Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Rebel, Rebel [Kenneth]
Jue Mayo 24, 2018 10:09 am por Kenneth Shaw

» Disenchanted [Adrian]
Jue Mayo 24, 2018 7:15 am por Kenneth Shaw

» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Lo prometido es deuda. +18

Ir abajo

Lo prometido es deuda. +18

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 22, 2012 6:34 pm

Apretaba el gatillo, disparando contra los secuaces del tal Vankyr. Llevándose de la descripción otorgada por Strauss, ninguno de estos demonios era a quién buscaba. Richard se movía a su lado, disparando por igual, aunque por momentos prefería enfrentarse a los demonios con sus propias manos. Magda no dejaba que se les acercaran mucho, y hacía lo posible por recargar lo más rápido que pudiese. Pero no fue tan rápida. Sintió que le tomaban por el pelo y la halaban hacia atrás con fuerza inhumana, y cerró los ojos esperando el choque. Chocó contra una pared, el aire escapándose de sus pulmones, y dejándola hecha un jadeante desastre en el suelo. Abrió los ojos lentamente y se volteó hasta quedar boca arriba, respirando hondamente entre la toz.

El dolor que sentía era insoportable, y dudaba poder levantarse por sí sola. Tanteaba a su alrededor, buscando la pistola de plata que se había ido de sus manos al impacto. Los pasos se acercaban, y temía que fuera la misma persona que la había lanzado por los aires. ¿Dónde estaba Richard? ¿No había notado el apuro en el que estaba? Divisó la pistola tres pasos a su derecha, pero un par de botas bloquearon su línea de visión. Lentamente recorrió el cuerpo de quien se paraba a su lado, hasta llegar a su cara. Complexión fuerte, aparente baja estatura, tenía el pelo blanco, y desde donde se encontraba, Magda estaba casi segura de que tenía los ojos grises. “Vankyr…” pensó, sintiendo la ira apoderarse de su cuerpo y cegando su sentido común. Lo más lógico era que escapara, especialmente si no tenía arma con qué pelear. Pero forcejeó consigo misma hasta que pudo levantarse luego de tambalearse un poco. Vankyr le miraba divertido, entretenido con la idea de que una simple humana como ella no quisiera rendirse.

Lo demás pasó en un abrir y cerrar de ojos. Richard, quien se había deshecho de la mayoría de los demonios presentes en el lugar, le ayudó a cansar a Vankyr, pero sabiendo lo mucho que la rubia quería hacerlo, dejó que Magda lo terminara. Se había hecho la fuerte, y caminó sin ayuda, pero en realidad lloraba en silencio… por un lado, estaba súper adolorida – como nunca en su vida, y por el otro, se sentía decepcionada por haberse dejado llevar por la venganza. Rezó y pidió perdón a Dios por lo que había hecho, y durmió la mayor parte del viaje de vuelta a Los Angeles City. Se hospedaron nuevamente en el mismo hotel que hacía dos días atrás, y eran las cuatro de la tarde del día siguiente a su vuelta, cuando Magda despertó.

Desperdició horas en sueño, pero aunque descansó como una reina, todavía se sentía adolorida y con los músculos agarrotados. Estaba segurísima de que tenía la espalda completa amoratada, y no quería ni verse en un espejo, asustada de cuantos golpes se encontraría. Se le había olvidado por completo que tenía la cita con Strauss esa misma noche. No estaba en condiciones de salir, ni quería hacer nada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Lo prometido es deuda. +18

