Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Rebel, Rebel [Kenneth]
Jue Mayo 24, 2018 10:09 am por Kenneth Shaw

» Disenchanted [Adrian]
Jue Mayo 24, 2018 7:15 am por Kenneth Shaw

» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Lust will reign all over the world [Libre]

Ir abajo

Lust will reign all over the world [Libre]

Mensaje por Asmodeus el Miér Ene 09, 2013 8:08 am

Aunque el gran General Infernal, Asmodeus, no creía en el uso de los humanos como sirvientes de los Infernales, sin duda le había tomado el gusto a esclavizarlos por diversión. Aún así, mantenía su meta final de darle un golpe destructivo a todos los mortales y eso incluía a los pobres desdichados que habían caído bajo su hechizo.
Porque Asmodeus era un demonio de corrupción y de lujuria, y como tal había decidido abrir un lugar para todas aquellas almas mezquinas que quisieran regodearse en el desenfreno, la locura carnal y los placeres más ocultos y prohibidos. El Club Fire era, por fuera, un imponente edificio con una fachada victoriana y unas feas y amenazantes gárgolas a cada lado de la gran puerta principal. Dos corpulentos guardias de seguridad (demonios inferiores) vigilaban la entrada al antro de placer y perdición.
En el interior había varias salas, la primera a la que se entraba era muy amplia y constaba de muchas mesas con sus respectivas sillas en torno a un escenario. En él, humanos malditos y hechizados, humanos cuyas almas pertenecían al General por haberla perdido en pactos danzaban, se desnudaban, incitaban y en ocasiones proferían actos sexuales en público, ya sea entre ellos o con miembros de la multitud que invitaban a subir al escenario. El Demonio disfrutaba grandemente observando estos espectáculos pero también participando en ellos, puesto que más de una vez (y muy regularmente) el mismo salió a danzar al escenario, y las noches en que él lo hacía se mostraban como particularmente largas y lujuriosas.
Aparte de esta sala de "shows", había muchas otras. No muy lejos de esa misma sala había un bar donde se servían las exquisiteces más apetitosas de la Tierra, y además muchas habitaciones desperdigadas por doquier, dado que cualquiera que fuera allí podía contratar los "servicios" de los humanos hechizados si lo que querían era una atención más privada y particular.
Oculta de los ojos de los clientes y de los hechizados, conocida solo por Asmodeus y sus demonios más cercanos, había una sala de tortura, donde ocasionalmente alguno de los clientes o de los mismos "empleados" eran arrastrados y torturados hasta la muerte, solo por diversión del señor de la casa.

Esta noche ya era de medianoche y el Señor del lugar había dado uno de sus mejores shows para un lascivo público, tanto femenino como masculino. Había dominado, como de costumbre, y el escenario se había vuelto un punto de placer orgiástico. Sin embargo, no estaba del todo satisfecho (pocas veces Asmodeus se satisfacía plenamente en ese aspecto) y ahora estaba sentado ante la barra del bar, bebiendo un trago, en particular un delicioso whiskey del mas caro que el dinero podía comprar, aunque, dado que es el dueño el dinero allí no le era necesario. En realidad ni todo el dinero que sus clientes dejaban le era necesario, era más bien una excusa para tener el club que tenía no por las ganancias (aunque eran fabulosas) sino por la diversión de corromper y de la misma lujuria. Así, sentado a la barra, bebiendo su trago, vestido únicamente con una bata de fina seda negra debido a que hace pocos instantes había dado su show, se encontraba el General Infernal y no podía pasar desapercibido a los ávidos ojos de clientes y clientas que, aunque no sabían que el fuera el dueño del lugar (dado que esa información no era de público conocimiento), se lo comían con la mirada.
avatar
Asmodeus

Edad : 25
Cantidad de envíos : 206
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Donde haya algo que pueda corromper

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lust will reign all over the world [Libre]

Mensaje por Adrian Bennett el Vie Ene 11, 2013 7:27 am

Y nuevamente, ya se habia hecho costumbre en mi regresar a "casa", como me gustaba llamarle a la ciudad que me habia visto nacer por segunda vez, la ciudad que en años mortales tambien habia conciderado mi "hogar", Los Angeles, sin duda mantenian ese peculiar tinte de glamour, entre la avenida Sunset y el boulevard de Holliwood, aun tenia ese encanto de sentirte en un lugar donde todo era posible, donde podias ser libre y por eso la ciuda se habia llamado asi, "Los Angeles", por ello habiamos dejado ese nombre al momento de reconstruir, por que para Darius y yo, era lo que siempre habiamos deseado, libertad, aun que fuese efimera.

Caminaba esa noche entre sus calles, buscando escusas para no sentirme un miserable, despues de ahber peleado con Siegfried, despues de haber sentido su rechazo, de saber que lo que sentia por el no era resiproco, que jamas sentiria lo que yo, por mas intentos que hiciera, era una herida que jamas sanaria y que no importara cuantas vidas pasaran, jamas lo haria por que era demaciado profunda.

