr metas que otros veían demasiado lejanas. El ser humano no debía decaer, yo debía alzarlos uno a uno como si fueran piezas de un domino.

Mis labios rozaron su piel, así como mi nariz sus cabellos. Tenía un aspecto cálido, igual que cualquier mujer que Dios había ayudado a nacer. Flores nuevas en el jardín, todas con un fin y con cualidades únicas a pesar que en ocasiones eran tan similares.

-Cuidaré de ti, como cuido de todo aquel que necesita sanar su alma o cuerpo. Seré tu guía en este mundo, si así lo deseas, colaborando contigo si me necesitas.

Sabía que era estar solo en un mundo tan disperso, en ocasiones la soledad te golpeaba de tal forma que provocaba que cayeras. La losa del dolor pisaba hasta estrangular tu cuello, dejándote asfixiado y sin poder moverte porque los ánimos decaían aún más. No deseaba que ella cayera en ese círculo vicioso y regresara al cielo derrotada, completamente aturdida y con deseos de no regresar. Era nueva en el mundo, nueva en la Tierra, y yo colaboraría dándole los consejos que deseara.

La leve brisa entre los árboles mecía nuestros cabellos y ropa, provocando una sensación algo helada en nuestras mejillas tibias. El sol de invierno no calentaba, pero se veía tan hermoso y apuesto como siglos atrás. El fruto de este mundo germinaba como un niño en el vientre materno, paso a paso y con el amor de Padre rondando las calles.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Jue Ene 19, 2012 11:08 am

senti como se acerco a mi tomando mis manos mientras su voz era un susurro que el viento se podia llevar facilmente, cuando sus labios tocaron mi frente senti como un sonrojo se dibujaba en mis mejillas tiñéndolas de carmesi, baje un poco la vista, no habia tenido ese tipo de reacciones con ninguno de mis hermanos, con nadie en realidad salvo con Darius ya me habia pasado, pero despues con ninguno mas ni con el hechicero que me habia regalado aquella ave que tenia a mi cuidado.

Despues sus palabras fueron algo que en verdad no esperaba, no de un Arcangel hacia un simple angel como lo era yo, solo una traedora de felicidad, una niña como seguramente me veia el, una pequeña que necesitaba un hermano mayor para cuidar que no se metiera en problemas, algo que habia demostrado que no necesitaba mucho esfuerzo para meterme en ellos.

Tal vez mi inocencia e inconciencia de ese mundo era lo que hacia que algunos seres me creyeran una presa facil, algo que solo aparentaba pero yo no me sentia como una, mas bien me sentia como alguien que podia lograr cualquier cosa que fuera necesaria.

Lo voltee a ver aun con las mejillas un tanto rosadas, algo que no habia provocado el viento frio que corria entre nosotros acariciando nuestros ropajes, sonrei dulcemente cuando mis ojos se cruzaron con los suyos -Seria un gran honor para mi poder tenerte como guia- dije suavemente sintiendo sus manos con las mias
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Invitado el Jue Ene 19, 2012 12:15 pm

Su leve sonrisa y sus mejillas sonrojadas me conmovieron. Parecía una pequeña criatura intentando comprender los sentimientos. La hermandad, la fuerza y la luz que nos unía nos hacía sentirnos cercanos, igual que podíamos hacerlo con otros como nosotros. Si bien, yo me sentía extremadamente cómodo con aquellos que tenían esa brizna de humanidad que ella demostraba, me hacía sentirme acogido en un mundo menos frío y más calmo.

-Tómame como un amigo.

Susurré antes de tomar su rostro entre mis manos, contemplando sus ojos acaparando los míos y la sensación tibia de sus mejillas. Su rostro respiraba felicidad, una tan agradable como hermosa al mismo tiempo. Me aparté finalmente comenzando a caminar por el jardín. Podía notar como los niños iban y venían entre nosotros, corrían buscando aventuras con la misma felicidad que ella ofrecía.

-Caminemos Olivia, disfrutemos del regalo de un nuevo día.

Mis pies se movían lentos, pisaba con firmeza y el movimiento de mis brazos eran los de un soñador que deseaba volver a volar. No podía dejarme llevar por las sensaciones, mostrarme en mi verdadera forma con aquellas enormes alas extendidas sería muestra de soberbia, estupidez desmesurada y pondría en peligro la vida de mi acompañante. Algunos demonios, tan antiguos como yo mismo, me esperaban para ajustar cuentas. Era un guerrero, no sólo ayudaba sino que luchaba apoyado por Dios y sus sabias palabras.

-El mundo parece el mismo a pesar de sus heridas y el vacío que en ocasiones sólo alberga frío, el frío de unos recuerdos que nos hacen temblar. Tal vez un día puedas contemplar el mundo como fue concebido, un mundo más cálido y atractivo. Si bien, la música sigue sonando y la vida florece con cada uno de nuestros pasos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Privado - Conversaciones en un café -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.