Mensaje por Asmodeus el Miér Mayo 23, 2012 6:02 am

Asmodeus se había enterado de todo lo que había pasado en Vollkommen, Duriel lo había informado al regresar a Los Angeles, así como del estado general de la pequeña humana, que aparentemente estaba prácticamente destrozada por la lucha en la derruida ciudad. El General se preocupó un poco, casi había olvidado la fragilidad de los mortales, pero eso no importaba, porque si era inteligente podría reparar lo que la lucha le había causado a la muchacha. Fue entonces que Asmodeus le entregó a su subordinado una pequeña botella con un líquido transparente color verde manzana que tenía la textura del agua. Era un brebaje hecho de varias esencias de hierbas curativas y extractos animales, una pócima que restañaría cualquier herida o golpe que poseyera quien la bebiera. La poción le fue entregada a Duriel con la misión de hacer que Magdalena la bebiera para estar totalmente sanada para la cena y que se sintiera bien para ella.
El Demonio cumpliendo sus órdenes volvió con premura al hotel y se dirigió a la habitación de Magdalena. Tocó la puerta recordando que, por órdenes estrictas de su señor, debería comportarse como un verdadero caballero ante ella. Esperando que la humana abriera le dijo:
- Señorita Oleanders... Soy yo, Richard. Me envía el señor Strauss, me ha entregado algo que servirá para curarse de todas las heridas que pudiesen subsistir de lo de la noche anterior... Abra, por favor, para que le haga entrega de ello.
avatar
Asmodeus

Edad : 25
Cantidad de envíos : 206
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Donde haya algo que pueda corromper

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo prometido es deuda. +18

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 23, 2012 11:24 am

No le resultó para nada gracioso el tener que levantarse de la cama, por lo que luego de escuchar quién era, respondió.- ¡Está abierto! -Rodó hasta quedar de espaldas, interesada en obtener aquél remedio que le haría sentirse como nueva. Observó como el imponente hombre se adentraba al cuarto de hotel y se dirigía derecho hasta el dormitorio donde se encontraba Magda, postrada en la cama. Le entregó el brebaje, y la rubia no dudó en tomarse el poco de líquido que contenía la minúscula botella de cristal. Al instante sintió un cambio en su bienestar. El dolor desaparecía gradualmente, y aunque no lo podía ver, los hematomas en su cuerpo se aclaraban, aunque no desaparecían por completo – había que darle un poco más de tiempo para que la recuperación fuera 100% completada.

Luego de recordarle de la cena que compartiría con Strauss, Richard salió por donde vino, y nuevamente Magda se encontró sola en la habitación. Al llegar a la habitación el día anterior, había encontrado sobre la cama una caja, dentro de esta, y delicadamente doblado, había un vestido para la ocasión. Desde el medio de la cama observaba la caja con cansancio. ¿Enserio tenía que ir? No tenía deseos de nada, aunque ya el dolor era básicamente inexistente. Rodó otra vez y se aferró a la almohada, cerrando los ojos para volverse a dormir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Lo prometido es deuda. +18

Mensaje por Asmodeus el Miér Mayo 23, 2012 1:03 pm

Habían pasado otras cuatro horas... Eran las ocho de la noche ya y Asmodeus se encontraba frente a la puerta del hotel. Muy puntual y elegante con aquel hermoso traje negro que siempre lo caracterizaba y realzaba sus facciones. Aparte de eso usaba sus poderes demoníacos para embellecerse todavía más, lo había logrado formando una especie de aura de seducción a su alrededor, emanada desde su cuerpo que parecía hacerlo irresistible, tanto féminas como hombres volteaban a observarlo... Al oler el aroma de la deliciosa fragancia francesa que llevaba puesta, al apreciar el paso elegante y parsimonioso que llevaba y al observar aquella sonrisa que desarmaba y los brillantes hilos de brillante oro que parecía tener por cabello. Iba con aquel traje, pero la chaqueta la llevaba sobre los hombros, como si fuese una especie de capa.
Al llegar al hotel, ni siquiera necesitó dirigirse a la recepción, dado que la recepcionista se lo quedó mirando embobada y no hizo ningún gesto por detenerlo cuando subió por la escalera sin siquiera anunciarse. Todos los que cruzaban con él parecían querer comérselo con la vista y él, impertérrito, seguía avanzando por los corredores hasta llegar a la habitación 321, la habitación de Magdalena. Tocó tres veces la puerta y no fue atendido... Probó a abrirla y, efectivamente estaba sin llave... Entró a ella, dejando que el fuerte aura seductora que lo envolvía y que era tan natural en él cubriera el cuarto, al igual que el delicioso aroma de su colonia... Allí, sobre la cama estaba Magdalena durmiendo... Cerró la puerta y se dirigió a una silla, observándola desde allí sentándose, esperando que despertara.
avatar
Asmodeus

Edad : 25
Cantidad de envíos : 206
Fecha de inscripción : 07/05/2012
Localización : Donde haya algo que pueda corromper

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo prometido es deuda. +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.