Asi que ahi estaba, bebiendo alcohol en cada local que recordaba habia recorrido en mi otra vida, cuando era demaciado joven, lugares que conocia de memoria, cada rincon, hasta que llegue a un local nuevo, pero era obvio que no pertenecia a dueños humanos, o vampiros, podia sentirlo, era algo, como una especie de llamado ante el hecho de que era medio angel, habia cosas que las persivia de distinta forma.

Llegue a la entrada mirando a los corpulentos hombres de la entrada, y solo bastaba una sonrisa dulce y cierta manipulacion mental para que me dejaran entrar, el lugar, apestaba a sexo, a lujuria, a alcohol y humo de cigarro y otras drogas, la musica sonaba fuerte y las luces podia producirte algun tipo de ataque epileptico si te consentrabas solo en ellas, por fortuna, eso era algo que no me importaba en esos instantes, simplemente queria seguir bebiendo hasta perder la conciencia, hasta que el dolor disminuyera, se anestesiara; llegue a la barra pidiendo de inmediato Jack Daniel's, sin duda y despues de siglos, seguia siendo mi bebida predilecta, me sente ahi, en la barra observando a la gente ir y venir, sus rostros cansados y palidos y las claras marcas de una condena de la que jamas podrian liberarse, recordaba eso, la marca inefable de los caidos que dejaban a sus miserables victimas de sus tratos.

Suspire largamente, obviando los actos obsenos que ahi se daban, los bailes, el sexo, las drogas, queria solo llegar a mi meta de anestesiar todos mis sentidos y provablemente si la intoxicacion me lo permitia, entregarme a esa "libertad", liberarme de culpas y del dolor, volver a ser lo que antes era, y retomar las riendas de lo que por decadas habia sido mi propiedad, pese a todo y todos.
avatar
Adrian Bennett
HibridoNephilim
HibridoNephilim

Cantidad de envíos : 1367
Fecha de inscripción : 06/12/2011

Ver perfil de usuario http://jealous-sky.tumblr.com/ http://i59.tinypic.com/2u7wsop.jpg

Volver arriba Ir abajo

Re: Lust will reign all over the world [Libre]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 12, 2013 5:44 am

Estando alejado de todos un tiempo me había hecho pensar un tanto mas las cosas, si antes la mayoría era juego por que no optar por lo serio y fiel una vez mas, nada se podría perder si no apostabas una buena suma en Pro de ganador.

Al llegar de nuevo la tierra del nuevo infierno me anduve por unas calles muy poco reconocidas en mi mente, solía frecuentar otros lados mas L.A City no había sido jamás mi preferida. Me entretuve en un callejón donde halle un peculiar olor a azufre exquisito ante mi olfato podría ser mi tesoro preciado el que dejaba el rastro pero detallando mas cada respirar podía sentir no solo era el callejón sino media ciudad, sonríe para mi al ver que mi Chiquillo se estaba portando perfectamente con malicia; Seguí el noble rastro que se compenetraba mas en un vulgar local que podía observar mas allá, el negocio era una pestilencia de su magia, todo tenia su nombre escrito hasta las personas asistentes, que parecía ya mas de uno haber perdido su alma por un negocio mal invertido.

Me acomode la solapa de mi chaqueta disponiéndome a entrar al local donde denote dos hombres enormes, los cuales se pusieron en medio para cumplir sus rutinarias preguntas de ingreso. Negué para mi mirando ambos hombres confundiendo y aturdiendo sus pensares abriéndome paso ante los mismos; Al entrar solo podía ver un inmenso humo que lo cubría todo volviendo espeso y excitante el ambiente, entre la multitud no logré distinguir a nadie así que solo me dirigí a la barra en una esquina que no había tanta gente alcoholizada u otros exhibiéndose lascivamente. Pedí al minibarista su mejor y mas pesado trago deseaba saber mas mi tesoro pero antes deseaba calmar las ansias de él y la furia de todo aquello que se mal interpretaba o no quería saberlo claramente. En una espabilada note un par de sillas mas allá una sombra reconocida muy conocida mejor dicho, era un pequeño al que estaba mirando no podría creerlo, siglos sin verlo pero que podría estar asiendo en aquel terrible lugar?, sus lugares a frecuentar solían ser la alta alcurnia, me puse de pie tomando mi trago disponiéndome a encaminarme hacia él pero sin llegar a dar un segundo paso me detuve, observe su semblante, no parecía estar del todo bien y por detalle bebía sin control alguno, quizás se volvía a repetir lo de siempre, -Siegfried- pensé de inmediato volviéndome a sentar para beber mi trago mientras tan solo lo observaba, lo mas sano llegaría a ser, dejarlo botar su depresiva vida, estando ya allí por un asunto podría salvarle el cuello a mi peque sobrino.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Lust will reign all over the world [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.